Menú

Liberales con Podemos

Por lo visto, el de los liberales es el segundo grupo más numeroso entre los votantes y simpatizantes de Podemos.

57

¿Qué puede llevar a un liberal a votar por o a simpatizar con Podemos?, pregunté ayer en Twitter. Enseguida Fray Josepho repreguntó: "¿Esto es un poner o se ha dado el caso?". "Por lo visto, se da MUCHÍSIMO", repliqué entonces al suspicaz fraile esgrimiendo este artículo de Kiko Llaneras en El Español, armado con datos del CIS que pueden provocar estupefacción.

Y es que ahí se dice que el de los liberales es el segundo grupo más numeroso entre los votantes y simpatizantes de Podemos. Sólo superado por ¿el de los comunistas? No. ¿El de los socialistas? Tampoco. Ni por el de los socialdemócratas ni por el de los ecologistas. Sino por el de los progresistas. Y por los pelos.

¿Qué puede llevar a un liberal a votar por o a simpatizar con Podemos?, ya digo que pregunté. Y no sólo respondió Fray Josepho. También Carmelo Jordá, que remitió la cuestión a la psiquiatría. Como Víctor de la Serna y Asís Tímermans, autor del mejor manual de podemología. María Blanco apostó por la desmedida afición al vino y mi amiga Miriam, por los célebres golpes fuertes en la cabecita. Pero los más vieron ahí la larga mano de la ignorancia o la aún más larga y salaz de la lascivia; o las dos juntas en morrocotuda coyunda. Por ejemplo, de nuevo y quién si no, Fray Josepho:

Y luego están los que no tienen ni puta idea de qué es ser liberal, pero les suena bien. Por lo de "chicas liberales, contactos".

Al hartazgo y la desesperación apuntó José Carlos Rodríguez. En la misma línea, Santiago Navajas telegrafió: "Voto antisistema". "¿Cuanto peor, mejor?", tanteó por su parte Juan Carlos Girauta. Precisamente por ahí había enfilado antes Manuel Pulido, Ph. D., liberal en Twitter (#LET) desde Guatemala. "El cinismo", sentenció; y añadió la explicación con una advertencia:

Pensar cuanto mejor peor para que el estatismo quiebre y la realidad obligue a reformar de verdad. Muy arriesgado.

Y tanto. De los maquiavelitos que les abren el aprisco con la infundadísima esperanza de que luego les dejen pastorear el rebaño, los lobazos liberticidas no suelen dejar ni el cayado.

***

Progresistas y liberales descuellan entre los votantes y simpatizantes del partido comandado por el chavista-leninista Pablo Iglesias. Esas dos son también, pero en orden inverso, las etiquetas trendies en la otra sensación de la temporada demoscópica, el Ciudadanos de centroizquierda al que anda engordando el centroderecha. Por cierto, los liberales son asimismo mayoritarios entre las huestes de UPyD, donde además abundan los socialdemócratas (mucho más que en el PSOE), los progresistas, los conservadores y los democristianos.

¿Y en el PP? En el partido de Esperanza Aguirre los liberales se ven superados por los conservadores, los democristianos (¡no estaban muertos sino mal enterrados!) y los del yo-qué-sé, grupo este último por el que seguro que bebe los vientos Mariano.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation