Menú
José Manuel Puertas

¿Y por qué no un año más de Pau Gasol?

El nivel exhibido en el Barça por el pívot da pie a pensar que, más allá de los Juegos Olímpico, jugar un año más es perfectamente posible.

José Manuel Puertas
0
El nivel exhibido en el Barça por el pívot da pie a pensar que, más allá de los Juegos Olímpico, jugar un año más es perfectamente posible.
Gasol abraza a Jasikevicius en la celebración culé. | acb Photo / D. Grau

A finales de febrero, cuando Pau Gasol fichó por el Barça, el debate era evidente. Por mucho que su gigantesco legado ya fuera imborrable, era sensato hacerse preguntas sobre su rendimiento presente subiéndose a un tren en marcha a toda velocidad como aquel Barça que acababa de ganar con autoridad la Copa del Rey.

¿Cuántos casos se conocen de deportistas de elite que, tras dos años inactivos (y por lesión), hayan recuperado un notable nivel competitivo una vez cumplida la cuarta década de su vida? Desde luego, se cuentan con los dedos de dos manos. Y diría que en el baloncesto, no ha habido ninguno. Por eso era lógico que hubiera dudas en torno al rendimiento del que es, sin ambages, el mejor baloncestista español de todos los tiempos, pues además su lesión en el pie le ha costado la carrera a unos cuantos jugadores de su tamaño. Sin ir más lejos, me acuerdo de Yao Ming.

Las preguntas siguieron con los primeros partidos, en los albores del mes de abril. Pese a que el de Sant Boi destilaba clase por los cuatro costados, el impacto del retorno fue considerable. Su muñeca estaba a punto, pero sus piernas seguían lejos del mejor punto competitivo. Se estrenó ante el Bayern de Munich, y poco después jugo ante el Real Madrid en ACB, con una imagen icónica en la que se estrellaba ante Walter Tavares como un junior hace ante un senior.

Pero dos meses después, cualquier parecido con la realidad parece mera coincidencia. Los números de Gasol en Liga Endesa han sido notables: 10’4 puntos y 5 rebotes en 15 minutos por partido, con excelentes porcentajes. En Euroliga le costó arrancar más, pero acabó siendo importante para el Barça, por ejemplo en la semifinal ante el Armani Milano. Pero más allá de eso, por momentos ha ejercido de líder espiritual en la cancha, de referente ofensivo en momentos de atasco y ha aportado la capacidad de intimidación que su larguísimo físico le concede. Obviamente en este baloncesto en que los creadores exteriores son alfa y omega, sufrió en la final de la Euroliga ante el Efes y el vértigo de Micic y Larkin, pero ha demostrado estar bien físicamente y sobradamente capacitado para tener un papel más que digno en un equipo de primerísimo nivel.

Así que, tras dos años parado, y cuando es obvio que mantiene el hambre y el nivel competitivos. ¿Por qué no puede jugar un año más? Es obvio que se merece una despedida como los grandes de todos los pabellones españoles, con al menos algo de público, algo que, esperemos, sucederá de forma regular el próximo curso. Pero más allá del factor emocional, estos dos meses han servido para demostrar que su renovación en el Barça (no me planteo verle jugar en otro equipo) sería más que justa si hablamos simplemente de méritos deportivos. Así que no, no sería ningún regalo a modo de gira de despedida. Sería un valor añadido a una plantilla ya de por sí aspirante a ganar todo.

El palmarés de Pau Gasol asusta: tiene dos anillos de la NBA, tres ligas ACB, una Copa del Rey, un Mundial de selecciones, tres Eurobasket, dos platas y un bronce olímpicos. Ha jugado seis veces el ‘All-Star Weekend’, fue ‘Rookie del año’ y colecciona hasta cinco trofeos de MVP en varias competiciones de clubes y selecciones. Le faltan la Euroliga y el oro olímpico. Por este peleará una vez más en Tokio con España, por difícil que resulte la empresa. Por aquella, sería bonito que hubiera un último baile, mucho más cuando se hace evidente que el Barça entra ahora en un ciclo a priori ganador, tras su travesía por el desierto.

Está ante una oportunidad más que merecida. De que el baloncesto español le despida, sí. Pero, ante todo, de engrandecer aún más una leyenda que ya es eterna.

Pau, regálate un año más. Regálanos un año más.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot