Menú

Champions League

Daniel Blanco

Manchester United - Chelsea 2008: la final del resbalón de Terry

El capitán tenía en sus botas dar la primera Champions al Chelsea, pero la lluvia le jugó la peor de las pasadas y el United ganó el título.

Daniel Blanco
0
El capitán tenía en sus botas dar la primera Champions al Chelsea, pero la lluvia le jugó la peor de las pasadas y el United ganó el título.
El famoso resbalón de Terry ante el Manchester United. | Cordon Press

Aquel 21 de mayo de 2008, el tiempo se le paró al gran capitán camino del punto de penalti. John Terry se dirigía al lugar de ejecución, aparentemente tranquilo, pero por dentro nervioso. Lo disimulaba el central arremangándose mientras caminaba. Pausado pero ansioso. Era el quinto y definitivo penalti de la tanda. Habían anotado por parte del United, Tévez, Carrick, Haargraves y Nani, pero había fallado Cristiano. Por parte del Chelsea quienes dieron en la diana fueron Ballack, Belletti, Lampard y Cole. Terry tenía en su bota la Champions para su equipo y eso no era cualquier cosa. Justo al impactar con la pelota resbaló por la lluvia que caía torrencialmente y, con Van der Saar batido por completo, el balón se le fue fuera tras impactar con el poste.

Luego marcaron Anderson y Giggs para el United y Kalou lo hizo para el Chelsea, hasta que falló Anelka. Inconsolable el capitán, hundido en el campo mientras veía al contrario celebrar un título deseado. Aquella noche en Moscú se le fue al conjunto londinense la gran oportunidad de su historia, aunque el fútbol le dio una nueva vida cuatro años después y entonces, también en los penaltis y con todo en contra, le ganó al Bayern en Múnich otra Champions.

El partido había acabado empate a uno tras un esfuerzo sobrehumano de los dos equipos. El Chelsea lo notó más al jugar parte de la prórroga con uno menos al ser expulsado Drogba. Habían marcado Cristiano y Lampard en la primera parte y en la segunda, había sido ligeramente superior el United pero sin suerte. Casi al final y al borde de la tanda, Tévez le sirvió a Giggs casi el gol del triunfo, pero el galés remató al centro de la portería, con Cech batido, y Terry, villano luego, se erigió en héroe al salvar con la cabeza un tanto cantado.

Fue la Champions de los ingleses. Dominaron con holgura la competición. Los cuatro equipos se plantaron en cuartos. En esa ronda Liverpool y Arsenal brindaron una eliminatoria apasionante y los propios reds y el Chelsea se midieron en semifinales. El United había eliminado al Barcelona de Rijkaard, el último año del holandés en el banquillo azulgrana, ratificando la descomposición completa de aquel grupo.

Fue un año redondo para los diablos rojos (Liga y Champions) pero convulso en los blues. Mourinho fue despedido en noviembre y Avram Grant nombrado técnico, interino al principio, pero definitivo en el transcurrir del curso.

De la primera final en la historia entre ingleses quedan cosas para el recuerdo. El fallo de Cristiano y sus lágrimas. El error de Terry. La lluvia, incontrolable, que convirtió en una odisea el final del encuentro. Queda el título de aquel equipo de ensueño, con dos finales más en los tres años siguientes. Queda una batalla digna de los contendientes, de las mejores y más emocionantes finales

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios