Menú

Djokovic vuelve a conquistar Australia e iguala el récord de Nadal

El serbio se deshizo de un frágil Tsitsipas en tres sets para levantar su décimo Abierto de Australia e igualar los 22 Grand Slams de Nadal.

El serbio se deshizo de un frágil Tsitsipas en tres sets para levantar su décimo Abierto de Australia e igualar los 22 Grand Slams de Nadal.
Djokovic conquista su décimo título en Melbourne y vigesimosegundo Grand Slam | EFE

Novak Djokovic volvió a hacer historia en el Abierto de Australia un año después de su deportación. El serbio pasó por encima de un, por momentos, frágil Stefanos Tsitsipas (6-3, 7-6 y 7-6) que volvió a sucumbir mentalmente en los momentos importantes del partido. Djokovic conquista su 22º Grand Slam e iguala así a Rafa Nadal como el tenista masculino con más grandes torneos en su haber.

Además, su décimo título en Melbourne tiene un doble premio: el balcánico le arrebata el número 1 del mundo a Carlos Alcaraz, ausente por lesión en el primer grande del año. Djokovic, acusado de fingir lesiones durante todo el torneo, volvió a demostrar que está al 100 %, y se resarce de lo sucedido hace un año cuando el gobierno australiano le canceló el visado por no estar vacunado contra el coronavirus.

Llovió por la tarde, pero la organización decidió mantener la pista descubierta, lo que en principio favorecía a Stefanos Tsitsipas. No supo aprovecharlo el griego ante un Djokovic que dejaba atrás cualquier tipo de molestia y salía por primera vez en el torneo sin vendaje en la pierna izquierda. El balcánico dejó el teatro a un lado y volvió a demostrar que cuando juega a tope es casi imbatible en pista dura: su efectividad en el Abierto de Australia es abrumadora, con diez victorias en diez finales.

Un primer set cómodo para el balcánico

En la primera manga, Djokovic apenas cedió cinco puntos al servicio. Le rompió el saque al griego, que nada pudo hacer ante un ciclón que cerraba el primer set en apenas 36 minutos. El partido parecía encaminado a ser una réplica de lo que sucedió ante De Miñaur y Rublev, pero el griego tenía más tenis en la raqueta.

La fragilidad mental de Tsitsipas vuelve a condenarle

El segundo set fue otra historia. Tsitsipas y Djokovic mantuvieron su saque a lo largo de todos los 70 minutos que duró la manga. Tuvo una bola de set el griego con 4-5 al resto, pero no pudo materializar el punto. En el tie break, Tsitsipas, que llevaba tres desempates consecutivos perdidos frente al serbio, volvió a temblar, como acostumbra a hacerlo en los momentos clave de las grandes citas. Ya le ocurrió en la final de Roland Garros de 2021 cuando desperdició una ventaja de dos sets también ante Djokovic.

Hoy volvió a suceder: mano temblorosa y un revés que daba lástima ver en toda una final de un Grand Slam. Ante Djokovic solo se puede luchar si controlas todos los golpes en la pista y, por mucho que la derecha del heleno sea una de las mejores del circuito, su débil revés a una mano le condena frente los más grandes. Estuvo dubitativo Djokovic en ese tie break, pero la fragilidad de Tsitsipas le permitió salir victorioso del desempate.

El tercer set empezó con el primer -y único- break en el partido de Tsitsipas. El ateniense sorprendió al resto, pero echó por la borda lo conseguido en el siguiente juego. Su única posibilidad de inquietar a un sólido Djokovic quedaba desperdiciada. El tercer set volvió a parecerse al anterior: los jugadores apenas fallaron al servicio y volvieron a jugar un tie break, que sonrió, como casi siempre, al serbio.

Volvió a flaquear la mano del griego, que empezó el juego de desempate con un 0-5 inicial, fallando reveses sin parar. El grito de un aficionado descolocó a Djokovic, que perdió 3 puntos seguidos; pero en el momento de la verdad, el heleno volvió a sucumbir ante un serbio que, sereno en la pista, se desahogaba con su box, dejando una imagen histórica para el tenis.

22º Grand Slam y nuevo número 1

La final tenía doble premio: el ganador se convertiría en el nuevo número 1 del mundo en detrimento de Carlos Alcaraz. La victoria de Djokovic le vuelve a colocar en lo más alto del ranking y le permite igualar a Rafa Nadal en el olimpo de los tenistas con más victorias de Grand Slam. El próximo Roland Garros en mayo, torneo fetiche de Rafa Nadal, se presenta como el Grand Slam definitivo para desempatar a los dos tenistas más laureados de todos los tiempos.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro