Menú

No Me Voy A Enterar

0

Faltan horas para que amanezca. Este martes se presenta hiperactivo, pero recién llegada de México, ando con el horario cambiado. Yo me acabo de despertar tras dormir la pastilla contra el miedo al avión, y tú andas dando vueltas a ver si consigues dormir algo antes de que llegue la hora de levantarse.

En cuanto escriba esto me ducharé y prepararé para el día : programa en EsRadio, ensayo de coreografía con los bailarines, ensayo final del repertorio, preparar la maleta, y a dormir, que mañana empezamos la nueva gira de Fangoria. Este año, en consonancia con nuestro último disco, la hemos llamado Operación Vodevil, en homenaje a esa trilogía sagrada del cine español, formada por Operación Bikini, Operación Cabaretera y Operación Mata-Hari.

Otra diosa sagrada del cine español es Sara, sí señor. Estoy totalmente de acuerdo con lo que escribiste en tu última entrada en este blog. Pero fíjate que a mí lo que me ha llamado la atención de la entrevista es una de las frases destacadas, que aquí te adjunto tal y como sale escaneada  de la página de la revista Sálvame : "Cada uno que me recuerde como quiera. Yo no me voy a enterar".

No es tanto la frase, sino la coincidencia con los pensamientos que me rondaban la semana pasada. Andaba yo cuestionándome el asunto de lo que queda de nosotros sobre este mundo cuando desaparecemos. Las muertes de personas cercanas nos han impulsado a intentar dejar por escrito nuestras últimas voluntades. Hemos hablado mucho sobre el tema con nuestros amigos, nos hemos enfadado cuando hemos asistido a la violación de los deseos del desaparecido, al expolio por parte de los herederos, al destrozo de su patrimonio material. Nos ha parecido importantísimo pensar a dónde van a ir a parar cada uno de nuestros objetos atesorados con mimo.

Pero de repente, me ha parecido que no tiene ninguna importancia, que no deja de ser un afán de trascendencia fútil. Porque nuestras cosas, al igual que nuestros pensamientos y recuerdos, sólo tienen sentido formando parte de nuestra vida.

Recuerda la pena que nos da cada vez que compramos en eBay un objeto (sobre todo las fotografías de un álbum personal), pensando que así contribuimos a que no se pierda el legado de alguien que alguna vez guardó esta pieza. Son trozos de la vida de otras personas, pero sueltos ya no tienen sentido. ¿Sabes qué parecemos? Esos replicantes que creó Philip K. Dick cuando escribió la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Eran androides que ante la falta de vivencias y recuerdos propios acumulaban los de los demás para crearse una vida.

Bueno, dicho esto, lo que te quiero explicar es que de repente no me parece tan fundamental blindar el futuro de nuestras pertenencias, romperme la cabeza con qué debo dejar a quién. Pienso que lo ideal sería que todo se subastara en eBay, para que lo compre quien quiera, amigos incluidos, si de verdad quieren algún recuerdo. Ya lo dice la gran Sara, yo no me voy a enterar.

Ya que estoy con la tanatología aplicada, te dejo imágenes de un par de tumbas que hemos visitado y honrado, como la de Divine o la de Jayne Mansfield. Y te dejo la imagen de la próxima que debemos cumplimentar, la de Joey Ramone.

Vamos a usar este espacio para comunicarnos, dejarnos recados, enseñarnos las fotos y noticias que descubrimos... para contarnos todas esas cosas que no nos da tiempo a comentar en el día a día. Esto es, en definitiva, un blog cerrado al que sólo tenemos acceso nosotros dos, una extensión de nuestra vida

Herramientas