Menú
EDITORIAL

La falsa moral socialista con el terrorismo y Bildu

¿Quién se puede creer a estas alturas los lamentos del PSOE? Bildu es un socio del Gobierno y las opiniones de sus dirigentes sobre la ETA eran las mismas y conocidas.

La portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, no está especialmente dotada para la comunicación. Ni resulta creíble ni consigue disipar la duda de si comprende lo que dice. Por eso resulta útil para trasladar con la boca pequeña y el menor efecto posible los mensajes que puedan incomodar a los socios de Pedro Sánchez. De ese tenor inconsistente y plomizo ha sido la reacción de Alegría a las declaraciones de Pello Otxandiano sobre ETA y la violencia en el País Vasco.

De los asesinos terroristas y sus voceros nada se puede esperar. Rehabilitados políticamente por el PSOE, su percepción del pasado cuadra perfectamente con la excarcelación de terroristas en un proceso imposible sin las bendiciones del Gobierno de Sánchez. Y sí, creen que la ETA no fue una banda terrorista sino un "grupo armado". Así es como les trata además el Gobierno, como un "grupo armado" y no como una banda de criminales con representación política.

Que la señora Alegría se manifieste compungida no es más que un ejemplo de cinismo, que es lo que seguramente le otorga plena capacidad para el cargo de portavoz a ojos de Pedro Sánchez. Es tal la inmoralidad de Alegría que cualquiera diría que el PSOE es el mismo partido que le regaló la alcaldía de Pamplona a los que sostienen que los asesinos son unos "gudaris" que se merecen cada homenaje que se les rinda en sus pueblos por todos y cada uno de sus asesinatos.

Las reacciones de Pilar Alegría y del candidato socialista Andueza parecen poca cosa frente a certificados de pureza democrática como los otorgados por Óscar Puente a Bildu, partido al que definió como "partido progresista democrático" para justificar la cacicada de Pamplona. ¿Quién se puede creer a estas alturas los lamentos del PSOE? Bildu es un socio del Gobierno y las opiniones de sus dirigentes sobre la ETA eran las mismas y conocidas. Otxandiano no ha dicho nada que no hayan manifestado muchas veces Otegi y otros dirigentes proetarras con los que el Gobierno mantiene fluidas y excelentes relaciones.

Llamar "cobarde" e "inmoral" a Otxandiano como ha hecho Andueza es colocarse frente al espejo. Y nadie puede descartar que de esta pugna electoralista surja un pacto de gobierno. El PSOE ni ha renunciado ni renunciará a pactar con quienes han justificado la violencia terrorista y reescriben la historia como si ETA hubiera sido fruto de una provocación.

Temas

En España

    0
    comentarios