Menú

Madrid

Irene Montero y sus patadas al diccionario: "hijo, hija, hije"

La ministra de Igualdad utiliza términos no aceptados por la RAE en un acto de precampaña en Madrid.

0
La ministra de Igualdad utiliza términos no aceptados por la RAE en un acto de precampaña en Madrid.
La ministra de Igualdad, Irene Montero, este viernes durante un acto de precampaña de Unidas Podemos en Madrid | EFE

La ministra de Igualdad, Irene Montero, participó el viernes en un acto de precampaña de Unidas Podemos con miembros del colectivo LGTBI y decidió utilizar durante todo su discurso el llamado "lenguaje inclusivo" que, aunque no está reconocido por la Real Academia de la Lengua Española (RAE), es utilizado por muchos colectivos feministas y de izquierdas para "no discriminar", según estos colectivos, a "quienes no se sienten ni hombres ni mujeres".

De esta manera, la ministra de Igualdad durante su intervención dijo en varias ocasiones "todos, todos y todes". Uno de esos momentos fue cuando arremetió contra PP y Vox en Madrid de los que dijo "no están proponiendo libertad para todos, para todas, para todes". Segundos después, volvía a la carga con esta frase: "Os pido a todos, a todas a todes que el día 4 de mayo no se quede un solo voto en casa". Y lo repitió instantes después: "los derechos fundamentales de todos, todas y todes".

Pero no solo utilizó el término "todes", también lo hizo con otra palabra aún más complicada: "escuchades". Fue cuando se dirigió a los allí presentes para decirles: "Levantad la voz quienes os ha costado tanto ser escuchados, escuchadas, escuchades".

Y fue más allá llegando a utilizar términos como "hijes" o "niñes" en dos momentos de su discurso cuando se preguntó que "quien lo desee puede llevar a su hijo, a su hija, a su hije a una terapia de conversión" o cuando habló de los centros educativos en los que hay "un niño, una niña o un niñe que está sufriendo".

La Real Academia de la Lengua Española se ha pronunciado en diversas ocasiones sobre esta polémica y siempre para decir lo mismo: "El uso de la letra ‘e’ como supuesta marca de género es ajeno al sistema morfológico del español, además de ser innecesario, pues el masculino gramatical funciona como término inclusivo en referencia a colectivos mixtos, o en contextos genéricos o inespecíficos".

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia