Menú
EDITORIAL

Un rayo de esperanza

La ciencia ha abierto una puerta a la esperanza de contar pronto con una solución que permita afrontar la amenaza del coronavirus con garantías.

EDITORIAL
0

Los trabajos científicos para combatir la amenaza del coronavirus comienzan a dar sus frutos con los primeros prototipos de vacunas que están demostrando eficacia. Tal es el caso de un estudio desarrollado por la Universidad de Oxford, uno de los ensayos más prometedores a tenor de los resultados de sus primeras fases, divulgados este lunes.

Durante los ensayos clínicos llevados a cabo por el Grupo de Vacunas de la prestigiosa universidad británica, el millar de voluntarios a los que se inyectó una primera dosis produjeron anticuerpos y células blancas sanguíneas capaces de combatir el virus. Además, los individuos que recibieron una segunda dosis desarrollaron una respuesta mejor y más prolongada en el tiempo, lo que supone un descubrimiento muy prometedor, a falta de completar los ensayos correspondientes.

Las primeras fases del estudio han sido coronadas por el éxito, pero los expertos alertan de que todavía es pronto para saber si esta vacuna es capaz de ofrecer inmunidad a largo plazo y, así, convertirse en la barrera contra la pandemia que todo el mundo espera. En todo caso, no cabe duda de que la ciencia ha abierto una puerta a la esperanza de contar pronto con una solución que permita afrontar la amenaza sin los niveles de contagio y morbilidad que están causando estragos en medio mundo.

Ya se ha iniciado la tercera y última fase del estudio, con 30.000 pacientes en EEUU y otra prueba similar, pero entre la población pediátrica, en países como Brasil y Suráfrica. De confirmarse el éxito en estos últimos test, se habría conseguido no solo neutralizar una amenaza para la vida de las personas, sino salvaguardar la prosperidad y el desarrollo de las distintas sociedades del planeta.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios