Menú

"Nada de pactos con terroristas ni separatistas"

"No estáis solos", dijo el Rey en la mejor frase de su memorable discurso de octubre del año pasado. No debemos estarlo, han vuelto a clamar los catalanes constitucionalistas en Barcelona.

0

Miles de personas salieron este domingo a las calles de Barcelona a reivindicar la unidad de España y rechazar de plano las aspiraciones separatistas del nacionalismo catalán. Bajo el lema "Nada de pactos con terroristas ni separatistas", los manifestaron clamaron por la plena implantación del orden constitucional en una Cataluña tomada desde hace decenios por los nacionalistas con el ominoso consentimiento de PP y PSOE, cuyos injustificados complejos frente a los liberticidas han sumido al Principado y al resto de España en su peor crisis institucional desde la instauración de la democracia.

Cargadísimos de razón y cívica indignación contenida, los manifestantes exigieron a Pedro Sánchez el fin de sus espurios acuerdos con separatistas y terroristas, así como la convocatoria inmediata de elecciones generales.

La ejemplar manifestación, realizada muy oportunamente en vísperas de la fiesta regional de Cataluña, ha servido igualmente para dejar en evidencia el falsísimo aserto de que en el Principado el sentimiento antiespañol es unánime, como lo sería el clamor por la secesión. Muy por el contrario, en Cataluña los separatistas no son, de ninguna de las maneras, más ni muchísimo menos mejores que los que no tienen el menor problema en proclamarse catalanes y españoles. De hecho, son los separatistas los peores catalanes, pues son ellos los que no dejan de intoxicar y mentir para hacer avanzar su agenda liberticida y quienes quieren convertir en extranjeros o en una suerte de dhimmíes (no-ciudadanos, súbditos en todo caso tolerados) a aquellos de sus paisanos que no comulgan con sus ideas.

Lo que demuestran concentraciones cívicas como ésta, con su impecable "Nada de pactos con terroristas ni separatistas", es que Cataluña no merece estar en manos de la banda golpista que la desgobierna y parasita, con la incedente complicidad de la abrumadora mayoría de los hipersubvencionados medios de comunicación catalanes y la deplorable izquierda compañera del resto de España. Cataluña no es del indeseable clan de los Pujol, Mas, Puigdemont, Torra y compañía, mucho menos lo es la Nación en su conjunto. Debería quedarles meridianamente claro no sólo a los golpistas y a sus tontos útiles, también a los partidos dizque constitucionalistas, que ya están tardando en actuar en consecuencia.

"No estáis solos", dijo el Rey en la mejor frase de su memorable discurso de octubre del año pasado. No debemos estarlo, han vuelto a clamar los catalanes constitucionalistas en Barcelona. La suya no es una petición sino una exigencia a las autoridades, que están obligadas a cumplir con su deber fundamental de cumplir y hacer cumplir la Constitución en todo el territorio nacional.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation