Menú

Cuando Flash Thompson, el matón que acosaba a Spiderman, se convirtió en Venom

El simbionte no solo ha sido compañero de cuerpo de Eddie Brock y también se unió a Flash.

El simbionte no solo ha sido compañero de cuerpo de Eddie Brock y también se unió a Flash.
Cuando Flash Thompson, el matón que acosaba a Peter Parker, se convirtió en Venom | David Vinuesa

Fuera del mundo de los cómics hay una creencia que relaciona a Venom con Eddie Brock y con nadie más. Nada más lejos de la realidad. De hecho el simbionte ha formado tándem con varios personajes del universo Spiderman e incluso con muchísimos otros de forma ocasional, pero claro, no vamos a contar aquí todos los crossovers o eventos en los que Veneno se ha metido en el cuerpo de otros héroes o villanos.

Por supuesto que Veneno ha sido parte del propio Peter Parker. Desde las Secret Wars donde nació inicialmente, hasta el momento, también reflejado en el cine, en el que el simbionte es expulsado por el propio Peter tras portarlo durante mucho tiempo con el mítico traje negro. De Spiderman pasó a Eddie Brock, el rival periodístico/fotográfico de Parker que es, sin duda, el que más relaciona la cultura popular con el simbionte, sin embargo, Brock no ha sido el único rival de Spiderman que lo ha llevado. Otro rival de Peter, al menos en el instituto, fue Flash Thompson y él también llevó al simbionte después de sus desgracias militares.

img-20240402-150522-edit-110273030427443.jpg

Si alguien no sabe quién es Flash Thompson, este chico fue compañero de Parker en el instituto y era un matón en toda la regla. Tuvo muchos momentos en los que le hizo la vida imposible al joven Peter e incluso rivalizó con él, tanto en los cómics como en el cine, en sus respectivas vidas amorosas. En los cómics se profundizó más en la vida de Flash y en su traumática infancia, incluyendo maltrato físico y psicológico. También pasó de ser enemigo a aliado de Peter e incluso se convirtió en el fan número 1 de Spiderman. Además, Flash acabó alistándose en el ejercito donde acabó perdiendo la piernas en una misión.

Es así, justo después de perder sus piernas, cuando nació el Proyecto Renacimiento, el cual unía al simbionte con Flash para convertirlo en un soldado perfecto para misiones secretas de infiltración. Y de eso va este cómic, de los inicios de ese Flash-Veneno en los que Thompson alternaba su vida como discapacitado y descuidado novio con su faceta de soldado del Gobierno en la sombra.

La verdad es que el cómic es una forma interesante de unir un personaje secundario con otro mítico como es Veneno y la fórmula salió bastante bien en su día. De ahí que Panini ponga este Agente Veneno dentro de la categoría Must have (debes tener). La historia rápidamente engancha, sobre todo porque la acción es trepidante y constante. No esperes un cómic reflexivo con grandes guiones y reflexiones que te cambiarán la vida, pero si quieres acción y el toque macarra que rodea a Venom, aquí tienes una versión diferente del simbionte que es puro entretenimiento.

img-20240402-150559-edit-110290765827440.jpg

En apenas cuatro grapas, Rick Remender nos ofrece un guion con el inicio de esta etapa que, lógicamente, duró bastante más de las 128 páginas que tenemos aquí. Eso es algo que pasa con los Must Have. Igual que en muchos tomos, la mayoría, las historias son autoconclusivas, en este caso tenemos un pequeño arco que finaliza, pero que no cierra toda la etapa. Esto sería como la primera película de una trilogía, por así decirlo. Se desconoce si Panini sacará más contenido de este Agente Veneno aunque todo hace indicar que no, porque no hay ningún ‘1’ en el lomo del cómic.

Sabiendo que es solo el inicio de la etapa, este cómic sirve más como aperitivo y lectura diferente para aquellos que sean fans del Veneno original. No se lo recomendaría a nadie que esté buscando al Venom de toda la vida y que está relacionado con Eddie Brock. Si vienes del cine, este no es tu Veneno, por ejemplo. Si vienes de la serie animada, tampoco. Pero si vienes de los cómics, te encanta Veneno y quieres algo diferente, esta es una lectura más que recomendada.

El guion además logra insertar dentro de este inicio de etapa a personajes como el propio Spiderman, lucha incluida con este Agente Veneno, o villanos como Jack O´Lantern o Kraven el Cazador. También mete de lleno en la historia el típico argumento de general que usa a su soldado como arma aunque tenga cierta empatía y cariño por él. Detalle: si Flash se descontrola mucho y el simbionte toma el control pasadas 48 horas, su jefe tiene una bomba instalada en su nuca que le hará explotar. Ya saben, la típica medida de urgencia con proyectos así. Como se pueden imaginar, que el simbionte no se descontrole será algo difícil y la bestialidad y destrucción están aseguradas.

A todo esto, el dibujo de Tony Moore ayuda a crear grandes escenarios y momentos para que lo macarra luzca. Os dejo varios ejemplos:

img-20240402-150545.jpg
img-20240402-150623-edit-110299197803481.jpg

Siendo Veneno del que hablamos, independientemente del cuerpo que ocupe, el lector tendrá entretenimiento, acción, macarrismo y sangre, por supuesto. Lo que pasa es que hay algo más detrás de esto ya el simbionte suele relacionarse con gente bastante... seamos claros, bastante jodida. La sufrida vida de Flash está muy bien tratada por Remender y aparte de acción también habrá toques de traumas y vivencias que te pueden hacer ver con otros ojos lo que ya conocías de este ex matón de instituto.

Conclusión: me ha gustado. No creo que sea una toma de entrada para el que quiera al Veneno de siempre, pero sí es algo diferente para aquellos que busquen otro punto de vista del simbionte. Ojo, tampoco sería imposible entrar aquí de nuevas si ya conoces parte del universo Spiderman. Por otro lado, como he dicho antes, esto sería el inicio de la etapa y si te gusta tendrás que rebuscar para encontrar qué viene después. Si gustan, disfruten de la lectura.

Ficha técnico del cómic: guion Rick Remender, dibujo de Tony Moore, cartoné tapa dura, editorial Panini, contiene Venom 1-4, 160 páginas y un precio de 16 euros.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios