Menú

Aragonès promete un "acuerdo de claridad" con Sánchez para un referéndum de autodeterminación "efectivo"

El presidente de la Generalidad esgrime que hay una "amplísima mayoría" a favor de votar sobre la autodeterminación de Cataluña.

El presidente de la Generalidad esgrime que hay una "amplísima mayoría" a favor de votar sobre la autodeterminación de Cataluña.
Pere Aragonès durante el debate en el parlamento catalán. | EFE

Pere Aragonès ha causado una profunda decepción en sus socios de gobierno, Junts per Catalunya (JxCat) al proponer un "nuevo ciclo político" de "participación y movilización" del que surja un "acuerdo de claridad" para negociar con el Gobierno "cómo y cuándo se vota sobre el futuro político de Cataluña". ERC venía pregonando que Aragonès tenía un plan para lograr el referéndum pactado en la mesa de negociación, pero el anuncio no ha tenido el impacto esperado en las filas separatistas.

Las caras de los diputados de JxCat reflejaban a las claras la decepción y en algunos casos, como el de Laura Borràs, sentada en la tribuna de los invitados junto a Jordi Turull, de auténtico enojo ante una propuesta que consideran vacía de contenido, descafeinada y que prolonga el autonomismo.

En un discurso de casi dos horas en el parlamento autonómico, Aragonès ha reservado la traca final para ese "acuerdo de claridad", que según él es "una propuesta democrática e inclusiva, dirigida a todos los demócratas, sean independentistas o no" y también "homologable internacionalmente". Ha puesto los casos de Quebec y Escocia y ha asegurado que tal pacto conducirá indefectiblemente a la realización de un "referéndum efectivo".

Los "efectos" de una amnistía

Para sustentar sus palabras ha asegurado que hay una "amplísima mayoría" a favor de votar en un referéndum de autodeterminación y ha añadido que hasta la mitad de los votantes de Ciudadanos son partidarios de tal referéndum. Del supuesto consenso general ha restado a los electores de Vox y del PP.

Aragonès ha defendido la mesa de negociación con el Gobierno, ha presumido de los indultos y ha dicho que ambos ejecutivos trabajan en la "desjudicialización" y el "fin de la represión" para "conseguir los efectos de una amnistía".

En JxCat no ha caído nada bien el discurso de Aragonès, a pesar de que se ha pasado más de media hora echando flores a los consejeros posconvergentes que forman parte del gobierno autonómico. Laura Borràs, suspendida de sus funciones como presidenta de la cámara y diputada, no podía ocultar su irritación mientras la bancada de su partido se abstenía de aplaudir la intervención de Aragonès.

Ultimátum sin plazos

El "acuerdo de claridad" ha sido propuesto en tono de ultimátum al Gobierno de Pedro Sánchez, pero Aragonès no ha fijado ningún plazo, lo que según JxCat supone incumplir el acuerdo de investidura para hacer efectiva la independencia en esta legislatura.

Por otra parte, Aragonès ha dedicado parte de su intervención inicial a arremeter contra los gobiernos autonómicos del PP y especialmente contra "el Madrid de Feijóo y Díaz Ayuso". Ha descalificado las propuestas fiscales de los populares y se ha reafirmado en que en Cataluña no se suprimirá el impuesto de patrimonio, medida que considera "demagógica".

Por lo demás, Aragonès parecía instalado en una realidad paralela, glosando el esplendoroso futuro industrial que le espera a Cataluña y dando jabón a sus consejeros por su "brillante gestión". Entre los logros, haber preservado el "modelo de escuela catalana", es decir, la supresión por ley del 25% de español en la enseñanza obligatoria. En ese punto ha agradecido el "amplio consenso", un guiño al PSC, clave para la reforma legal contraria a la enseñanza del castellano en los centros públicos y concertados.

Temas

En España

    0
    comentarios