Menú
Pablo Planas

Reírse de los muertos

Trece mil cincuenta y cinco muertos y novecientos mil parados oficialmente y la televisión pública se dedica a las chanzas, las bromas, los chistes y los gags sobre la tragedia.

Pablo Planas
0
Trece mil cincuenta y cinco muertos y novecientos mil parados oficialmente y la televisión pública se dedica a las chanzas, las bromas, los chistes y los gags sobre la tragedia.
Fotograma de 'Diarios de la cuarentena' | Imagen TV

Trece mil cincuenta y cinco muertos después, según el recuento del Gobierno, el Gobierno se acuerda de mostrar sus condolencias de manera oficial e individualizada por una de las víctimas del coronavirus. Semejante honor ha recaído en el ciudadano de origen sirio Riay Tatary Bakry, a la sazón presidente de la "Comisión Islámica de España". Tanto la vicepresidencia del gobierno de Carmen Calvo como el ministerio de Justicia de Juan Carlos Campo, que son los que se ocupan de los asuntos religiosos, se han apresurado a dar el pésame a la comunidad islámica a través de sus cuentas en las redes sociales.

La ágil y rápida respuesta contrasta con el silencio administrativo ante el resto de los muertos por la pandemia, con la ocultación de sus nombres, rostros y circunstancias. Muertos que sólo son números, curva o pico y que en el mejor de los casos son objeto de una somera cita de carril en los mensajes televisados de los políticos al mando, muertos a los que su familia ni siquiera puede acompañar en el momento del tránsito, muertos que por no tener no tienen ni funeral, muertos que molestan a un Gobierno cuyos miembros no están dispuestos a reconocer ningún error y mucho menos responsabilidad alguna.

Dicen estos señorines del Gobierno que están concentrados en salvar vidas. Así son de engreídos y así de lejos están de la realidad. Como si lucharan contra la enfermedad a los pies de las camas de los pacientes, ellos, que son incapaces de comprar mascarillas, guantes, batas y no digamos ya respiradores sin que les estafen. Menudo Gobierno. Si todo el tiempo que pasan sus miembros dando la brasa por televisión lo dedicaran a trabajar... Aunque bien pensado, mejor que no trabajen y sigan con sus comparecencias. Es tiempo que no molestan y entorpecen a quienes de verdad luchan a brazo partido en esta emergencia.

A este Gobierno sólo le preocupa su imagen, maquillar las cifras, escurrir el bulto y manipular a la ciudadanía con el abyecto concurso de las televisiones del régimen, en las que todo cuela. No hay más que ver la última iniciativa de TVE, una comedia, los Diarios de la cuarentena. "Risas garantizadas" según la propaganda del llamado ente público. Trece mil cincuenta y cinco muertos y novecientos mil parados oficialmente y la televisión pública se dedica a las chanzas, las bromas, los chistes y los gags sobre la tragedia. Qué gracia, oye. Las personas que están de luto y los desempleados seguro que no se lo pierden. Es todo lo que el Gobierno va a hacer por ellos, reírse a su costa y con su dinero.

En España

    0
    comentarios

    Servicios