Menú
Guillermo Dupuy

¿Logrará Rajoy neutralizar a las víctimas?

Me resisto a pensar que Rajoy vaya a conseguir con Pedraza lo que no pudo ZP con su alto comisionado para las Víctimas: neutralizarlas definitivamente.

Aunque en tiempos en que el PP aun no había ganado las elecciones ya expresé mi temor a que Rajoy nos hiciera trampas y denuncié su aval a la paz sucia de ETA, no seré yo quien avive los reproches contra la presidenta de la Asociación Víctimas del Terrorismo, la buena y corajuda Ángeles Pedraza, por no ser a estas alturas del todo consciente de la histórica felonía que constituye este Gobierno que, bajo las siglas del PP, ha confirmado mis peores temores.

Naturalmente, lamento que Pedraza fuera renuente durante la manifestación del pasado domingo a denunciar la corresponsabilidad del Gobierno de Rajoy en la que está cayendo, tal y como con mayor lucidez ha hecho el también bueno y corajudo Francisco Alcaraz. Sin embargo, me resisto a pensar que Rajoy vaya a conseguir con Pedraza lo que no pudo conseguir Zapatero y su alto comisionado para las Víctimas: neutralizarlas definitivamente. Y lo pienso por dos razones: en primer lugar, porque no es la primera vez que Pedraza corrige un error, tal y como, en mi opinión, hizo en marzo de 2011. Y en segundo lugar, porque, por mucho que Pedraza se resista a denunciar la desidia del Gobierno del PP a la hora de impedir la bochornosa sentencia de Estrasburgo, no va a poder ni querer cerrar eternamente los ojos ante las trampas de un Gobierno que está dispuesto utilizar una sentencia exclusivamente referida a Inés del Río para excarcelar a decenas y decenas de terroristas, sobre los que Estrasburgo no se ha pronunciado.

Hay quienes piensan que la intervención de Pedraza acallando un grito de "¡Rajoy traidor!" supone el fin definitivo de la indignación ciudadana contra los Gobiernos que se acomodan a la paz sucia de ETA. Yo no sé si hemos llegado al final de dicha rebelión cívica, pero si es así, estoy seguro de que no será por Pedraza, ni porque Rajoy deje pronto de dar motivos para esa indignación, sino por el silencio que impondrá una élite política y periodística dispuesta a culpar a Estrasburgo de lo que ha hecho, hace y, sobre todo, seguirá haciendo Madrid, ya sea bajo las siglas del PSOE, ya sea bajo las siglas del PP.

Lejos de alentar conflictos internos, debemos contribuir a la unidad de las víctimas del terrorismo dejándonos de reproches. Si hay políticos a los que les hemos perdonado que distinguieran entre "precios políticos" y "precios penitenciarios", que ofrecieran "generosidad" a los terroristas, o que se refirieran a ellos como "movimiento de liberación nacional vasco", bien podemos dar un voto de confianza a la enmienda de una buena mujer como la que preside la asociación mayoritaria de víctimas del terrorismo.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso