Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El plan de Puigdemont y el Gobierno emoliente

¿Cuál es la estrategia de Rajoy para impedir que un fugado de la justicia sea investido?, ¿qué planea Rajoy para conducir a prisión a Puigdemont?

0

Puigdemont tiene un plan para ser investido y Rajoy, qué hará Rajoy contra el nacionalismo. Sí, ¿cuál es la estrategia de Rajoy para impedir que un fugado de la justicia sea investido?, ¿qué planea Rajoy para conducir a prisión a Puigdemont? ¡Quién lo sabe! Quizá espere que haga lo de Mas, o sea largarse. La retirada de la política de Mas es interpretada por algunos medios de comunicación, cercanos al poder central, como el primer síntoma de la ruptura del frente independentista y la posible desbandada de su líderes. Ojalá sea así. Quiero pensar que asistimos al último capítulo o desenlace del quinquenio secesionista que va de 2012 a 2017.

En efecto, si la retirada de Mas fuera seguida de la detención de Puigdemont, entonces tendríamos un dato más para argumentar que el Gobierno de Rajoy ha hecho algo más que la aplicación emoliente del artículo 155 de la Constitución. Es obvio que el uso del 155 ha ablandado las terribles durezas del independentismo, pero quizá no sea suficiente para rebajar sus humos totalitarios. Se necesita, sí, algo más para meter en cintura a este personal. ¿Conseguirá Rajoy inventar algo, más allá de la defensa del Estado de Derecho, para que el separatismo se tome en serio a España, es decir, al Estado-nación?, ¿tendrá preparada el Gobierno de Rajoy alguna acción política de envergadura para que los nacionalistas no le tomen el pelo al resto de los españoles en la constitución del nuevo Parlament de Cataluña?

El Gobierno debería repasar las otras intentonas en que quisieron separarse los nacionalistas catalanes de España para aprender qué es lo nuevo del actual proceso independentista. Es cierto que todas esas intentonas acabaron mal para los nacionalistas, pero no todo fueron alegrías para España. No seamos triunfalistas. El golpe de Estado de Lluís Companys, en 1934, fue solucionado con limpieza y encarcelados sus líderes, pero pronto fueron amnistiados y siguieron en la política.

El complot de Maciá, en el pueblo francés de Prats del Molló en 1926, terminó con su condena y expulsado de Francia, se instaló en Bélgica, pero no cesó, como ahora Puigdemont, en llamar a los catalanes a la insurgencia nacional; por cierto, el actual huido en Bruselas recuerda mucho a este Maciá, ex teniente coronel, en sus locuras, extravagancias y desprecio por el erario público a la hora de darse la gran vida en el exilio; sin embargo, ese atolondrado de Maciá ostentó la representación del poder de la autonomía de Cataluña desde 1931 a 1933.

El 19 de julio de 1917, en la ciudadela de Barcelona, se reunía, saltándose todas la medidas policiales del Gobierno, la Asamblea de parlamentarios, que exigía Cortes constituyentes y otra organización territorial de España, pero el mismo día fue disuelta por "el inspector de policía Bravo Portillo y, después, el teniente coronel de la Guardia Civil Riquelme, rodeado de guardias con el tricornio en la mano". La Asamblea de parlamentarios, en efecto, había fracasado, pero, ay, en el Gobierno que poco más tarde presidió García Prieto los nacionalistas tenían una fuerte representación, Juan Ventosa, de la Lliga, era nombrado ministro de Hacienda, y Felipe Rodés, de la Esquerra, de Instrucción Pública.

Sospecho que nada le gustaría más a Rajoy que imitar la solución de García Prieto, pero, por desgracia, hoy eso es imposible, porque el nacionalismo catalán no sólo es más agresivo que en el pasado, sino más torpe y venal. Tampoco Rajoy tiene que ver nada con García Prieto. Todo puede ir a peor, especialmente si de política se trata.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: 'De Rivera a Casado y viceversa, pasando por Vox'
    2. Luis Herrero: 'Más madera'
    3. Las redes se mofan de la foto de Sánchez con gafas de sol en el 'Falcon'
    4. Vídeo: El baile senegalés que revoluciona el Mundial
    5. Aznar no opina de la sucesión en el PP pero critica la "operación diálogo" de Santamaría
    0
    comentarios

    Servicios