Menú

Madrid

EDITORIAL

Ayuso, víctima del fascismo de los "antifascistas"

Lo más grave es la complicidad que la izquierda institucional ha brindado a este espectáculo antidemocrático, propio de comunistas y de fascistas.

Tal y como sucede en muchos otros países del mundo, es lógico y normal que los colegios y las universidades, tanto públicos como privados, distingan como "ilustres" a aquellos alumnos suyos que han destacado en su vida profesional, ya sea en el campo de la política, de las artes, de las ciencias o del deporte. En este sentido, es comprensible que la Universidad Complutense de Madrid haya reconocido, entre otros, a Isabel Díaz Ayuso como "alumna ilustre" de la facultad de Ciencias de la Información, donde se licenció en periodismo en 2002, si tenemos presente que se trata de la primera alumna de esta facultad en ostentar la presidencia de Gobierno de una comunidad autónoma y la primera en la historia autonómica española licenciada en Ciencias de la Información.

Está visto, sin embargo, que, para una parte cada vez más representativa de la izquierda, la universidad pública es un cortijo particular donde sólo cabe el adoctrinamiento ideológico de la izquierda y donde no es admisible que se distinga a alguien que pertenece al Partido Popular. Buen ejemplo de ello es el antidemocrático, violento e insultante escrache que ha sufrido la dirigente liberal al ir a recibir su galardón, donde ha sido recibida a gritos por un grupo de energúmenos que le gritaban "asesina, asesina". Eso, por no hablar del sectarismo y de la mala educación de los que ha hecho gala una de las alumnas galardonadas, que ha utilizado su discurso para lamentar la distinción brindada a Ayuso, a la que ha tratado de insultar a gritos desde la tribuna llamándola "pepera".

Aun así, lo más grave y bochornoso es la complicidad que la izquierda institucional ha brindado a este antidemocrático y sectario espectáculo, propio de los comunistas y de esos aventajados alumnos suyos que fueron siempre los fascistas a la hora de denigrar, censurar y perseguir a sus adversarios ideológicos. Así, la TVE, para cargar las tintas contra Ayuso, ha tenido la desfachatez de hacer una entrevista a un profesor de esa universidad, crítico con la distinción a la presidenta madrileña, que ha resultado ser un líder interino de Podemos en Castilla La Mancha. Es más: el líder del PSOE-M y candidato socialista a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Juan Lobato, ha tenido la desvergüenza de culpar a Ayuso del escrache al acusarla de "ir a provocar y a generar conflictos". Con todo, aun ha sido más impresentable el ministro de Universidades, el podemita Joan Subirats, que ha afirmado que le parece "muy mal" que la Complutense haga ilustre a Ayuso al tiempo que ha considerado "normal" el escrache que ha sufrido la presidenta de la Comunidad, ataque del que ha tenido que ser protegida por un cordón policial.

Estamos seguros que al impresentable ministro comunista de Universidades, como al grupo de energúmenos al que ha respaldado, les parecerá muy bien que la Complutense concediera el título de Doctor Honoris Causa al dictador de la Alemania Comunista, Herich Honecker, tal y como bochornosamente sucedió a finales de 1988. Pero, desde luego, su respaldo a este inadmisible espectáculo antidemocrático bien puede ser en realidad llevado a gala por Diaz Ayuso con tanto o más orgullo que el de "alumna ilustre" de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios