Menú
Pablo Molina

Más sanchistas que Pedro

Aunque conoce a los profesionales de la televisión pública y sus expresiones de afecto político, ni siquiera él esperaba encontrar a unos entrevistadores tan sanchistas.

Aunque conoce a los profesionales de la televisión pública y sus expresiones de afecto político, ni siquiera él esperaba encontrar a unos entrevistadores tan sanchistas.
Silvia Intxaurrondo. | Europa Press

La entrevista al presidente del Gobierno en la televisión de todos (los izquierdistas) que ayer le realizaron dos periodistas de la casa, Marc Sala y Silvia Intxaurrondo, no ha sido convenientemente ponderada en la mayoría de medios de comunicación. Sánchez dijo cosas de mucha enjundia a pesar del rato incómodo que pasó durante la interviú porque, aunque conoce a los profesionales de la televisión pública y sus expresiones de afecto político, ni siquiera él esperaba encontrar a unos entrevistadores tan sanchistas. El propio presidente, haciendo gala de un pudor en él desconocido, rebajaba en ocasiones el nivel lacayuno de las preguntas para darles un giro un poquito más punzante, porque tanto sanchismo estaba convirtiendo la entrevista en un show estomagante, que es lo peor que puede ocurrir en televisión.

El presidente del Gobierno está dispuesto a acabar con el libertinaje actual de los medios de comunicación y la actividad instructora de los jueces incómodos. Con esos dos objetivos en mente, Sánchez anunció un paquete de medidas destinadas a que solo se pueda criticar lo que el Gobierno considere oportuno y una operación parlamentaria para que la composición del Consejo General del Poder Judicial obedezca al canon progresista imperante en estos momentos.

Su reforma de la Justicia la resumió con una frase brutal: "Todos los poderes emanan de la soberanía nacional, que reside en el Congreso", una salvajada totalitaria que ni siquiera disimuló incluyendo también al Senado en la operación, pero es que la cámara territorial cuenta con mayoría absoluta de "la internacional ultraderechista de tres hidras", otro hallazgo sanchista que, a partir de hoy, se incluirá como coletilla necesaria en las intervenciones de los tertulianos progresistas más acrisolados. Los dos periodistas están a favor de ambas iniciativas porque no indagaron al respecto, cosa que cualquier autor de podcast hubiera hecho en el acto dada la trascendencia del asunto. A Silvia y Marc, en cambio, solo les faltó celebrar las iniciativas anunciadas por el presidente aplaudiendo como María Jesús Montero.

Sobre los negocios de Begoña o los de mienmano ni una palabra, claro, porque RTVE se niega a participar en la internacional del fango promovida por la ultraderechuza. Las preguntas incómodas y los interrogatorios maleducados, para Núñez Feijóo, que no tardará en comparecer en el mismo plató encantado de ser vapuleado por estos dos grandes profesionales.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso