Menú
José García Domínguez

Venezuela: la kakistocracia de los milicos

Desengáñese nuestra bendita progresía local. El del chándal no es más que un pobre bufón: mandan los milicos.

José García Domínguez
0
Desengáñese nuestra bendita progresía local. El del chándal no es más que un pobre bufón: mandan los milicos.
Nicolás Maduro y Diosdado Cabello | EFE

Decía Polibio, el historiador griego, que la monarquía degenera en tiranía; la aristocracia, en oligarquía de los privilegiados, y la república, en griterío de demagogos. Él propugnaba un híbrido sincrético con lo mejor de los tres regímenes. Pero nunca se le pasó por la cabeza que también podían refundirse agrupando lo más rastrero de cada uno de ellos. He ahí, sin ir más lejos, la kakistocracia venezolana, combinación a partes iguales de oligarquía, tiranía y demagogia. En el fondo, la clásica dictadura cuartelera de los milicos sudamericanos, ahora maquillada con la verborrea iconoclasta de un charlatán de taberna embutido en un chándal de las rebajas del Caprabo. Más allá de la pirotecnia retórica y de la insufrible verborrea huera, lo de siempre: corrupción, ineficiencia y espadones. Sobre todo, espadones. Muchos espadones. Espadones en cada esquina. ¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de su propio banco comercial? En la Venezuela del Banco de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas. ¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de su propia empresa de explotaciones agrícolas? En la Venezuela de la Empresa Agropecuaria de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas.

¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de su propia empresa de transportes? En la Venezuela de la Empresa Militar de Transportes, S.A. ¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de su propia compañía de telecomunicaciones? En la Venezuela de la Empresa de Sistemas de Comunicaciones de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas. ¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de su propia cadena de televisión comercial? En la Venezuela de la Televisión de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas. ¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de su propio fondo de inversión en valores de renta fija y variable? En la Venezuela del Fondo de Inversión Negro Primero, S. A. ¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de su propio grupo de empresas inmobiliarias? En la Venezuela de la Empresa Constructora de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas.

¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de una planta embotelladora de agua mineral? En la Venezuela de Agua Tiuna. ¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de una cantera de piedra? En la Venezuela de la Cantera Cordón de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas. ¿En qué país del mundo los militares poseen, gestionan y disfrutan de los beneficios de su propia compañía de extracción y refinado de petróleo, amén de comercialización de gas? En la Venezuela de la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petroleras y de Gas. Y luego está el poder político directo, sin maquillajes, afeites cosméticos ni disimulos. Los militares dirigen la tercera parte de los ministerios, huelga decir que los más importantes, del Gobierno. Pero es que además administran sin necesidad de recurrir a intermediarios prácticamente la mitad de los 23 estados en que está dividido el país. Nadie se extrañe, pues, de que en Venezuela haya ahora mismo, entre activos y reservistas, más de 4.000 generales en la plantilla del Ejército. Ni en China hay tantos. Desengáñese nuestra bendita progresía local. El del chándal no es más que un pobre bufón: mandan los milicos.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot