Menú
EDITORIAL

La parálisis de Sánchez ante las incesantes excarcelaciones de violadores

Cada día que pasa se producen nuevas violaciones cuyos autores se beneficiarán de la Ley Montero mientras no sea de una vez por todas derogada.

Los delincuentes sexuales beneficiados por la nefasta Ley del "sólo sí es sí" de la ministra Irene Montero ya rozan el millar, incluidos los 103 violadores que han tenido que ser excarcelados, según los últimos datos que ha recopilado el Consejo General del Poder Judicial. Aunque es de agradecer que el Órgano de Gobierno de los Jueces haya hecho públicas unas estadísticas que el Ejecutivo de Sánchez preferiría mantener ocultas, hay que advertir que estos datos se quedan cortos. Y esto es así no sólo porque todavía faltan por contabilizar los datos de las Audiencias de Guizpúzcoa, Granada, Sevilla y Teruel, así como los datos de revisiones de los Tribunales Superiores de Justicia de Andalucía, Canarias, Castilla y León y País Vasco. Estos datos se quedan cortos, además, porque se limitan a contabilizar las revisiones de condenas y no las nuevas sentencias sobre agresiones sexuales producidas y enjuiciadas después de la entrada en vigor de ese bodrio jurídico que beneficia, o no castiga tan severamente, dichos delitos.

Aunque no dispongamos de estadísticas del número de delitos contra la libertad sexual que se han producido desde la entrada en vigor el 7 de octubre del año pasado de la ley Montero, el año pasado se contabilizaron 17.389 agresiones sexuales, lo que vendría a equivaler a más de 45 violaciones diarias. Los autores, por tanto, de esas miles de violaciones que se han producido desde el 7 de octubre directamente se verán beneficiados por la ley Montero, como sucederá con los autores de las violaciones que se produzcan desde hoy hasta el día que el Gobierno de Sánchez tenga a bien derogar de una vez por todas este dislate legislativo.

A este respecto, se supone que el Gobierno de Sánchez, aunque de forma muy tardía, había terminado por reconocer el bodrio jurídico impulsada por la ministra de Igual da. De hecho, el pasado 7 de marzo el Congreso aprobaba la admisión a trámite de la reforma de ese dislate jurídico en una sesión en la que socialistas y sus socios de extrema izquierda escenificaron un enfrentamiento sin precedentes. Pero hace más de un mes de eso. ¿A qué espera Sánchez para rematar la derogación que él encubre como reforma? Cada día que pasa se producen nuevas violaciones cuyos autores se seguirán beneficiando de la Ley Montero mientras no sea reformada o derogada. A este respecto resulta surrealista que el Tribunal Supremo haya tenido que fijar un pleno para los próximos 6 y 7 de junio para fijar doctrina sobre la aplicación de una ley que a esas fechas, dada la parálisis del gobierno, todavía seguirá en vigor.

Entiéndasenos bien. La derogación de la ley Montero no podrá impedir revisiones a la baja de condenas por violación que el CGPJ cree que alcanzarán las 4.000. Pero no hay que perder de vista las sentencias por las nuevas violaciones que se producen en el tiempo de demora de la reforma de esta ley.

Mucho nos tememos, sin embargo, que Sánchez siga sin tener ojos para otra cosa que no sea aquello en lo que siempre ha estado interesado, tanto cuando respaldó este bodrio como cuando se arrepintió del mismo: sostenerse, como sea, en la poltrona.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso