Menú

Todos los indicios que acorralan a Begoña Gómez y que explican el nerviosismo de Sánchez y el Gobierno

A las polémicas adjudicaciones a Carlos Barrabés tras sus cartas de recomendación, se suman los negocios con el Africa Center, Globalia o la OMT.

A las polémicas adjudicaciones a Carlos Barrabés tras sus cartas de recomendación, se suman los negocios con el Africa Center, Globalia o la OMT.
Pedro Sánchez y Begoña Gómez junto a Juan Espadas en un acto del PSOE en otoño del año pasado. | Europa Press

Mes y medio después de abrir diligencias contra Begoña Gómez, el juez Juan Carlos Peinado ha citado finalmente a declarar a la mujer del presidente del Gobierno en calidad de investigada —lo que anteriormente se calificaba como imputada— por la presunta comisión de los delitos de corrupción en el sector privado y tráfico de influencias. A priori, la investigación avalada por la Audiencia Provincial de Madrid se centra en las ayudas públicas recibidas por el empresario Juan Carlos Barrabés después de que Begoña Gómez firmase dos cartas de recomendación para la UTE del consultor. Sin embargo, lo cierto es que éste es solo uno de los múltiples escándalos que habría protagonizado la mujer de Pedro Sánchez.

A la relación con Barrabés —el mismo que se habría encargado de montar el Máster de Transformación Social Competitiva que ella dirige sin tener titulación universitaria—, se suman las últimas informaciones sobre el software de la Complutense que se habría apropiado de forma indebida, el amadrinamiento de Conpymes —una peculiar patronal cuyo actual presidente terminó patrocinando a su vez su cátedra y recibiendo una injustificada atención por parte de Gobierno—, sus negocios como directora del Africa Center, las reuniones con el CEO de Globalia que precedieron al millonario rescate de Air Europa o su acercamiento a la OMT, a la que el Ejecutivo habría cedido una sede complemente gratis durante 75 años.

La Universidad Complutense de Madrid

Antes de que Pedro Sánchez llegase a la Moncloa, Begoña Gómez apenas ejercía un papel secundario como profesora asociada en la Universidad Complutense de Madrid. Sin embargo, entre 2019 y 2020 no solo se convirtió en codirectora del Máster en Transformación Social Competitiva, sino que incluso pasó a dirigir una cátedra extraordinaria en la materia, patrocinada inicialmente por Reale Seguros y La Caixa y, posteriormente, por Numintec, la empresa del hoy presidente de Conpymes, una peculiar patronal de izquierdas que Begoña Gómez se encargó de presentar en sociedad y a la que ahora el Gobierno quiere meter con calzador en el Diálogo Social.

En la Complutense, empezaría a trabajar con Carlos Barrabés, un conocido empresario de Benasque, donde Sánchez y Gómez pasaban parte de sus vacaciones. Él —que también ejercía como profesor y que habría sido quien le habría presentado al CEO de Globalia, como veremos más adelante— sería precisamente el encargado de montar la cátedra. Su estrecha relación llevó a Begoña Gómez a firmarle dos cartas de recomendación para que se hiciera con importantes adjudicaciones públicas, las que hoy están en el punto de mira de los tribunales por posible corrupción en el sector privado y tráfico de influencias.

Las adjudicaciones a Barrabés

"La Consultoría denominada Innova Next S.L.U., del Grupo que dirige el empresario Carlos Barrabés, en agosto de 2.021, obtuvo dos lotes de contratos de la Empresa Pública Red.es, por valor de 5.800.000€, ganando a ofertas económicas más atractivas. Al parecer, la denunciada Begoña Gómez Fernández recomendó su contratación por carta. El citado empresario en junio de 2.021 obtuvo otro lote de contratos, para su U.T.E. formada por Innova Next S.L.U. y la Escuela de Negocios The Valley, de la citada Empresa Pública "Red.es", ganando a cuatro ofertas más económicas lograron 4.400.000 € de fondos europeos con la misma recomendación de Begoña Gómez", explica la Audiencia Provincial de Madrid en el auto en el que avala la investigación a la mujer del presidente, quien, por cierto, tampoco dudó en elogiar públicamente al empresario.

Se da la circunstancia de que la alianza de Barrabés logró imponerse a sus rivales por centésimas al barrer en la fase subjetiva del concurso, tal y como corrobora el último informe de la UCO. En él se hace hincapié, además, en que la mitad del dinero obtenido provendría de Red.es, una empresa pública dependiente del Gobierno de Pedro Sánchez. No en vano, está adscrita al Ministerio para la Transformación Digital y de la Función Pública, a través de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

El polémico software

Su paso por la Complutense deja, además, otro escándalo destapado en las últimas semanas y que, por tanto, no estaría incluido en la investigación abierta por el juez Juan Carlos Peinado: convenció a tres grandes empresas para crear de forma altruista una aplicación que luego se terminaría gracias a un concurso público y no solo la registró a su nombre, sino que incluso montó una empresa para publicitarla. Los hechos son de tal trascendencia que, tal y como ha publicado Libertad Digital, podrían servir para imputarla por "delitos de malversación, malversación impropia o apropiación indebida".

La información se publicó inicialmente en El Confidencial, quien reveló que la mujer del presidente del Gobierno logró que Indra, Telefónica y Google creasen una aplicación de manera altruista para el máster de la Complutense que ella dirigía. Se trataba de un software que permite a las empresas comprobar si cumplen los criterios de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible. Ella misma se habría reunido con los máximos dirigentes de las tres compañías para supervisar el proceso, a pesar del posible conflicto de intereses que podría existir.

Mientras Indra era ya una empresa participada por la SEPI, Telefónica era adjudicataria habitual de grandes contratos públicos y estaba sometida permanentemente a las decisiones regulatorias del Gobierno, algo que también afectaba a Google. El gigante tecnológico se acabaría beneficiando de una modificación de la Ley de Propiedad Intelectual que libró al buscador de tener que pagar a los medios de comunicación por enlazarlos en su servicio de Google News y terminó logrando que el Ejecutivo de Pedro Sánchez se comprometiera a retirar la llamada tasa Google. El posible conflicto de intereses era tan evidente que, en 2023, las tres empresas, que además ya habían invertido un total de 150.000 euros a fondo perdido, decidieron retirarse. La Complutense optó entonces por convocar un concurso público para que otra empresa terminara la aplicación, concurso que terminaría ganando Deloitte por 60.500 euros.

Después se descubriría que Begoña Gómez había registrado el polémico software a su nombre —y en su domicilio particular— en la Oficina Española de Patentes y Marcas, sin pedir permiso a la Universidad —la auténtica propietaria—, tal y como ha corroborado al diario El Mundo el que fuera vicerrector de la Complutense en aquella época, Juan Carlos Doadrio. Pero es más, en noviembre de 2023 —cuando Deloitte ya había sido adjudicataria del concurso para terminar la aplicación— incluso llegó a crear una empresa denominada Transforma TSC SL para explotarla. Es cierto que por ahora es gratuita, pero está lista para ser rentabilizada comercialmente cuando llegue el momento. Si ese no fuera el objetivo, ¿por qué Begoña Gómez no creó una fundación o una asociación sin ánimo de lucro en lugar de una SL? O directamente: ¿por qué no la registró a nombre de la Universidad Complutense?

El Africa Center

De forma paralela a todo cuanto se movía en torno a dicha universidad, la actividad empresarial de Begoña Gómez empezó a despegar gracias a su nombramiento como directora del Africa Center en agosto de 2018. Aunque tras la llegada al poder de su marido —el 1 de junio de ese mismo año— el diario El País aseguró que barajaba dejar su trabajo para evitar cualquier conflicto de intereses, la reflexión apenas le duró dos meses.

Lejos de apartarse, Begoña Gómez —que hasta entonces trabajaba en una consultora llamada Inmark— empezó a escalar de forma vertiginosa. Gracias a su fichaje por el Africa Center —dependiente del Instituto de Empresa— empezó a relacionarse con importantes empresarios de España y de Marruecos. A los polémicos viajes a Kenia y a Ghana, cuya Embajada afirmó haber negociado con la "oficina" de la "esposa del primer ministro español", se suman su estrecha relación con Víctor de Aldama, comisionista de la trama Koldo, y Víctor Hidalgo, CEO de Globalia.

Las reuniones con Globalia y el rescate de Air Europa

Tal y como adelantábamos antes, fue Carlos Barrabés -el empresario que montó su máster y al que Begoña Gómez recomendaría para conseguir importantes adjudicaciones públicas- el que le presentó a Hidalgo. A partir de ese momento, Globalia se encargó de financiar numerosas actividades del Africa Center, lo que propició que ambos mantuvieran diversos encuentros. Sin embargo, entre ellos destacan dos reuniones secretas que se habrían celebrado en la sede de la compañía, tal y como ambas partes reconocerían después.

Lo llamativo es la fecha en la que se habrían producido: entre junio y julio de 2020. Justo entonces, el Consejo de Ministros aprobó la creación de un fondo de 10.000 millones de euros para salvar a empresas estratégicas y el propio Hidalgo pidió públicamente la ayuda del Gobierno para evitar la quiebra de Air Europa. Finalmente, el 2 de noviembre de 2020, este autorizó una inyección de 475 millones de euros en la compañía. Ninguna otra recibió tanto dinero de ese mecanismo de rescate, que se sumaría, además, a los 141 millones que ya había recibido del Instituto de Crédito Oficial para hacer frente a las consecuencias de la crisis sanitaria.

El regalo de Sánchez a la OMT

Pero Globalia no es la única entidad relacionada con Begoña Gómez que ha salido beneficiada de las decisiones del Gobierno. Tal y como ha publicado Libertad Digital, la mujer de Pedro Sánchez también ha mantenido una estrecha relación con la Organización Mundial del Turismo (OMT), a la que en 2019 el Ejecutivo cedió una sede gratis por 75 años y tras sufragar con dinero de nuestras arcas públicas una reforma de 24,4 millones de euros.

Tras recibir semejante regalo, el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, tuvo una dedicación destacable hacia Begoña Gómez: le presentó ministros africanos en asambleas de la OMT, respaldó proyectos del Africa Center y hasta acompañó a la mujer del presidente en algunos de sus actos internacionales. Lo curioso de esta relación es, además, cómo en ella se cruzan los otros personajes que habrían intervenido en el imparable ascenso de Begoña Gómez.

Entre otros episodios, destaca la utilización de uno de los locales propiedad de Barrabés para la presentación de Wakalua, el hub global de innovación turística de Globalia, que patrocinó el Africa Center de la mujer de Sánchez. Tal y como publicó LD, la OMT tuvo un papel central en su lanzamiento y su secretario general también acudió a la presentación.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro