Menú
EDITORIAL

Los socialistas desconciertan al electorado constitucionalista

Resulta alarmante la falta de sintonía entre el PSC y un electorado comprometido con España y su Constitución.

EDITORIAL
0

Que la vicesecretaria del Partido Socialista, Adriana Lastra, haya comparado al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, con José Antonio Primo de Rivera resulta patético por varios motivos. Para empezar, porque parece ignorar que el líder de la Falange tenía mucho más de socialista que de liberal. En segundo lugar, porque Ciudadanos fue el único partido que respaldó en su día a Pedro Sánchez en su intento de convertirse en presidente del Gobierno. En tercer lugar, porque con esos exabruptos dirigidos a partidos llamados a entenderse, como son todos los que pertenecen al ámbito constitucionalista, el PSOE se pone al mismo nivel que los separatistas de ERC, que este mismo martes tachaban a los socialistas de "fachas".

Aunque la patética Lastra acabara disculpándose, lo cierto es que tanto el PSOE de Pedro Sánchez como el PSC de Miquel Iceta están generando entre sus votantes un tremendo desconcierto, en unos momentos en que la mayor parte de ese electorado percibe el secesionismo como la mayor amenaza que pesa sobre la Nación y el Estado de Derecho. Así, según una reciente encuesta de Metroscopia para El País, el 60% de los votantes del PSC es partidario de un acuerdo con Ciudadanos y el PP tras las elecciones regionales del 21-D; dato que contrasta vivamente con la negativa de Iceta a respaldar a Inés Arrimadas en el caso de que Ciudadanos sea la formación constitucionalista más votada. Desgraciadamente, no es el único ejemplo de la creciente falta de sintonía entre el PSOE y el PSC y buena parte de sus electores, que no por socialdemócratas están menos comprometidos con la Nación y la Constitución.

El propio empecinamiento de Sánchez con una reforma constitucional que transforme a España en un Estado plurinacional no obedece a demanda social alguna, sino que, por el contrario, se trata de una propuesta abiertamente rechazada nada menos que por el 76% de los votantes socialistas. Eso, por no hablar de la holgada mayoría de votantes socialistas que ya antes de que se perpetrara la ilegal consulta secesionista del 1-O era partidaria de la intervención de la Administración golpista en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Más les valdría a los dirigentes del PSOE y del PSC aparcar maniqueísmos sectarios y casposos guerracivilismos y ser consientes de que, ante la amenaza separatista, han de volcarse en forjar un frente común con Ciudadanos y el PP. Hace unos días, Alfonso Guerra advirtió de que la falta de unión entre las formaciones constitucionalistas en Cataluña "no sería perdonada por la inmensa mayoría de los españoles". Tenía toda la razón el veterano socialista.

En España

    0
    comentarios

    Servicios