Menú

Ya estamos aquí

0

Recién llegados de EEUU y con un ligero yetlag ya podemos decir que estamos aquí. Para todos aquellos que no lo sepan les diré que acabamos de regresar de un periplo de más de quince días que nos ha llevado a Los Ángeles, Las Vegas y aledaños. La excusa: celebrar la luna de miel que no pudimos llevar a cabo en su momento debido a nuestros infinitos compromisos laborales. A su vez les informaré que ha sido registrada por las cámaras de MTV. Y es que ese es el leitmotiv de la segunda temporada de ALASKA Y MARIO.

Me lo he pasado realmente bien en la grabación de este-nuestro programa. No te mentiré si te digo que he estado un poco más tenso que en la primera edición, aunque eso ya sé que lo has advertido y sufrido en tus propias carnes. Y es que no tengo el control que tienes tú de todo. Las expectativas de terceros me ponen muy nervioso. Y en esta ocasión, debido al sorprendente (para nosotros) éxito de la primera temporada, son altas; muy altas.

En el fondo soy muy naïf y hago las cosas sin pretensión, pero cuando observo y siento las inquietudes de otros sobre mi o sobre lo que voy a hacer, a veces me vuelvo un poco loquito rozando el paroxismo.

Dicho esto, que no había tenido tiempo de decírtelo, y con la perspectiva que da el tiempo aunque sea a muy corto plazo (llevamos rodando el programa un mes y medio), sí pudo declarar que estoy contento. Gracias a la MTV y la productora El Terrat hemos vuelto a protagonizar un buen programa. Así lo siento sin haber visionado nada del material grabado porque como bien sabes nosotros no supervisamos nada y los programas lo vemos el mismo día que los ve el resto de las personas en sus casas Por cierto el estreno es el próximo domingo a las 22:00 hras en MTV.

También es verdad que no me acuerdo de todo lo que hemos rodado porque como ya me he acostumbrado a anotar todo lo que hago en el día si no lo escribo no existe y en esta ocasión no he tenido tiempo de hacerlo así que determinadas situaciones, anécdotas o actos los “reviviré” cuando los vea a través de la pantalla.

La excusa del programa, la luna de miel, se ha visto “compartida” junto a las Nancys y Topacio. Todos ellos son merecedores de su propio reality (¿para cuándo un spin off?. Me lo he pasado en grande, a pesar de la convivencia y de lo difícil que es conseguir allá todos los permisos de grabación. Aún así estoy satisfecho 100%.

Las fotos promocionales (aquí te dejo un par) que nos hizo nuestro amigo Gorka Postigo son la mejor carta de presentación así como el trailer de promoción (http://www.mtv.es/videos/alaska-y-mario-segunda-temporada-744783/) que ha superado al anterior. Nos pasamos más de 17 horas para grabarlo, a las afueras de Madrid, y ha quedado en una mini película de 45 segundos (así es la publicidad y el cine), pero está muy bien y tu momento Yackie Kennedy es lo más de lo más.

También volvimos a contar con el mismo equipo humano de la primera temporada (Rosa, Rubén, Tatiana, Diana) y aunque hubo bajas como la de Marc y Andreu nos ha traído a nuevos descubrimientos como son David y Pato. Ellos , los pobres han sufrido mis ataques de histerismo, aunque ya les avisé que estoy loco y soy nervioso e imprudente por naturaleza. Aunque al minuto esté pidiendo perdón.

¿Te puedes creer que los echo de menos?

En fin, y aunque no quiero reiterarme más, quiero que sepas que estoy feliz. Feliz porque refleja lo que somos nosotros; feliz porque es un programa sin trampa ni cartón y donde nos mostramos tal como somos: tú con tu prudencia, tu contención, tu vena controladora; yo con mi dislexia, mi ignorancia en determinados temas y mis genialidades en otros (para que voy a mentir). Y sobre todo porque pone de manifiesto lo bien que estamos juntos, aunque en ocasiones discutamos y tú me saques de quicio y tú quieras matarme a mi. Y es que en el fondo somos un matrimonio de lo más convencional.

Te queiri.

MARITO.

Vamos a usar este espacio para comunicarnos, dejarnos recados, enseñarnos las fotos y noticias que descubrimos... para contarnos todas esas cosas que no nos da tiempo a comentar en el día a día. Esto es, en definitiva, un blog cerrado al que sólo tenemos acceso nosotros dos, una extensión de nuestra vida

Herramientas