Menú

Negociando con ETA en Estrasburgo

Desde 1982, nos tratan como menores de edad, y no sobran periodistas para colaborar en la difusión de las mentiras. ¿'Fake news'? Las peores son las oficiales.

0
Arnaldo Otegi | EFE

La prensa supuestamente seria, muy especialmente El País, aplaude cualquier propuesta que pretenda poner coto a las fake news. Sin embargo, es precisamente El País el que con más ahínco propaga ficciones en forma de noticia. La más notable es la que dice que Zapatero no cedió nada cuando negoció con la ETA. La mentira salta a la vista sin necesidad de ulterior investigación, porque, si nada se cedió, ¿para qué se negoció? ¡Claro que se cedió! Lo preocupante es que no nos han contado qué, probablemente porque es inconfesable.

Los temores pueden alcanzar a muchas cuestiones. La actual situación de Navarra, cada vez más dominada por el nacionalismo vasco, hace temer que ésa fuera una de las cosas que se entregó a la banda. En cambio, una concesión que sin duda se hizo fue la derogación de la Doctrina Parot. Aunque fue el Tribunal de Estrasburgo el que acabó con ella, lo hizo sólo para el caso de un miembro de la banda. Fue Grande Marlaska quien, apenas conocida la sentencia, se apresuró a aplicar su doctrina a todos los etarras que en virtud de ella continuaban en la cárcel. A partir de ahí, la carrera política del magistrado fue meteórica. Cumpliendo lo pactado con la ETA de esta manera, ni el PSOE tuvo que asumir ninguna responsabilidad por lo entregado, ni el Gobierno del PP tuvo que responder por haber aceptado cumplir lo que Zapatero acordó.

Hace poco, el mismo tribunal negó a los presos etarras entregados por Francia el derecho a descontar en España el tiempo que estuvieron en prisión en el país galo. Esto le proporcionó un halo de independencia, aunque cabe conjeturar que quizá este asunto fue algo que los etarras olvidaron negociar. Ahora, sin embargo, falla a favor de Otegui, lo que en la práctica podría suponer el fin de su inhabilitación. Que Otegui pueda presentarse a unas elecciones tiene toda la pinta de ser uno de los flecos de lo que se negoció. No se olvide que se reunió con Zapatero hace poco y, aunque no trascendió lo que trataron, cabe intuir que quizá hablaron del modo en que se iba a cumplir el compromiso en su día alcanzado.

España no tiene una obligación insoslayable de levantar la condena de Otegui. Si finalmente lo hace y se permite al sanguinario etarra ostentar un cargo público, nadie podrá impedir que algunos sospechemos que se hace así para cumplir lo pactado con la ETA sin que quienes consintieron tengan que asumir ninguna responsabilidad.

Es posible que en su día compensara ceder todo lo que se cedió con tal de que la ETA dejara de matar. Pero, aunque fuera así, los españoles tenemos derecho a saber qué es lo que concretamente se entregó. Y es ultrajante, por parte de Zapatero, Rajoy y ahora Sánchez, que se nos haga pasar por ello disfrazándolo de decisiones judiciales de tribunales extranjeros que además no estamos estrictamente obligados a acatar. Desde 1982, nos tratan como menores de edad, y no sobran periodistas para colaborar en la difusión de las mentiras. ¿Fake news? Las peores son las oficiales.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios