Menú
Pedro Gil Ruiz

¿Es terrorismo colaborar con Hamás? En la ONU piensan que no

Los principales dirigentes de Naciones Unidas comparten la opinión de que Hamás no es un grupo terrorista, sino un movimiento político.

Los principales dirigentes de Naciones Unidas comparten la opinión de que Hamás no es un grupo terrorista, sino un movimiento político.
Farhan Haq, portavoz adjunto de la ONU. | Archivo

Empleados de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA) participaron en la masacre que la organización terrorista islámica Hamás perpetró el 7 de octubre de 2023 en Israel. La denuncia realizada por las autoridades judías tuvo como efecto inmediato la suspensión de la financiación de la UNRWA por un número de naciones (17 hasta la fecha) que aportan entre el 70 y el 75% del total de los fondos que recibe. Estados Unidos, Francia, Italia, Alemania, Suecia, Reino Unido, Canadá, Suiza y Japón son los principales donantes que cancelaron la entrega de fondos.

El Gobierno español salió al quite y, rumboso como el que más, aprobó triplicar su aportación. En diciembre ya había aflojado 10 millones de euros; 3,5 en febrero y el 7 de marzo el ministro de Exteriores comunicó que los españoles haríamos una contribución voluntaria de otros 20 millones. La diplomacia monclovita continua cosechando éxitos con su antisionismo militante. El pasado 22 de marzo, al término del Consejo Europeo, el presidente Sánchez anunció que había logrado comprometer a Eslovenia, Irlanda y Malta para reconocer al estado palestino. El anunció no deja de sorprender por cuanto Malta lo lleva reconociendo desde noviembre de 1988.

Con el pagaré de 20 millones de euros en el bolsillo, un sonriente coordinador general de la UNRWA permanecía sentado al lado del ministro Albares. Días antes, el señor Philippe Lazzarini (así se llama el coordinador, que tiene apellido de dirigente de la UEFA) acusó a las Fuerzas de Defensa de Israel de torturar a los empleados de la ONU y, aunque es suizo, se hizo el sueco cuando le dijeron que Hamás construyó un centro de datos secreto debajo de la sede de la UNRWA ubicada en el exclusivo barrio de Rimal. "No sabíamos lo que teníamos debajo de nuestro cuartel general en Gaza", escribía en X, confirmando la información. "Lo sabíais. Lo comunicamos y os pedimos una reunión", recriminaron desde el Ministerio de Defensa israelí. Según datos de inteligencia revisados por The Wall Street Journal, el 10% de los 13.000 empleados de la agencia de la ONU tiene vínculos con grupos militantes islamistas.

El pasado 19 de marzo, el corresponsal en Estados Unidos de la cadena de televisión i24news asiste a la rueda de prensa que diariamente ofrece la Oficina del Portavoz del Secretario General de la ONU. Mike Wagenheim le pregunta a Farhan Haq, uno de los cinco portavoces adjuntos, si ha habido alguna otra agencia de la ONU que haya sido acusada de tener vínculos terroristas, de la forma en que se está acusando ahora a la UNRWA.

"Soy consciente de las diferentes acusaciones de diferentes actos delictivos contra diferentes entidades en el pasado. Eso, ya sabe, es de lo que realmente estamos hablando en este caso", responde el portavoz adjunto, intentando circunscribir la colaboración en el ataque terrorista a un "acto delictivo".

El corresponsal Wagenheim insiste: ¿Pero nada que ver con el terrorismo en sí?

En la expresión del portavoz adjunto se esboza una sutil mueca ("me quiere comprometer este listillo", parece pensar) y contesta: "El terror no es algo para lo que exista una definición particular en la ONU. Así que, yo no... (el portavoz parece darse cuenta de que la puede liar y corrige sobre la marcha). Sería una cuestión de opinión, realmente, sobre lo que fueron esos ataques".

En la transcripción "casi literal" de las ruedas de prensa que proporciona la Oficina del Portavoz, el señor Farhan iba directo al precipicio: "So, I wouldn’t…". ¿Qué pensó y no se atrevió a decir? ¿Cómo califica que algunos de sus empleados colaboraran con en la masacre del 7 de octubre? Los principales dirigentes de Naciones Unidas comparten la opinión de que Hamás no es un grupo terrorista, sino un movimiento político. El responsable de Asuntos Humanitarios de la ONU, Martin Griffiths, lo reiteró en declaraciones —el 14 de febrero— al canal de tv británico Sky News: "Hamás no es un grupo terrorista para nosotros, como saben, es un movimiento político. Creo que es muy difícil desalojar a estos grupos sin una solución negociada que incluya sus aspiraciones".

El que fue primer ministro portugués, presidente de la Internacional Socialista y actual secretario general de Naciones Unidas. António Guterres condenó los ataques contra ciudadanos israelíes, pero no pudo evitar añadir: "Esto no viene de la nada, sino de 56 años de ocupación". En coherencia, los terroristas palestinos estarían empleando medios legítimos de lucha política dirigidos a la destrucción del Estado de Israel. En España, socialistas y comunistas lo comparten.

Hamás y la Yihad Islámica Palestina figuran en las listas de organizaciones terroristas de la UE y de EE.UU. El 23 de noviembre de 2021 el Tribunal de Justicia de la UE ratificó la decisión del Consejo Europeo de mantener a Hamás en el listado. El portavoz adjunto no lo tiene claro, para él "sería una cuestión de opinión". Para desviar la atención, el señor Farhan acusa a Israel de torturar a los empleados de la UNRWA. Las confesiones de su colaboración se habrían obtenido así. "La ONU cree desde hace mucho tiempo que la información extraída mediante tortura no es fiable. Por lo tanto, nuestras preocupaciones sobre cualquier uso potencial de la tortura se aplicarían en este caso".

A finales de diciembre pasado, tres rectoras de universidades de élite americanas comparecían en una Comisión de la Cámara de Representantes. Se les hizo una pregunta concreta: "Pedir el genocidio de los judíos, ¿supone una violación del código de conducta de su universidad?". "Depende del contexto", respondió la rectora de Harvard. Dimitió a las pocas semanas, seguida de la rectora de la Universidad de Pensilvania. En la ONU nadie le va a pedir cuentas al portavoz.

Conocedor de las críticas que ha recibido el señor Farhan, el triministro Félix Bolaños podría invitarlo a La Moncloa para aleccionarle. En España "somos un referente mundial" en las nuevas definiciones de terrorismo y vamos camino de serlo en antisemitismo.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios