Menú
Carmelo Jordá

La religión del PSOE

Llegan las elecciones generales y vuelven a casa, como los turrones por Navidad, las ideas anticlericales del PSOE.

Carmelo Jordá
0

Llegan las elecciones generales y vuelven a casa, como los turrones por Navidad, las ideas anticlericales del PSOE y su persecución de la asignatura de Religión y de los acuerdos con la Santa Sede.

Personalmente, creo que, tal y como está planteada la asignatura de Religión, no tiene mucho sentido, y que lo que sí podría tenerlo es algo sobre el hecho religioso y su historia, que ayudase a los jóvenes a entender por qué los más grandes edificios de las ciudades europeas son las catedrales o por qué todavía hay guerras en no pocos rincones del mundo agitadas por formas radicales de entender la religión.

Por otro lado, hay un hecho sobre el que conviene estar advertidos: en un Estado aconfesional como es el español, se podría dar el caso de que la religión más demandada en un determinado centro fuera no la católica sino la musulmana, una eventualidad que, con todo el respeto, me hace sentir mucho más incómodo.

De todas formas, yo no creo que la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos dependa de que se imparta una asignatura en los colegios y los institutos que es, ha sido y será una maría. Para aquel que considere la religión algo central, hay miles de parroquias en España, y también puede haber todo tipo de actividades extraescolares que satisfagan ese interés, probablemente mucho mejor que esa hora o dos horas semanales de algo que casi a ningún niño le importa ni le atrae.

Lo sustancial de la noticia, por tanto, no es la incidencia –nula– que esta asignatura tiene para la educación de la inmensa mayoría de los españoles; lo importante de verdad es que el que debería ser el gran partido de centroizquierda de nuestro país no sea capaz de construir un discurso lo suficientemente sólido, racional y atractivo como para no tener que disfrazarse de comecuras cada cuatro años y andar diciendo tonterías sobre la laicidad y los acuerdos con la Santa Sede, problemas que lo cierto es que quitan el sueño a muy pocos votantes.

Al final, lo verdaderamente noticioso es que en un país cuya educación está destrozada, en el que centenares de miles de niños no pueden estudiar en su idioma, en la España cuyas universidades se arrastran por todos los rankings de Occidente, el problema sea, vaya por Dios, la asignatura de Religión.

En España

    0
    comentarios

    Servicios