Menú

El preso Junqueras parte con ventaja a pesar de la subida de Arrimadas

Las candidaturas separatistas esperan que el 21-D les devuelva a la casilla de la proclamación de la república del 27 de octubre en el Parlament.

(Barcelona)
0
El preso Junqueras parte con ventaja a pesar de la subida de Arrimadas
Junqueras y Arrimadas en el pleno catalán. | EFE

Arranca la campaña catalana con el cartel del preso Junqueras. Las elecciones ya no sólo son "ilegales" para el separatismo, sino que además son "anormales", propias de un singular "Estado de excepción" que "obliga" a ERC y Junts per Catalunya, la lista de Puigdemont, a competir en "inferioridad de condiciones" con un candidato encarcelado y otro fugado.

El mantenimiento de la prisión provisional de Oriol Junqueras dictaminado por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llaneras incita a los partidos separatistas a redefinir sus estrategias. Puigdemont ya no es la única ni la más grave siquiera de las "víctimas" de la supuesta dictadura española. Que el Tribunal Supremo no es la Audiencia Nacional viene a quedar claro por la excarcelación bajo fianza de cien mil euros por barba de Meritxell Borràs, Montserrat Bassa, Raül Romeva, Carles Mundó, Josep Rull y Jordi Turull.

La situación de Junqueras, Jordi Cuixart, Jordi Sánchez y Joaquim Forn, exconsejero de los Mossos, demostraría que tampoco es jauja ni admite acatamientos de boquilla por parte de los directores del golpe. Carme Forcadell, la presidenta del "Parlament" quedó en libertad bajo fianza porque "sólo" facilitó las denominadas leyes de desconexión en la cámara autonómica y aunque hizo caso omiso de los reiterados requerimientos del Tribunal Constitucional, atendió en persona y en forma todas las citaciones judiciales.

Es más, no es previsible su fuga dado su arraigo y condición de candidata republicana, según el magistrado. Sin embargo, en los cuatro presos concurren circunstancias agravantes. Forn dirigía los Mossos y Junqueras y los Jordis formaban parte del "comité estratégico" de la asonada, responsables de enervar a los manifestantes a través de los elementos de los Comités de Defensa de la República (CDR) en el plan "EnfoCat" (Enfocados), título del documento hallado en el registro de la consejería de Junqueras y en el que se detallan los pasos del golpe de Estado.

Rovira no da la talla

ERC todavía no ha encajado la decisión judicial. La número dos de Junqueras, Marta Rovira, protesta enérgicamente contra la situación de su jefe. No podrá explicar su programa a los electores, clama. En su partido consideran que el debate en La Sexta deja en evidencia a la ungida por Junqueras, que no le aguanta un asalto a Arrimadas, candidata de la que según el CIS será la lista más votada en dos semanas.

La encuesta contraprograma la decisión del Tribunal Supremo. Por primera vez en la historia de la democracia en Cataluña, un partido no nacionalista encabeza los sondeos previos a unas elecciones autonómicas. Durante más de tres décadas, el separatismo ha gobernado Cataluña, si bien en apariencia programática autonomista durante la mayor parte de los años. El sondeo de la agencia gubernamental escenifica un plano electoral en el que los comunes de Ada Colau, la versión catalana de Podemos, pueden decantar la balanza. A falta de quince días para el 21-D, la hegemonía nacionalista está por primera vez en entredicho.

Desde que se fue a Bélgica, Puigdemont ha maniobrado contra Junqueras y ERC, a quienes disputa liderazgo y legitimidad "soberanista". Ha renunciado a la corrompida marca de Convergencia, el PDeCAT, y ha logrado escalar posiciones hasta convertirse en un serio riesgo para las expectativas de Junqueras y su partido. Su permanencia en prisión le fuerza a cambiar de discurso. Ya no puede exigir el voto de ERC por la"legitimidad" del 'Govern' en el "exilio" y lo único que ha dejado claro Marta Rovira es que el candidato a la presidencia de su partido no es Puigdemont, sino Junqueras.

Asalto a los colegios

El referido sondeo otorga a Ciudadanos la condición de partido más votado, con 31/32 escaños, pero ERC con menos votos se asegura el máximo de 32 diputados. Como tercera fuerza sitúa a la candidatura de Puigdemont, 25-26 escaños. Detrás, el PSC, con 21, los comunes de Colau y la CUP tienen 9 y cada uno y en último lugar el PP, con 7, cuatro menos que hace dos años.

El escenario abona todas las estrategias y quinielas en una campaña cuyos resultados ya han sido previamente cuestionados por los nacionalistas. ERC y el PDeCAT alistan interventores para un recuento paralelo y solicitan observadores internacionales "neutrales".

Van a tomar los colegios electorales como en las pasadas autonómicas del 27-S de 2015, a base de concentraciones de apoderados, y preparan el terreno para una hipotética derrota.Si pierden, todo habrá sido un "pucherazo". De lo contrario, volverán a la casilla del 27 de octubre, cuando proclamaron la república.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation