Menú

Lobito de Mar destapa el tarro de sus esencias para gozar estas Navidades

Desde el año 2019 puedes disfrutar en Madrid de un trocito de la costa malagueña en Lobito de Mar, de Dani García.

Desde el año 2019 puedes disfrutar en Madrid de un trocito de la costa malagueña en Lobito de Mar, de Dani García.
Lobito de Mar diseña tres menús para disfrutar estas Navidades de este "bar resalao" de Dani García

El espíritu marinero que forma el eje de este "bar resalao" invade todo Lobito de Mar y te lleva de viaje a la Costa del Sol desde la gastronómica calle de Jorge Juan de Madrid en este restaurante que es una evolución del original de Marbella.

Como no podía ser de otra forma, la propuesta de Dani García en este chiringuito sin playa está centrada en el producto que viene del mar con los platos típicos de la cocina tradicional andaluza y que el chef conoció desde su infancia, con su recuerdo de platos e ingredientes.

lobito-de-mar-madrid-sala.jpeg
Salón inferior de Lobito de Mar

Lobito de Mar ya lo tiene todo preparado para estas Navidades y por eso ha confeccionado tres menús diferentes para todos los gustos aunque sólo son válidos para reservas de 8 o más personas. Estos son el Menú Estrella de Mar, a 55€ por persona, el Menú Estrella de Oriente, a 65€ y el Menú Estrella de Occidente, a 75€.

lobito-de-mar-gunkan-niguiri.jpg
Gunkan de ventresca y niguiri de akami marinado

Y a partir de aquí os voy a hablar de algunos de las maravillas que están incluidas en esas cartas y que tuvimos la oportunidad de probar y de otras cosas del menú clásico del restaurante más "resalao" de la capital. En cada menú está incluido el servicio de pan y el aperitivo, nosotros comenzamos con un delicioso sherry & tonic (9€) y el clásico y maravilloso gazpacho (8€) de Dani García para continuar con un pequeño guiño a Kemuri, la izakaya –típico restaurante japonés– que el chef ha montado en Marbella, con un espectacular gunkan de ventresca (8€, 2 piezas) y un niguiri de akami marinado (8€, 2 piezas).

El menú ha ido acompañado de sorprendentes vinos que maridan de forma brillante. Empezamos con un espectacular Palo Cortado Cruz Vieja de las Bodegas Faustino González.

Investigación y sabor

La incorporación de pescados reposados y embutidos marinos, dispuestos en la sala y colgados en cámaras a la vista del cliente, revoluciona la oferta del nuevo local. Esta propuesta nace de técnicas aprendidas en Australia, donde el chef conoció todo sobre el aprovechamiento y las técnicas de conservación que allí se utilizan. El fin, conseguir sabores y texturas que mejoran la pieza del pescado y ofrecen al cliente un nuevo producto.

lobito-de-mar-charcuteria-marina.jpg
Tabla de charcutería casera

De ahí probamos una brutal tabla de charcutería marina casera (29€), que el equipo de Dani García aprendió a perfeccionar en la casa del chef Ángel León. Y constaba de chorizo, butifarra, mortadela y sobrasada hechos con lubina pero que la técnica empleada hace que sepan prácticamente igual que sus hermanas carnívoras pero con un fondo muy sutil de pescado. Una auténtica maravilla que gustó a todos los que nos reunimos ese día a la mesa.

Otra locura llega a la mesa con la quisquilla de Málaga y mayonesa AOVE (38€), pescadas esa misma mañana y presentada con sus huevas puestas encima, para untar la cola en la mayonesa y metértela en la boca para gozar con todo su increíble sabor y una textura de la cola que es pura mantequilla. Lo mismo ocurre con la maravilla de carpaccio de carabineros con queso Payoyo, acompañado con piñones, manzana y un ligero toque de mostaza y miel. Continuamos deleitándonos con un increíble vino de Jeréz sin fortificar UBE de ubérrima de Bodegas Cota 45.

lobito-de-mar-quisquillas-h.jpg
Quisquillas de Málaga y mayonesa de AOVE

Y ahora que están tan de moda, en Lobito de Mar disfrutamos con un buenísimo brioche de tartar de gamba roja, crema agria y caviar, un suculento bocado que combina perfectamente el dulce del brioche con el sabor yodado de la gamba roja y el caviar.

El arte del atún

Y como no podría ser de otra forma en todo restaurante con sabor a mar que se precie, aqúi tiene un papel muy destacado el atún, que Dani García lo trata con mimo y profesionalidad para sacar los mejores cortes y elaboraciones de un túnido que se recoge a diario en las costas andaluzas.

lobito-de-mar-chuleton-atun.jpg
Carpaccio de chuletón de atún

En los tres menús de Navidad va a estar presente y en alguno estará el espectacular chuletón de carpaccion de atún (24€), una finísima lámina de atún en el que se pueden degustar tres partes del mismo: descargamento, tarantelo y ventresca. Así, permite saborear en un único corte las principales texturas y sabores del afamado atún rojo.

También probamos un riquísimo morrillo de atún, que lo sirven con una hoja de lechuga y cebolla cruda para que te lo prepares a modo de saam y que puedes complementarlo con una rica salsa picante de Dani García elaborado por Salsas Sierra Nevada.

También hubo hueco para los tintos como un buen vino de la Rioja Alavesa de Bodegas y Viñedos Artadi. Y el buen hacer del chef marbellí lo comprobamos también con un espectacular arroz seco al sarmiento de pollo Coquelet (23€ p.p.), maravilloso y con un espectacular sabor del pollo. En la parte del postre, otro que no falla, la tarta de queso fresco (8€), acompañado con una sidra vasca de Malus Mama de Iñaki Otegi que llega directo de Astigarraga.

lobito-de-mar-arroz-pollo-coquelet-16-9.jpg
Arroz con pollo Coquelet

Lobito de Mar es el restaurante idóneo para los enamorados del pescado y del marisco, pero también de los arroces y del maravilloso atún, del que Dani García es un gran conocedor y desarrolla numerosos platos con el túnido. Perfecto para comidas de trabajo, para reuniones con amigos y familiares y, como no, para sorprender a tu pareja con un ticket medio en sala de 45-70€ y en barra de 20-40€.

Una decoración marinera

El diseño e interiorismo de este majestuoso local esta firmado por Oscar Engroba que ha conseguido, a través de tonalidades agua, neones y detalles marineros, traer el espíritu de la costa a Madrid, sin perder el estilo resalao, andaluz y marinero que caracteriza a Lobito de Mar. Este nuevo espacio creado por el estudio de diseño Astet nos acerca esta experiencia del mar, de sus colores y texturas, entrelazándose a la perfección con los platos del chef Dani García.

lobito-de-mar-madrid-terraza.jpeg
La terraza de Lobito de Mar

Los espacios se separan en dos zonas diferenciadas, pero siempre conectadas y vinculados con el mar. El bar "resalao" se compone de diferentes guiños a la lonja en la que el marisco toma gran relevancia en su vitrina y da paso a una sala contigua que es la del "astillero", donde las maderas de nogal, el blanco y las cuerdas crean una paleta serena y más cálida para disfrutar de grandes momentos gastronómicos. El espíritu marinero de Lobito de Mar continúa bajando una escalera recubierta en arena, que comunica con la planta inferior. El local dispone de dos reservados.

Por último, como el mar cambia del día a la noche, Lobito de Mar Madrid, también lo hace, tiñéndose de rojo luminoso a través de neones escondidos, que emergen al llegar la noche.

Más sugerencias en mi Instagram.

Temas

En Chic

    0
    comentarios