Menú
EDITORIAL

Feijóo debe romper con la UPN que aplaude la expulsión de la Guardia Civil

Que UPN aplauda las nefastas maniobras de Sánchez y sus socios en Navarra debería suponer la ruptura inmediata del PP con esa formación extraviada.

La Unión del Pueblo Navarro (UPN) se ha sumado a una declaración conjunta de los filoetarras de Bildu y los separatistas del PSOE navarro que se jacta de la expulsión de la Guardia Civil de la Comunidad Foral de Navarra. Se consuma de esta manera el abrupto giro de UPN en favor de las más hediondas y abyectas políticas de socialistas y bilduetarras en contra de España, de los derechos y libertades de los ciudadanos navarros y de la Guardia Civil. No es el primer caso de traición a su historia, a sus ideales y a sus muertos a manos de la ETA del partido conservador, referente del PP en la región.

La expulsión de la Guardia Civil de Navarra es la victoria de los mafiosos de Alsasua, del entramado "civil" de la banda terrorista y del peso político de sus portavoces políticos en el Gobierno. Y consecuencia del desmantelamiento del Estado de Derecho que el PSOE de Pedro Sánchez, el único socialismo que existe, con el concurso de los voceros del terror y los golpistas catalanes, una operación con múltiples aristas, desde la supresión del delito de sedición a la desaparición completa del Estado en las comunidades autónomas sometidas a los dictados nacionalistas.

Que UPN aplauda las nefastas maniobras de Sánchez y sus socios en Navarra debería suponer la ruptura inmediata del PP con esa formación extraviada y entregada a la destrucción de la cohesión nacional. De Navarra son dos diputados, Carlos García Adanero y Sergio Sayas, que fueron expulsados de UPN por votar en contra de la reforma laboral de Yolanda Díaz. Ambos representan a ese sector de la población navarra que tiene memoria auténtica, que recuerda la entrega, el sacrificio y el coraje de la Guardia Civil en la lucha contra los terroristas, que vivió durante décadas bajo el yugo de la ETA y que nunca se rindió a pesar de la insoportable presión de las extensiones políticas de la banda; gente que recuerda los años de plomo, de bombas lapa y de señalamientos y que no está dispuesta a dejarse aplastar por los herederos y mensajeros de los terroristas

La claudicación de la UPN de los cobardes y los vendidos es un aviso, otro más, de los avances en la implantación del régimen separatista de Sánchez, Otegi y Junqueras. Se consuma una nueva aberración que el PP no debería pasar, como siempre, por alto. Urge una reacción contundente del presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, algo más que las tibias censuras contra la destrucción de la democracia en España que se estilan en la formación popular para no enfadar demasiado a los elementos del Gobierno socialcomunista y sus valedores.

Es imperativo que el PP anuncie la cancelación de sus compromisos electorales con la UPN que abre los brazos a quienes blanquean la historia criminal de ETA y sus pregoneros en favor de una lista que defienda a los navarros y al resto de los españoles, que se oponga al desmantelamiento del Estado en Navarra, operación encarnada en la expulsión de la Guardia Civil. Cualquier otra cosa sería comulgar con las ruedas de molino del hacha y la serpiente, el puño y la rosa y la hoz y el martillo. Está en juego el futuro en libertad e igualdad de los españoles.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios