Menú

Hace falta estar ciego para no verlo. O no tener vista, que viene siendo lo mismo.

José García Domínguez
0
Hace falta estar ciego para no verlo. O no tener vista, que viene siendo lo mismo.
Alejandro Fernández | David Alonso Rincón

Ante la muy clamorosa evidencia palmaria de que la coalición con Ciudadanos ha sido un fracaso en el País Vasco, amén de la no menos evidente y palmaria de que Feijóo acertó al quitarse de encima a aquella chica de los recados de Arrimadas que pretendió colarle Génova, el Partido Popular se apresta ahora a abundar en el error. Así, contra el criterio de los que ahí dentro conocen Cataluña por algo más que alguna visita guiada de fin de semana, verbigracia Alejandro Fernández, parece que el pacto para estrellarse juntos y revueltos en las domésticas del País Petit, que me juego un brazo a que serán el 1 de octubre, anda a estas horas ya más que cocinado. Y es que si de lo que se tratara fuese de absorber a Ciudadanos, empresa por lo demás muy pertinente, mejor hacerlo tirando de chequera, para saldar las deudas del barquito a la deriva, y de un catálogo generoso de puestos de trabajo institucionales, para que ninguna hipoteca bancaria a 30 años y tipo variable se interponga en el loable propósito moral de unificar a la derechita cobarde que dicen los otros.

Se ha hecho así toda la vida. O que les pregunten si no a González y al Guerra cómo lograron que se disolvieran en la nada el Partido Socialista Popular de Enrique Tierno, o la Euskadiko Ezkerra de Bandrés y Onaindia, entre otra docena y media de pigmeos que se reclamaban en su día del socialismo más o menos democrático. Pero andar mezclando siglas a lo tonto en los carteles regionales no lleva a ninguna parte. En Cataluña, y eso lo sabe hasta el gato, el electorado de Ciudadanos procede en gran medida de una disidencia sociológica del PSC escaldada de los dos tripartitos. PSC, aquel de los Maragall y epígonos, muy distinto al camaleónico de Iceta. He ahí la misma disidencia pródiga que ya comenzó a volver a la casa del padre en las generales y que se entregará a los socialistas, nadie lo dude, si ve a Ciudadanos maridado con el Partido Popular en Barcelona. Hace falta estar ciego para no verlo. O no tener vista, que viene siendo lo mismo.

En España

    0
    comentarios

    Servicios