Menú

Las galas musicales del pasado

0
Me pides que te hable del concierto de Marilyn Manson. Me gustó más que el último que vimos hace unos meses, pero infinitamente menos que los de las giras del “Mechanical Animals” o “The Golden Age of Grotesque”. Supongo que soy benévola, sinceramente, no me entusiasmó como en aquellas ocasiones. Pero yo siempre soy muy respetuosa con lo que los artistas quieren hacer en cada momento. Si a mí me gusta más una Marilyn del pasado, eso es problema mío, no de él, que tendrá que hacer lo que le dé la gana, aunque ahora parezca todo un poco deslucido.

Ver las fotos que me has dejado aquí de la grabación de la Gala de Navidad de Tele 5 me produce ciertas reflexiones. En un momento en que las únicas medidas contra la crisis que se le ocurren a la industria discográfica y los gobiernos pasan por la persecución de la piratería, conviene recordar que no hay ni un solo programa musical en la televisión. En la política de las cadenas privadas no me puedo meter, cada uno hace en su casa lo que cree que le conviene. Dicen que cualquier actuación musical, aunque sea de un artista de primera fila, ahuyenta a la audiencia. Qué quieres que te diga, no me lo creo del todo. Te recuerdo que hay que pagar derechos de autor y fonográficos y algo tendrá que ver esto con su renuencia.

Y en Televisión Española se ha dejado morir un género que siempre se realizó en la casa con esmero. Así que sí, habrá que agradecer a José Luis Moreno que se encargue de refrescarnos la memoria de cómo son las galas musicales de televisión.

A mediados de los ochenta Moreno dirigió el programa “Entre Amigos”, donde además de intervenir como ventrílocuo y humorista, daba cabida a todo tipo de géneros musicales. Lo mejor del programa es que sólo había dos camerinos, el de hombres y el de mujeres, y eso era la cumbre del bizarrismo. Nacho y Carlos siempre se enfadaban porque el elenco masculino era menos divertido, mientras yo compartía espejo con Lola Flores, Massiel o María Dolores Pradera. Te dejo una foto de Carmen Sevilla actuando en el programa, grabado en el escenario del Casino de Torrelodones, todo espejos biselados, como a ti te gusta.

Los programas de Nochevieja de los setenta eran increíbles,dirigidos por Valerio Lazarov, con el Ballet Zoom y todas las estrellas del momento entre efectos especiales pop-lisérgicos.

Antológica es la actuación de Sara Montiel cantando “Touch me” sobre un croma indescriptible.

Después llegaron “Martes y Trece” con sus empanadillas de Móstoles. Siempre me cuentas que cuando presentaron el video de “Thriller” en la nochevieja del 83 te dio mucho miedo. Ya ves, un video se presentaba como algo extraordinario (bueno, este video es más que eso), ese es el lugar que tenía la música en televisión. Esas galas de Fin de Año de mediados de los ochenta eran divertidísimas de hacer, porque no se grababan, se emitían en riguroso directo, así que te pasabas allí la noche con todas las estrellas. Recuerdo a Mari Trini, gran señora, que llevó botellas de champán francés y copas de cristal para brindar con todos y recibir 1985.

Quizá la última gala de nochevieja que todo el mundo recuerda es la del 88, con Sabrina Salerno y su anatomía elefantiásica desperdigada sobre el sujetador.

En las televisiones se quejan de las audiencias. Menos mal que tenemos Youtube para revisar la gran videoteca mundial. Eso, hasta que lo prohíban por pirata.

Y por cierto, ya se ha abierto el plazo de inscripción para representar a RTVE en Eurovisión. Espero que me vuelvan a llamar para presentar las galas, o la retransmisión, o lo que sea que me permita seguir vinculada al festival.

Vamos a usar este espacio para comunicarnos, dejarnos recados, enseñarnos las fotos y noticias que descubrimos... para contarnos todas esas cosas que no nos da tiempo a comentar en el día a día. Esto es, en definitiva, un blog cerrado al que sólo tenemos acceso nosotros dos, una extensión de nuestra vida

Herramientas