Menú
La prensa de un vistazo

"Cataluña es el único territorio sanchista que queda"

Lo de Cataluña sigue siendo una corrala de dimes y diretes sin que nadie tenga claro qué va a pasar.

Lo de Cataluña sigue siendo una corrala de dimes y diretes sin que nadie tenga claro qué va a pasar.
Sánchez y Salvador Illa. | EFE

El Mundo

"Empresarios catalanes quieren que Illa meta al PP en la Mesa del Parlament después de nueve años de ausencia". En la foto, Alberto Núñez Feijóo entre Josep Antoni Duran i Lleida y Josep Sánchez Llibre en el acto que organizó Foment del Treball en Madrid. Los viejos de una Convergencia que ya no existe. Parece que algunos no se han enterado de que el PP es el principal enemigo del PSOE.

"Junqueras acalla a la disidencia de ERC y se blinda de las presiones de . Puigdemont e Illa: "Toca a otros garantizar la gobernabilidad"". Aunque no aclara si apoyará la investidura de Illa. Vamos, que estamos como ayer.

"Más allá del puzzle que han dejado las elecciones catalanas, de cómo resuelva ERC su dilema y de cómo termine actuando Carles Puigdemont, la realidad es que la gobernabilidad efectiva de España continúa en suspenso por la capacidad coactiva que Pedro Sánchez ha entregado a Junts y ERC, dos minorías políticas que reman contra el interés general del conjunto de los ciudadanos", dice el editorial. "Más allá de las palabras, la amnistía avanza. Pese a las turbulencias en el Gobierno, en Junts y en ERC, y con la campaña europea como próxima estación, todo apunta a que la ley que soporta esta legislatura sin leyes, la que convertirá a las víctimas en agresores y a los agresores en víctimas, saldrá adelante". Pues sí. Era el precio para que Sánchez siga en Moncloa.

Federico Jiménez Losantos dice que "Sánchez es muy capaz de imponer la Ley Puigdemont, como debería llamarse a la de amnistía, y en octubre convocar elecciones generales contra Puigdemont. Como el único territorio sanchista que queda es Cataluña, allí plantará su tienda y venderá crecepelo, espejuelos y abalorios. Y su secta, antes el PSOE, y su imperio mediático apoyarán la lucha contra el prófugo con el mismo entusiasmo desplegado en su favor. ¿Muerto el procés? Ortega citaba esta sentencia de Las coéforas: «Sábelo: los muertos devoran a los vivos»". Y que se queden a vivir allí. Todos, la secta y sus pseudoperiodistas.

Raúl del Pozo describe en qué punto de la comedieta política nos encontramos. "El que por siete votos concedió amnistía e impunidad a un enemigo de nuestra nación lo tiene ahora dispuesto a chantajearle por esos siete votos exigiendo una investidura en el Parlament". Siempre el 7, ironías de la vida. "Estamos al borde de una situación grotesca, de una comedia de enredo de subgénero político. Un tipo buscado por la Justicia aspira a ser presidente de Cataluña porque el presidente de España le debe el puesto". Está en su derecho.

En fin, más allá de los teatros de Puchi, "seguramente saldrá un nuevo tripartito, aunque lo nieguen los de ERC. Aragonès tiene trabajo, pero los cesantes no se quieren quedar parados. Dice Pilar Rahola que ERC se comerá el tripartito con patatas". No tiene otra salida, Sánchez ha convertido a los aguerridos rufianes en sus súbditos. Y Sánchez, "hará, como siempre, lo que le dé la gana". Tenemos Sánchez para largo.

El País

"Junqueras se aferra al mando de ERC sin aclarar los pactos". Luis Barbero le pide que se pire. "Estar en la oposición, como le ocurrió al PNV, puede ser el punto de partida para el inaplazable reseteo que tienen que afrontar Junts y ERC, que pasa de forma ineludible por asumir sin tapujos que el procés ya no de más de sí. Otra fase, igualmente compleja, será aceptar que Junqueras y Puigdemont representan un pasado de fractura social y un presente de frustración y que solo nuevos liderazgos permitirán avanzar sin estar pendientes del retrovisor".

Jordi Amat les pide lo mismo solo que en un artículo más largo. "Consolidar la normalidad política en Cataluña, también la del independentismo, pasa por el relevo en la dirección de Junts y ERC". O sea, que las órdenes de Sánchez a su secta mediática es que presionen para que Junqueras y Puchi se vayan a casita.

ABC

"El independentismo catalán fracasa en las grandes ciudades y sólo resiste en el campo". Tractoria frente a Tabarnia. Eso ya estaba inventado. "Illa cierra la puerta a Puigdemont y trabaja en un gobierno en minoría". "El expresidente se queda sin opciones, pero no renuncia a una investidura con la abstención de los socialistas".


Dice Luis Herrero que" ERC sale de la escaramuza hecho papilla. Ni ha sabido rentabilizar su influencia en Madrid (porque Junts le ha madrugado la medalla de la amnistía), ni ha sido capaz de mejorar el día a día de sus conciudadanos. Ahora sólo puede elegir entres tres caminos posibles: o coyunda con el PSC o respaldo a la investidura de Puigdemont o repetición electoral".


"Hagamos bien los números: sin el voto favorable del PP Illa no supera la cifra de escaños que suman ERC, Junts y la CUP. Así que o volvemos a las urnas, con los independentistas aderezados con los penachos de guerra, o los socialistas permiten que Puigdemont sea investido por mayoría simple para presidir un Gobierno en solitario. Pincho de tortilla y caña a que, en cualquiera de los dos supuestos, el 'procés' resucita. Ya lo anunció el prófugo durante la campaña: «Hoy estamos mucho más preparados para aguantar un embate con el Estado que en 2017». No digamos que no nos avisó". Vete tu a saber qué tiene Sánchez en la cabeza. Resistir.

La Razón

"Moncloa reactiva este sábado el diálogo con Junts". "El Gobierno restablece una vía de comunicación con Puigdemont para intentar salvar la legislatura después del escenario abierto en Cataluña". ¿Pero los independentistas no han sido vencidos? Jorge Vilches dice que "Pedro Sánchez triunfa con estrategias a corto plazo. Solo le importa vencer en la batalla inminente, sin que preocupe su consecuencia ni la coherencia con el conflicto anterior. El modelo consiste en la defensa de postulados que combinan una verdad y una mentira. Así, de aquí a las elecciones europeas del 9 de junio, la campaña de Sánchez será en torno a dos ideas tan tramposas como flexibles". Ya le conocemos. Me temo que sólo los que curramos en esto le escuchamos por obligación, el resto de los españoles apaga la tele en cuando asoma su careto.

"Illa ganó, pero no gobernará porque el «procés» no ha terminado". "De hecho, Cataluña es el granero de votos del PSOE porque un nutrido grupo de votantes de ERC se han pasado al PSC. Lo hicieron el 23J y han repetido este 12M. Tampoco podemos decir que el PSC sea el representante del constitucionalismo en Cataluña, porque si así fuera preferiría pactar con el PP antes que con ERC, un partido rupturista y abiertamente contrario al sistema de 1978". O sea, que como ha quedado demostrado con sus pactos en Madrid, el PSOE se ha vuelto nacionalista y por eso le votan los separatistas catalanes. Y eso es un problema para el PP porque Cataluña es importante en unas generales.

Según Juan Ramón Lucas, "si Puigdemont deja caer al Gobierno en Madrid porque el ganador Illa no le recoloque al frente de Cataluña, sabe que su sentencia de «exilio» será permanente, o al menos de largo recorrido. Imagino que una vez acariciado el dulce retorno, no lo perderá por un pulso que sabe imposible de ganar. Morir con tu adversario no es una victoria, sino una derrota compartida". En resumen, que nadie tiene ni idea de lo que va a pasar. Qué dura es la vida del columnista.

Así que, vamos a lo importante. Mónica García se quiere cargar la sanidad privada. "Madrid teme que la nueva ley de gestión sanitaria de Mónica García liquide un modelo «consolidado y eficaz»", cuenta El Debate. Es decir, que Mónica García, Carmen Calvo y los políticos pueden acudir a la privada, pero usted y yo, no. Si ya son largas las listas de espera en la pública imagínense si esta demente que ha puesto Sánchez al frente de Sanidad se sale con la suya. Y pensar que los padres de MEMA eran psiquiatras.

En España

    0
    comentarios