Menú
EDITORIAL

Ciudadanos no aprende

No es de extrañar que cuatro quintas partes de su electorado le hayan retirado la confianza.

EDITORIAL
0

Ciudadanos ha celebrado una convención nacional para tratar de redefinir su proyecto político, que en los últimos tiempos ha recibido en las urnas castigos espectaculares. El congreso clausurado el domingo parecía el momento oportuno para echar la vista atrás y enmendar los errores que han llevado al partido naranja a una debacle que lo ha dejado al borde la extinción. Así, deberían haber analizado su estrategia de ruptura de pactos con el PP para poner al PSOE en bandeja una serie de Gobiernos autonómicos y municipales. Pero no: los dirigentes de la formación comandada por Inés Arrimadas han optado por la contumacia suicida.

Ciudadanos se define como un partido liberal, y de hecho el lema del cónclave de este fin de semana era "Liberales". Pues bien, un partido que defiende la libertad no puede romper acuerdos de gobierno para entregar más poder al PSOE de Pedro Sánchez, la principal amenaza para la libertad de todos los españoles. Mucho menos cuando esos nuevos Gobiernos surgidos de la traición de Ciudadanos se instrumentan con el apoyo de la ultraizquierda podemarra, como ha ocurrido allí donde han triunfado las mociones de censura acordadas por Arrimadas con la cúpula del PSOE.

El portavoz del partido naranja cree zaherir a Vox cuando lo tacha de populista y asegura que Cs no transigirá ni pactará con el populismo. Sin embargo, las mociones de censura que los de Arrimadas han orquestado con el PSOE han tenido como principal consecuencia llevar el peor populismo a instituciones antes gobernadas por el propio Cs en coalición con el Partido Popular. No es de extrañar que cuatro quintas partes de su electorado le hayan retirado la confianza.

Los votantes de Cs han dejado clamorosamente claro que no se van a dejar engañar por los enjuagues de una cúpula que ha perdido el rumbo. El batacazo en las autonómicas catalanas y madrileñas y las encuestas de intención de voto condenan a la marginalidad al partido que ahora va repartiendo etiquetas de liberal. Y, visto lo visto este fin de semana, los de Arrimadas van a tener muy complicada la mera supervivencia.

En España

    0
    comentarios