Menú
Cristina Losada

Si el procés ha acabado, ¿qué se negocia en Suiza?

Un acuerdo que está en la lógica del procés y se propone dar solución a las demandas del procés tiene que decaer cuando el procés pasa a mejor vida.

Un acuerdo que está en la lógica del procés y se propone dar solución a las demandas del procés tiene que decaer cuando el procés pasa a mejor vida.
El fugado Carles Puigdemont. | GLÒRIA SÁNCHEZ - EUROPA PRESS

Tengo entendido que los socialistas dan por terminado el procés y que su final lo ponen el 12 de mayo a eso de las once y pico de la noche. También es interesante dónde ponen el principio, pero creo que no lo saben con la misma precisión de fecha y hora. Quién fue el causante lo tienen mucho más claro y siempre lo dicen: fue el PP al presentar recurso contra el Estatuto y fue un Gobierno del PP por todo lo que no hizo y también por lo que hizo. Los independentistas se volvieron tarumbas por culpa del PP y por su culpa hubo tantos independentistas fuera de sí en Cataluña. Con este tipo de premisa, la secuencia era de cajón: el procés tenía que desaparecer con el cambio de siglas. Bastaba que el PSOE sustituyera al PP en el manejo del timón.

Puestos a datar, el final del desafío separatista fue en octubre del 2017, cuando se impidió su referéndum ilegal con una orden judicial y la fuerza debida, y se suspendió la autonomía catalana con el voto a favor del PSOE. A partir de aquel momento, con algunos altibajos, fue fraguando una desmovilización del independentismo, que no es ajena a la frustración de las altas expectativas de éxito que atesoraba su tropa de a pie. A la gente que fue a celebrar la proclamación de la república catalana de los ocho segundos y se fue a casa después, sólo la puedes tener en la calle y en tensión durante un tiempo. Pero los socialistas no quieren saber nada del proceso real del procés. Al contrario, quieren proclamar que ha acabado ahora, gracias al buen resultado electoral del PSC. Y lo quieren hacer así porque necesitan legitimar una ley de amnistía confeccionada para obtener los votos de Puigdemont.

Claro que si el procés ha acabado ahora, el independentismo ya no tiene la mayoría y no va a gobernar, hay cosas que han dejado de tener sentido. El acuerdo que firmó el PSOE con Junts, aquel papel donde los socialistas suscribían de pe a pa el lacrimoso victimismo separatista, ya no tiene sentido. Un acuerdo que está en la lógica del procés y se propone dar solución a las demandas del procés tiene que decaer cuando el procés pasa a mejor vida. Además están las reuniones más o menos secretas en Suiza donde un enviado de Sánchez negocia con Puigdemont el estatus político de Cataluña. ¡Que vaya también Salvador Illa a Zúrich! Si es presidente, no puede quedar al margen. Con todo, va a ser un poco raro que en Barcelona el partido del prófugo esté en la oposición, mientras alguien del PSOE decide con él, a orillas de un lago suizo, si se organiza un referéndum de autodeterminación o se hace constitucional lo inconstitucional del Estatuto de 2006.

El acuerdo del PSOE con Junts y sus reuniones en Suiza son incongruentes con la nueva situación que los socialistas proclaman que existe. Lo mejor que pueden hacer con aquel pedazo de papel, que da vergüenza leer, es romperlo.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro