Menú
Cristina Losada

El feminismo retrospectivo

El periodismo femenino de hoy consiste en decir que eran feministas desde hace décadas mujeres que en aquel entonces no sabían que existía el feminismo.

El periodismo femenino de hoy consiste en decir que eran feministas desde hace décadas mujeres que en aquel entonces no sabían que existía el feminismo.
María Teresa Campos. | Europa Press

Después del antifranquismo retrospectivo, impostura colectiva de gran éxito, hay que constatar que se está instalando, en nuestro país, otra impostura no menos asombrosa, que es la del feminismo retrospectivo. La primera de estas imposturas, que se extendió enormemente bajo los auspicios de la Memoria Histórica, permitió que todos los españoles hubieran corrido delante de los grises, aunque no hubieran corrido delante de los grises realmente y no hubieran tenido siquiera edad para hacerlo. De hecho, en los instantes más gloriosos del antifranquismo retrospectivo llegó a haber gente que dijo haber festejado la muerte del dictador, seguramente con champán, cuando todavía era un bebé lactante.

Si aquí, ante los ojos de todos, con testigos presenciales que podían afirmar lo contrario, muchos se pudieron inventar tranquilamente un pasado antifranquista, cómo no se van a poder inventar muchas mujeres que son feministas desde siempre, innatas. Claro que en ambos casos las invenciones no operan sólo sobre la biografía propia. Se extienden a las ajenas. Del mismo modo que se descubría como antifranquistas a personas que nadie imaginó que hubieran sido antifranquistas, y nadie lo imaginó porque no lo fueron, ahora se está descubriendo que eran feministas mujeres que nadie sabía que lo fueran. ¡No lo sabían ni ellas mismas! Porque el feminismo retrospectivo, además, no conoce ningún límite temporal e igual te descubre a una feminista en el siglo V que en el siglo XII. Y espera a que exploren la Prehistoria.

Esto de proclamar como feministas a mujeres que sobresalieron (aunque no a todas) siglos antes de que existiera algo parecido al feminismo sucede desde hace tiempo. Cualquiera habrá visto casos así en los medios, grandes correas de transmisión de estas imposturas colectivas. Pero no se ciñen, por supuesto, al pasado remoto, y acabamos de ver cómo a María Teresa Campos, que en paz descanse, también la han colocado en el selecto grupo de feministas de toda la vida, en concreto, desde que empezó su carrera profesional. Retorciendo un poco a Chesterton, diríamos que el periodismo femenino de hoy consiste en decir que eran feministas desde hace décadas, mujeres que en aquel entonces no sabían que existía el feminismo. Es más, las que reparten el carné de feminista, tampoco lo sabían, pero la gran ventaja de repartir carnés es que coloca automáticamente al repartidor en el bando correcto. Y no como un cualquiera, sino como alguien destacado. Si reparte carnés, tiene que serlo. De un modo o de otro, aquí seguimos reescribiendo el pasado e inventando pasados. No salimos de 1984.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro