Menú

Villoldo, una casa de comidas para disfrutar de la mejor cocina tradicional

Cada temporada te deleitan con los productos típicos y sus tradicionales elaboraciones, combinadas con toques modernos para el gusto de todos.

Cada temporada te deleitan con los productos típicos y sus tradicionales elaboraciones, combinadas con toques modernos para el gusto de todos.
Villoldo, una casa de comidas donde disfrutar de lo mejor de la huerta y la caza

Pilar Pedrosa y Alfonso Fierro están empeñados en traer a Villoldo lo mejor de la huerta, el mar, el campo, el bosque y los ríos en cada época del año. Por eso cada estación es perfecta para visitar este restaurante ubicado en el número 134 de la calle Lagasca (Madrid).

El mejor producto se fusiona con un trato exquisito y una excelsa cocina para el disfrute de todo comensal que se deje caer por esta sucursal del reconocido hotel boutique y restaurante palentino Estrella del Bajo Carrión.

villoldo-cecina.jpg
Cecina de buey

Con un botella de vino tinto Abadía Retuerta Selección Especial 2017 quieres adentrarte en este universo culinario que propone la familia Pedrosa. De aperitivo te sirven una deliciosa crema fría de tomate con sorbete de mango. La variedad de sus cremas cambia en función de la época, así que a peor tiempo más calor en sus platos.

La cecina de buey "Valle del Esla", de babilla con una curación mínima de 24 meses y raza Pastuenca, está riquísima. Perfectamente curada, de punto de sal y con un chorrito de aceite de oliva virgen extra que potencia su sabor.

En esta casa de comidas se cocina con mimo y sus croquetas de la casa hechas con jamón ibérico y queso de oveja son buen ejemplo de ello. Con un rebozado muy sutil, la bechamel es tan ligera que se deshace en la boca para comprobar el gusto que deja en el paladar la mezcla del jamón ibérico con el queso de oveja.

villoldo-setas.jpg
Menestra de cuatro setas

Y como es época de setas, hay que probar su menestra de cuatro setas. Un plato que sus amantes tienen que probarlo porque están cocinadas con una delicadeza extrema y para que en cada bocado notes el sabor y las diferentes texturas de cada una de las setas.

Villoldo es un restaurante muy coqueto en el que predomina el blanco dándole una imagen de pulcritud que se agradece. Tiene mesas para parejas, amigos y un semi reservado para una ocasión especial o una reunión de trabajo de hasta 12-14 comensales. Sin olvidar un pequeño patio inglés que da gusto verlo. Pero de Inglaterra vamos a quedarnos sólo con eso, porque Castilla y León es producto sobre todo de huerta y de caza, pero en todo restaurante que se precie tiene que haber buen pescado y en Villoldo tienen pescado de lonja que te ofrecerán según el mercado. En este caso, el rape cocinado a la brasa y con un golpe de horno te adentra con su sabor en el océano Atlántico o en el mar Mediterráneo.

villoldo-sala-2.jpg
Comedor de Villoldo

Y después del pescado viene la carne. Un lomo bajo de choto a la parrilla acompañado de patatas fritas y pimientos de Guernica. De nuevo mi enhorabuena a la cocinera por el toque del punto de la carne para que quede jugosa y no se pierda el sabor en las brasas. Aunque sea anecdótico, o no tanto, las patatas fritas merecen mención a parte. No dejarás ni una.

villoldo-carne.jpg
Lomo bajo de choto

Época de cuchara y caza

Junto a los clásicos inamovibles de la carta no hay que perder de vista las pochas guisadas con codorniz o solo con verduras y las alubias viudas de la Vega de Saldaña, que son otra de sus especialidades y están tan demandas que las sirven en tres formatos: tapa, media ración y entera.

pochas-frescas-estofodas-con-codorniz-de-tiro-villoldo.jpg
Pochas estofadas con codorniz

Otro plato fuerte de estos días es la codorniz de campo, tan característica de Tierra de Campos y tan difícil de encontrar en Madrid. El estofado de codorniz de campo de tiro que hace Pilar, bien limpia, eviscerada a la perfección para no encontrar amargor y cocinada a fuego lento es una muestra más del producto de origen que Villoldo.

El buen hacer de Pilar con su cocina clásica y el toque moderno que le aporta su hijo hace que salgas de este restaurante con la convicción de que vas a volver y que lo vas a recomendar. Dicho queda. El ticket medio de Villoldo va de los 45 a los 50€ por cabeza.

Más artículos y sugerencias en mi Instagram.

Temas

En Chic

    0
    comentarios