Menú
EDITORIAL

Un pacto antiterrorista sin la menor credibilidad

Resulta de todo punto vergonzoso que los partidos que han dado carpetazo al 11-M vayan dando lecciones de compromiso antiterrorista.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez firmaron este lunes un pacto en virtud del cual PP y PSOE se comprometen a mantener "la máxima unidad" en la lucha contra el terrorismo islámico. La firma del acuerdo, celebrada con la mayor solemnidad en el Palacio de La Moncloa, supone la adopción de determinadas medidas específicas destinadas a dificultar el tránsito de terroristas islámicos con destino a zonas en conflicto y establece nuevas figuras penales que catalogan como terrorismo las actividades logísticas que llevan a cabo las organizaciones radicales. Nada hay de reprochable en una modificación legal de tipo técnico que busca hacer más efectiva la acción de la Justicia contra el yihadismo. Ahora bien, ni Rajoy ni Sánchez se han atrevido a entrar en la raíz del problema del terrorismo islamista, más preocupados por evitar la acusación absurda de islamofobia que de llevar a cabo un plan ambicioso que garantice realmente la seguridad de todos los ciudadanos.

De poco sirve que se extreme el rigor contra los terroristas ya en activo si no se ponen en práctica las medidas necesarias para prevenir la radicalización que se lleva a cabo en los centros islámicos que proliferan en cualquier país occidental. La propagación irrestricta del islam en su versión wahabí, la más radical y extendida en Occidente gracias a la financiación de las monarquías del Golfo Pérsico, está en el origen de un fenómeno que lleva a que jóvenes musulmanes nacidos en Europa se integren en células terroristas para extender la yihad en Oriente Medio. La vuelta de esos yihadistas a sus países de origen es tal vez la mayor amenaza para nuestras sociedades, pero si no se tiene el valor de identificar cuál es la raíz verdadera de este serio problema poco se va a conseguir endureciendo el tratamiento penal para los que ya han consagrado su vida a destruir el modo de vida de Occidente.

Lo cierto es ni PSOE ni PP son creíbles cuando afirman estar comprometidos en la batalla contra el terrorismo islámico. Los socialistas inauguraron gracias a Zapatero el mayor acto de rendición de un país occidental al totalitarismo islamista con una imposible alianza de civilizaciones que Mariano Rajoy apoyó desde el principio y sigue defendiendo desde el Gobierno. La falta de coherencia de los dos grandes partidos a la hora de combatir el islamismo tiene en esa fantasmagórica alianza, bendecida por la ONU, la piedra de toque para comprobar hasta qué punto están de acuerdo en luchar contra un peligro real que ellos han convertido en un hecho virtuoso con el que conviene entenderse. Pero lo que resulta inaudito es que los partidos responsables de la mayor humillación que han sufrido las víctimas de ETA, a cuyos miembros más sanguinarios no han dudado en poner en libertad, hagan un llamamiento al "recuerdo a las víctimas del terrorismo" y afirmen estar dispuestos a "honrar con la dignidad debida su memoria y promover el testimonio de gratitud" del que ahora dicen ser deudores.

Sin embargo, lo que revela por sí solo que el acto de este lunes fue una pantomima siniestra con miras electorales es el comportamiento de los dos partidos respecto al 11-M, el mayor ataque terrorista perpetrado en suelo europeo, que cambió irremediablemente el devenir de la nación española. El acuerdo suscrito ayer tiene, en efecto, un precedente, por el que PP y PSOE dieron carpetazo al crimen que ha marcado indeleblemente a la Nación. El rechazo de los dos partidos a investigar lo que de verdad ocurrió entre el 11 y el 14 de marzo de 2004 los desautoriza por completo para liderar una empresa común en la lucha contra el terrorismo, aunque se revista de la solemnidad de la que Rajoy y Sánchez hicieron gala.

El pacto de Estado suscrito es peor que papel mojado. Es la prueba fehaciente de hasta qué extremos de desfachatez han llegado PP y PSOE en el insulto a la inteligencia de todos los ciudadanos.

Temas

En España

    0
    comentarios