Menú

Madrid

EDITORIAL

Ayuso, Sánchez y el castigo a Madrid por abrazar la libertad

Sánchez se va a desvivir por seguir maltratando a Madrid, que de forma tan clamorosa ha dado y sigue dando la espalda al socialismo en aras de la libertad.

EDITORIAL
0

Hace bien Isabel Díaz Ayuso en no perder un minuto en la ejecución de su plan para acometer nuevas bajadas de impuestos, una mayor reducción de las trabas administrativas y el adelgazamiento del Gobierno madrileño, tal y como se ha comprometido este miércoles ante la audiencia de esRadio. Esa premura es necesaria no sólo porque únicamente cuenta con dos años antes de tener que llamar de nuevo a las urnas ni porque cuanto antes se haga lo conveniente, mejor, sino porque Pedro Sánchez no va a dejar de sabotear todo aquello que sirva para que Madrid pueda seguir siendo un faro de libertad y prosperidad, la gran alternativa a su régimen liberticida.

A este respecto, cabe recordar el infame plan de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para acabar con la autonomía fiscal de Madrid, o las palabras que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, pronunció al comentar los resultados del 4-M, con las que renovó el compromiso del Gobierno social-comunista de "impedir que el PP siga utilizando la Comunidad de Madrid como ariete contra otros territorios de España y contra el Gobierno de la nación", en clara y artera referencia al relativo alivio fiscal de que disfrutan los madrileños en comparación con los habitantes de otros regiones.

Si pretende seguir bajando los impuestos, Ayuso deberá acometer una reducción del gasto autonómico más ambiciosa que la que se deriva de la disminución de consejerías de 13 a 10. Pero esta política de austeridad no es un "ariete" dirigido contra otros territorios sino, por el contrario, un ejemplo para otros mandatarios autonómicos, que tienen la misma autonomía fiscal pero que, a diferencia de Ayuso, no la utilizan para apretarse el cinturón sino para apretárselo al contribuyente.

Así las cosas, Ayuso no sólo deberá ser rápida y ambiciosa a la hora de ejecutar sus promesas electorales, sino mostrarse absolutamente dispuesta a recurrir a los tribunales cada vez que considere que el Gobierno central invade sus competencias para tratar de frustrar su alternativa liberal, que tan mayoritariamente han refrendado los madrileños. Si someter la política al Estado de Derecho es "judicializar la política", Ayuso deberá llevar a gala ese recurrente sambenito que suelen poner quienes se piensan que pueden estar por encima de la Ley por el hecho de dedicarse a la política.

Lo que es seguro es que Sánchez se va a desvivir por seguir maltratando a Madrid, que de forma tan clamorosa ha dado y sigue dando la espalda al socialismo en aras de la libertad. Y Ayuso deberá defender su alternativa liberal no sólo en el ámbito del discurso político sino en el judicial, por el bien de Madrid y del de toda España.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot