Menú

El flanco vulnerable

A juicio de Duran Lleida, Esquerra "no tiene ni puta idea de gobernar".

Eduardo Goligorsky
17

La mayoría de los ejércitos guardan en sus archivos secretos las hipótesis de guerra que sus estrategas elaboran, periódica y preventivamente, para el caso de que estallen conflictos con otros países: de límites, si son vecinos, o por antagonismos económicos o políticos, si son lejanos. Hoy, sin embargo, está descartada la posibilidad de choques bélicos entre las naciones civilizadas de Occidente. Son estas, precisamente, las que pueden convertirse en víctimas de otras hipótesis de guerra, mucho más reales y amenazadoras que las felizmente archivadas: son las que figuran en los manuales de las sectas terroristas que fermentan en nuestro entorno y ya están enquistadas en nuestro territorio.

Embestida de los bárbaros

Los yihadistas también tienen sus estrategas, que buscan el flanco vulnerable de los infieles, y hay razones para pensar que lo han encontrado en Cataluña. Vivimos en una comunidad inmersa en un proceso de descomposición, fragmentación e insumisión alimentado por el mismo Gobierno autonómico, que debería garantizar la cohesión y el respeto a la ley. Las Fuerzas Armadas y los servicios de inteligencia españoles, de los que depende nuestra seguridad, son retratados como intrusos, mientras los imanes salafistas campan por sus respetos. Todo el aparato de propaganda de la Generalitat, al que se suman sus apéndices mediáticos subvencionados, están consagrados a amputarnos de España y, por tanto, de la Unión Europea y la OTAN, lo que equivale a dejarnos desamparados ante la embestida de los bárbaros.

Pruebas al canto. El Centro de Historia Contemporánea de Cataluña, que depende del Departamento de Presidencia de la Generalitat, ha organizado para el 12, 13 y 14 de diciembre un simposio titulado "España contra Cataluña: una mirada histórica (1714-2014)", presentado por un náufrago del marxismo que ha optado por abrazarse al mástil del nacionalismo identitario. Mástil que, en otro espectáculo secesionista programado en el Born de Barcelona, medirá literalmente 1.714 centímetros para conmemorar la cifra de la fecha histórica. Un tinglado sectario, el del Born, que, advierte Valentí Puig (El País, 6/5), puede convertirse "en un reality show posmoderno a cargo del contribuyente". Allí habrá, según los organizadores (LV, 23/2), escenografías hiperrealistas y reproducciones en 3D, y en un audiovisual "ciudadanos anónimos (elegidos en un casting) representantes de 12 generaciones de catalanes de los últimos 300 años explicarán las consecuencias de la pérdida de las libertades nacionales".

El mejor postor

Todo les vale para abominar de España, aunque ello implique aumentar la desprotección de este flanco codiciado por quienes se sienten herederos de Al Ándalus. Si para consumar la ruptura con España deben pagar un precio, tampoco descartan, como veremos, la entente con los salafistas. Es cuestión de negociar con el mejor postor.

Empezaron por ofrecerse a los interlocutores más próximos. La presidenta de Òmnium, el apóstol Josep Ramoneda y unos eurodiputados serviciales de CiU, PSC e ICV-EUiA se trasladaron con sus bártulos al Instituto de Estudios Políticos de París para transmitir a los aborígenes la buena nueva del derecho a decidir de Cataluña (LV, 8/6). La delegada del Govern en París, Maryse Olivé, aseguró que una Cataluña independiente "muy probablemente podría entrar en la órbita de influencia francesa" y "sería políticamente sensible a las posiciones francesas en la UE". Reflexiona el corresponsal:

Empezar la empresa por París, cabeza de un Estado jacobino y centralista, se asemeja a la venta a domicilio a puerta fría, como pudo comprobarse en el coloquio. Sin cuestionar la legitimidad de las aspiraciones catalanas, algunos intervinientes subrayaron algunos problemas que la secesión de Catalunya podría suscitar. Así, el profesor de Derecho Guillaume Tusseau advirtió que el mismo "derecho a decidir" podría ser invocado igualmente después por aquella parte de los catalanes opuestos a la independencia para separarse a su vez.

¡Elemental, doctor Watson! Ni jacobinos, ni centralistas: cartesianos e ilustrados.

El dedo en la llaga

Llegamos, por fin, a los imanes salafistas que sacarán provecho de nuestro flanco vulnerable. Refirió Francesc de Carreras (LV, 8/6) que cuando le entregaron a Artur Mas la nueva camiseta del Barça con los colores de la bandera catalana, sobre la que está atravesada en letras muy visibles la propaganda de Qatar Airways, el presidente de la Generalitat dijo: "Que el Barça luzca los colores de la senyera nos ayudará a ser reconocidos, respetados y valorados en el mundo". Y acotó De Carreras:

El nombre de Qatar también contribuirá a ello. Supongo que sabe nuestro president que este minúsculo Estado es una dictadura donde impera la charia, que es exportadora de radicalismo islámico a las primaveras árabes y que en su territorio está la principal base de EEUU en la región del Golfo Pérsico.

Sólo discrepo de este breve recordatorio de Francesc de Carreras en lo que concierne a la base aérea de El Udeid, que está allí, como la de Rota en España, para defender a una civilización poco propensa a defenderse a sí misma, pero por lo demás me parece de una veracidad demoledora. La prueba de que puso el dedo en la llaga la encontramos en el panegírico de la dictadura qatarí que publicó Carles Vilarrubí, vicepresidente del Barça, convertido en agente de relaciones públicas de la satrapía cuya marca contamina la camiseta. Después de explicar algo tan obvio como que esta "esponsorización" (sic) representa ingresos importantes para el club, Vilarrubí escribe (LV, 16/6):

Es cierto que Qatar no es una democracia, pero se trata de un país en constante evolución y maduración política y social, como lo demuestra el hecho de que la gran y prestigiosa televisión del mundo árabe que ha inspirado las revueltas de la primavera árabe, Al Yazira, haya nacido y tenga la sede central en este pequeño Estado del Golfo Pérsico.

Y cierra su apología con una fetua contra el infiel De Carreras, que ha osado denunciar el amancebamiento publicitario del club y de la bandera de Cataluña con "una dictadura donde impera la charia, que es exportadora del radicalismo islámico a las primaveras árabes". Sentencian los talibanes por boca de Vilarrubia:

Si hay alguien a quien eso molesta, quizás es que tiene un problema con Catalunya y no con el FC Barcelona.

Pactar con el enemigo

Acusar a un intelectual insobornable de tener un problema con Cataluña porque denuncia la humillación de la comunidad, de su bandera y de uno de sus clubes emblemáticos, colocados a los pies de un emirato feudal anclado en instituciones teocráticas y tribales, equivale a pactar con el enemigo a cambio de una generosa esponsorización. Los elogios que Vilarrubia tributa al patrocinador ponen aun más en evidencia la matriz espuria y mercenaria de su argumentación.

El 8 de octubre del 2012 la revista Time dedicó un largo artículo a describir cómo los salafistas, armados y financiados por Qatar y Arabia Saudí, convierten los brotes de la primavera árabe en semilleros del terrorismo yihadista. Y reproduce la opinión del presidente de Túnez, Moncef Marzouki:

Nos encontramos ante un auténtico peligro, una amenaza. El salafismo es como un cáncer. Cuanto más esperamos, más difícil es curarlo.

Qatar fomenta el salafismo, y también presta ayuda a las franquicias de Al Qaeda que combaten en Siria. La misma revista Time abordó este tema (24/6/2013) con un título elocuente: "Al-Qaeda versus Hezbolá. Los grupos terroristas más temibles del mundo se enfrentan en Siria. Son malas noticias para todos". Y Qatar patrocina a Al Qaeda, como al Barça. Mientras Irán apoya a Hezbolá.

La qatarí Al Yazira tampoco sale indemne. Busco English Islam Times (9/6) en internet y leo:

Qatar inició la tarea de fomentar los conflictos sectarios y religiosos en el mundo árabe, convirtiendo a Al Yazira en la pantalla mediática de los grupos afiliados a Al Qaeda y a los movimientos salafista y wahabista, que luego expandió.

Qatar ya está implantado en el flanco vulnerable. Los salafistas también (LV, 15/5):

En Catalunya las tendencias más radicales representan una cuarta parte de las más de 200 comunidades islámicas registradas, un porcentaje superior a la media española, según estimaciones de los servicios de inteligencia.

"Ni puta idea de gobernar"

Las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los servicios de inteligencia, son parte de lo mucho que los secesionistas querrían que España se llevase de Cataluña. Su deseo coincide con el de los yihadistas ya implantados en el flanco vulnerable. Josep Antoni Duran Lleida acaba de descubrir (LV, 7/6) que la cofradía política y mediática secesionista está allanando el terreno a Esquerra, partido que, a su juicio, "no tiene ni puta idea de gobernar". No la tienen Esquerra ni quienes la acompañan en sus desmadres. Y entre todos –con CiU a la cabeza– convierten Cataluña en el flanco vulnerable de la Península, donde incluso podrán desembarcar los piratas somalíes, si se lo proponen, porque no habrá una flota española ni de la OTAN para impedirlo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation