Menú

Canarios en la mina: un seguro de vida

Una historia real como homenaje a los mineros españoles muertos por el gas grisú.

Miguel del Pino
23

Desde el siglo XVIII los mineros alemanes que trabajaban en el macizo montañoso de las montañas del Harz, en la cordillera del Jura, encontraron en los canarios unos eficaces aliados para advertirles de los temidos escapes de gas grisú en las galerías de las minas.

San Andreasberg cuna del canario Roller y tierra de minas

Todos los canarios domésticos que se crían en innumerables países del mundo, descienden de los canarios silvestres endémicos del archipiélago canario importados a Europa Continental por los españoles desde hace más de quinientos años. Ya los mercenarios normandos que llevaron a cabo la anexión de las Islas Afortunadas a la Corona española, en tiempos de Juan II de Castilla, iniciaron estas exportaciones admirados por la belleza del canto de esos pequeños pájaros que se mantenían como domésticos desde tiempos ancestrales.

En los primeros momentos, los canarios, a los que se conocía como "pájaros del azúcar", se ofrecían a las autoridades e incluso a la realeza, como ocurrió en el caso de las Islas Británicas, pero pronto fueron reclamados por el estrato popular, que comenzó a criar de manera industrial y a multiplicar la especie en razas y variedades al seleccionar las diferentes mutaciones que se producían de manera constante.

Cuando España seleccionaba canarios cantores alegres y próximos en su tipo a los ancestrales silvestres, Italia, especialmente en la región del Alto Adigio de clima muy benévolo, contaba con numerosos pueblos donde los canarios se multiplicaban de forma económicamente muy rentable. Mientras tanto en Alemania, remontándonos al siglo XVII, se producía el asombroso fenómeno que comentamos en homenaje a los mineros recientemente fallecidos en nuestro país.

En la ciudad de San Andreasberg, en plenas montañas del Harz, zona jurásica de importante extracción de carbón, las familias de los mineros seleccionaban unos canarios muy especiales, a los que se comenzó a llamar "Roller", por los sonidos rodados, como redobles graves y profundos, un tipo de canto completamente diferente al de los canarios ancestrales.

Operísticos "bajos profundos"

En términos musicales, los Roller cantan como "Bajos profundos", con una tesitura extraordinariamente baja en la que se entrelazan adornos aflautados, también graves, que motivaron la denominación de "canario flauta" con que fueron conocidos en España los primeros ejemplares de esta raza importados por nuestro país.

Sólo quien no haya escuchado el canto de un buen ejemplar de canario Roller podría pensar que estamos exagerando. La emisión canora resulta extraordinariamente melódica, sin que sobresalga el menor sonido estridente, y puede cantar al unísono una legión de ejemplares sin que el volumen resulte desagradable; cuando suenan las "flautas" parece que nos encontramos ante una verdadera orquesta.

El naturalista Buffon, uno de los padres de lo que entonces se llamaba "Historia natural" y hoy "ecología" resumió la evolución del canto de los canarios en una afortunada frase: "Si el ruiseñor es el cantor de los bosques el canario es el músico de cámara". Verdaderamente parece que debieron de ser profesionales alemanes de la música quienes seleccionaron esta maravilla; sin embargo fueron las familias de los mineros quienes lo lograron, con finalidad, como veremos, de encontrar unos aliados en la supervivencia en las condiciones extremas del trabajo en la mina.

Música en la dureza de las galerías

Cuando los mineros del Harz bajaban a las galerías de la mina era frecuente que llevaran con ellos a alguno de sus canarios, cuya jaulita se colgaba de una viga iluminada de manera que el pájaro se viera incitado a cantar. La música del bosque conquistaba este ambiente inhóspito, pero no sólo para alegrar la dureza del trabajo, sino para advertir en caso de que se produjeran emanaciones del temido gas grisú, emanaciones que producen la "muerte dulce" al combinarse con la hemoglobina sanguínea para hacerla incapaz de liberar el oxígeno en los tejidos. Si los pájaros enmudecían, se mostraban tristes o alguno daba signos de muerte inminente, los mineros escapaban a toda velocidad, pero nunca olvidaban salvar al cantor que les había advertido del peligro.

El canario Roller conquista el mundo

Este es el sorprendente origen de una variedad de canarios considerada como la más artística y compleja de todas. Después de su primera etapa como ayudante de los mineros, los Roller se extendieron por todo el mundo, y la planilla de canto por la que se enjuician en los concursos valora de manera especial la profundidad de la emisión cantora, que en sus pasajes más graves llega a semejar un verdadero ronquido: "Edelroller", es decir, noble rulador, es la denominación a la que accedió, no sabemos si en función de lo elitista de su canto o de la nobleza del objetivo salvador de vidas humanas de sus orígenes.

Los mineros, un trabajo nunca suficientemente agradecido

Aunque algunas explotaciones mineras, como muchas venas metálicas semiagotadas o buena parte de las de carbón, se encuentren en la actualidad en franca decadencia, es un error pensar que la minería carece de futuro. El llamado "Mundo VAS", es decir, basado en el viento, el agua y el sol como fundamentos de la obtención de energía, va a depender más de lo que imaginamos de ciertos elementos químicos del grupo de las llamadas "tierras raras" que deberán ser extraídos en buena parte de minas, algunas aún por descubrir y otras cuya explotación se encuentra hoy semiabandonada. El mapa de recursos del mundo, y por tanto las emergencias económicas van a estar en función de estos y otros sustitutivos del petróleo. Los nuevos mineros serán muy importantes en este futuro ya inminente.

Cabe esperar que la sociedad sepa agradecer a los miembros de esta sacrificada profesión sus esfuerzos y los peligros que soportan, entre otras maneras dotando su trabajo de las máximas medidas de protección, que serán seguramente complejas e informáticas; pero no olvidaremos nunca la imagen del canario cantor de las galerías de las minas. A los familiares de los mineros fallecidos nuestro más sentido y sincero pésame, sin olvidar el agradecimiento debido a su sacrificio. Descansen en paz.

Miguel del Pino Luengo es biólogo y catedrático de Ciencias Naturales.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios