Menú

La pérdida de los principios

16

Con el inicio de los debates del próximo viernes entramos en la fase final de esta larga y cada vez más agria campaña electoral norteamericana. Esta pasada semana hemos presenciado algunas cosas al hilo de la situación económica, con posibles implicaciones de cara al resultado de noviembre. Para John McCain no han sido unos buenos días, especialmente porque no ha sabido explicar con claridad y coherencia sus posiciones económicas y porque ha dudado -como muchos otros Republicanos- a la hora de llamar las cosas por su nombre y, sobre todo, a la hora de enfrentarse al penoso intervencionismo del Estado perpetrado por lo que ya parece ser desde ahora la Administración Bush-Paulson.



Barack Obama se ha aprovechado de todo esto y ha aumentado el tono populista tan propio de su campaña. Su candidatura no supone cambio alguno, sino la continuidad de la ineficiencia de buena parte de los políticos Demócratas de Washington. Por eso Obama va de la mano de los más viejos de su partido en el Congreso y selecciona como compañero a Joe Biden, senador durante 36 años (diez más incluso que McCain). El plan económico de Obama no es otro que el de las nefastas y trasnochadas políticas intervencionistas de corte socialdemócrata de los últimos cincuenta años: más impuestos, más programas sociales deficitarios, más control del Gran Gobierno y más atacar los principios del liberalismo económico.

La errada filosofía económica del intervencionismo gubernamental y el control social a la que está apuntado Obama de por vida ha sido ejecutada de forma más o menos disimulada durante todo el siglo XX por las casi continuas mayorías Demócratas en el Congreso de Estados Unidos. Desgraciadamente, tan devastador cáncer social está haciéndose ya cáncer terminal en el cuerpo enfermo de muchos políticos norteamericanos, incluidos muchos Republicanos, errados legisladores de Washington que han logrado ya confundir hasta a la propia presidencia de la nación, mal aconsejada ahora por el secretario del Tesoro. McCain tenía aquí una gran oportunidad para plantarse, para mostrar su fe en el liberalismo económico y mostrar su oposición al conjuro de la nacionalización.

Cuando la situación de excesiva regulación y fraude por parte de los mismos políticos y sus allegados alcanza un límite, ocurre lo que hemos vivido esta pasada semana en el ámbito financiero estadounidense. La historia económica del siglo XX ha probado de sobra que el capitalismo funciona cuando se practica bien, que la libertad de mercado es un éxito y que Wall Street no es ni esencial ni existencialmente un problema pese a los buitres que puedan a veces aparecer. Donde cabe encontrar el centro mismo del problema es en el intervencionismo del Estado, más aún cuando procede de unas elites en Washington excesivamente dotadas de poder. McCain falla al no oponerse a Bush y a Paulson en ese llamado "rescate" de varias empresas. McCain, como ya quiso hacerlo Sarah Palin, debería decirlo bien alto y actuar en consecuencia. Al menos, debería dejar a Palin que lo haga, sin condicionarla ni limitarla.

El éxito del capitalismo pasa por el respeto a un verdadero modelo económico de libre mercado. Su fracaso tiene lugar cuando ese modelo es abandonado precisamente por los legisladores de uno y otro partido político que se convierten en intervencionistas e impiden así el crecimiento económico y la prosperidad global. El populismo electoral de Obama quiere vender engañosamente que el problema ha sido la falta de "regulación" desde Washington. La realidad, sin embargo, es la contraria porque el error ha estado en la excesiva regulación y en el nefasto intervencionismo generado por legisladores ineficientes, con ridículas imposiciones y exigencias reguladoras a las empresas. El Congreso de Estados Unidos -Demócratas y Republicanos- pudo y debió haber detenido prácticas fraudulentas pero erró a la hora de actuar y ahora los contribuyentes norteamericanos estamos pagando las consecuencias. Eso, aparte de dar muy mal ejemplo a los mercados mundiales. Lo peor es que quienes aseguran que van a solucionar el problema son justo los mismos que lo crearon en primer lugar.

Casos como los de "Fannie Mae" y "Freddie Mac" son ejemplos del errado libreto del Gran Gobierno. Las dos agencias son creaciones gubernamentales bajo presidentes Demócratas y con Congresos de mayoría Demócratas (Fannie Mae, bajo Fraklin D. Roosevelt en 1938; Freddie Mac, bajo Lyndon B. Johnson en 1968). Se trata de compañías que a modo de corporación federal de hipotecas cotizan en Bolsa y que son patrocinadas por el Congreso para -supuestamente- garantizar hipotecas en el mercado de la vivienda. Sin embargo, se trata de erráticas agencias gubernamentales sobre las que ya se dieron avisos en negativos en 1997, en los años de Bill Clinton. George W. Bush quiso cambiar estas cosas en septiembre de 2003, pero no lo hizo, por comodidad o porque se lo impidió la oposición Demócrata en el Congreso liderada -otra vez- por intereses dirigidos por legisladores como Barney Frank. También McCain alertó en 2005 frente a todo el Senado sobre los peligros de estas agencias intervencionistas, pero nada se hizo. Bush quiso cambiar en 2004 el caótico y deficitario sistema de la Seguridad Social y también se lo volvió a impedir el grueso de los mismos Demócratas y una pandilla de tibios e impresentables congresistas Republicanos. Algún día pagaremos también las consecuencias de todo eso. Luego vino lo de AIG y así seguiremos en el futuro si alguien no lo impide.

En clave electoral, lo que los Demócratas y Obama no cuentan es que, por ejemplo, el mayor ejecutivo de la fraudulenta "Fannie Mae", Franklin Raines, fue uno de los asesores de Bill Clinton y hoy es uno de los consejeros de la campaña de Obama en asuntos de vivienda. Raines se embolsó 100 millones de dólares en comisiones y bonos de "Fannie Mae" entre 1999 y 2005. Junto a Raines, Timothy Howard y Leanne G. Spencer, están acusados también de manipular las ganancias y los balances de dicha agencia a fin de enriquecerse. Es precisamente este entorno de Raines quien aconsejó a Obama para que seleccionara a Joe Biden como vicepresidente. Es el mismo entorno que cierra tratos entre bambalinas con poderosos senadores Demócratas como Barney Frank, Chuck Schumer o Chris Dodd que aparecen ahora como amigos del ciudadano en las cadenas de televisión. Hablamos de políticos que -junto a Obama- están metidos hasta el cuello en estos casos de fraudulento cabildeo y de turbios favores, o sea de esa "cultura de la corrupción", en línea con Jamie Gorelick, que los Demócratas dijeron que iban a cambiar en 2006 cuando recuperaron la mayoría en el Congreso. Busquen ahora a estos líderes Demócratas -Harry Reid y Nancy Pelosi- por los pasillos del Congreso, a ver si los encuentran...

Más allá de quién gane la Casa Blanca en noviembre, lo más preocupante para quienes creemos en los principios del libre mercado y en el capitalismo es que la mayoría de los norteamericanos capitule y compre la errada filosofía de la intervencionista regulación gubernamental que varios Republicanos y Demócratas, especialmente Obama y sus amigos, quieren inyectar en la sociedad y en la economía. Obama oculta la realidad y muestra mil caras según más le conviene en cada momento y en cada estado. Si, como creemos, la elección de noviembre será un referéndum sobre Obama, sólo resta confiar en que el pueblo norteamericano entienda que si ha de llegar algún cambio en Washington, éste sólo puede provenir de un ticket que incluya verdadera sangre nueva. De los cuatro nombres que hay en sendos tickets, Sarah Palin es la única que hoy no puede ser identificada con los viejos usos y trucos de Washington. Ella es la verdadera novedad en el horizonte y McCain debe hacer un esfuerzo serio para relanzar su campaña en esa dirección de oponerse al intervencionismo. Esta semana McCain tiene la gran oportunidad en la votación del Senado sobre la cuestión financiera y ya el viernes en el debate frente a Obama.

McCain acertó con Sarah Palin y hoy debe saber que detrás de esa mujer hay toda una excelente reserva de auténticos conservadores que rechazan abiertamente las políticas intervencionistas, las conocidas de los Demócratas y también las de los tibios y acomplejados Republicanos. Hablamos de nombres de jóvenes congresistas como los de Eric Cantor en Virginia, de Mike Pence en Indiana, de Paul Ryan en Wisconsin, de Kevin McCarthy en California, o de gobernadores como Bobby Jindall en Louisiana... Estos son los nombres que, junto a Sarah Palin, auguran una esperanza real para volver a los auténticos principios liberal-conservadores que forjaron la historia de Estados Unidos. Ante la pérdida de los principios por parte de un Congreso en mínimos de aprobación popular, McCain y Palin deben dar un golpe de timón. Cuanto antes, mejor.

16
comentarios
1 TheFlash, día

Sr Acereda Gracias. Después del risible resumen de la sección ‘Mercados’ de El Mundo, donde en su pagina 4 se titula: ‘El fin del capitalismo salvaje?’ para a continuación apodar al presidente como Bush ‘el liberal’, estaba necesitado de un análisis riguroso… Muy interesante los datos que aporta, por esclarecedores, y sus conclusiones.

2 olasarep, día

Me da la impresión que este supercrash ya lo anunción el senador republicano, Ron Paul, este sí que parece un verdadero Maverick. Y aquí, en Libertad Digital: "la intervención gubernamental es la causa de la actual crisis económica: los tipos de interés artificialmente bajos fijados por la Reserva Federal alimentó un crédito fácil que fomentó un voraz apetito por los préstamos, mientras las decisiones de compra y de crédito se basaban en condiciones de mercado irresponsablemente manipuladas por el Gobierno" http://www.libertaddigital.com/index.php?action=desaopi&cpn=43660 "Ron Paul piensa que la Reserva Federal no debería existir porque lo que hace es financiar el crecimiento y la irresponsabilidad del Gobierno en la promoción de guerras y del Estado del bienestar" http://libertaddigital.com:6681/opiniones/opinion_41704.html http://www.libertaddigital.com//economia/bernanke-admite-que-su-politica-monetaria-esta-depreciando-el-dolar-1276324798/ Un discurso suyo sobre el poder del dolar, de ese ente misterioso llamado FED, y las guerras: http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/54385-el-fin-de-la-hegemonia-del-dolar-traduccion-discurso-ron-paul.html Este no está claro si es suyo o se lo atribuyen. Mucho más conspiranoico, con el asesinato de Kennedy incluido: http://foro.univision.com/univision/board/message?board.id=politicaeneeuu&message.id=17191 ¿Qué está diciendo ahora Ron Paul sobre lo que pasa? Los cracks se anticipan o se demoran unos meses por quienes manejan el cotarro. Y este lo han provocado mes y medio antes de las elecciones. Beneficia a Obama, ¿el candidato de quién? ¿De los que mandan en Robert Rubin y Brezinsky, principales asesores de Obama? Que parece son los mismos que manejan nuestro Ibex 35: http://www.elmundo.es/papel/2006/08/24/economia/2015564.html

3 carioca, día

Se agradecen en estos momentos de gran desconcierto ideológico sus comentarios sobre la traición a los principios del liberalismo económico. Y en especial también la información que proporciona sobre algunos políticos. En cuanto a las elecciones, creo que quizás Mccain las ha perdido (¿como Hoover antes de Fraklin D. Roosevelt?) The Flash No sólo El Mundo incurre en esa perversión. Dio el pistoletazo de salida el otro día Gabilondo en la 4 proclamando el fin del capitalismo con el ultraliberal Bush y afirmando que los gigantes caidos –Lehman Brothers, etc.- eran “piedras caidas del muro del capitalismo”. Y hoy, todo un especial en El País sobre “los diez días que cambiaron el capitalismo”, todo con un tono apocalíptico. Se nota el regustillo por todo lo que está pasando. Late un fondo anticapitalista muy fuerte. Quienes me tienen sorprendido por su postura son Roberto Centeno y Alberto Recarte. A ver mañana en la COPE qué dicen en el especial de la economía dedicado al asunto. 8-)

4 Munzenbe, día

Tengo amigos Demócratas y discuto con ellos a menudo. Hace apenas 10 días estaban hundidos, con la moral por los suelos: reconocían que el huracán Sarah Palin ponía las cosas muy difíciles para Obama. Ahora están crecidos, eufóricos. No sólo porque estiman que todo esto favorece de nuevo las posibilidades de victoria Demócrata (como ya están reflejando las encuestas); también, porque la crisis y la "solución" que se le va a aplicar confirma sus prejuicios ideológicos (rooseveltiano-keynesianos) más acendrados: el libre mercado tiende de suyo al caos y a la injusticia; necesita ser embridado-vigilado intensamente por el Estado benefactor, que vela por los débiles, corrige las externalidades del "capitalismo salvaje" etc., etc. Hablan de "fin de la era de Friedman", retorno al New Deal, etc. Comprensible que todos los anticapitalistas del mundo estén de enhorabuena. "Cuanto peor, mejor", decían antes. Hasta Zapatero está eufórico. Y los demás, ¿qué vamos a hacer?

5 lead, día

[La Economía de Mercado es como el tráfico] Excelente análisis y crítica del Plan de Rescate de la Administración Bush, realizado por tres economistas de la Fundación Heritage. Da gusto leer a profesionales, frente a los demagogos, aficionados y oportunistas tan habituales en España (y Europa). Utilizando la analogía del tráfico para describir una Economía de Mercado regulada/vigilada por el Estado, podríamos decir que, en situación normal, el papel de la Policía (es decir, del Estado en la economía) es asegurar el cumplimiento de las reglas de tráfico, es decir, el cumplimiento de las leyes (que nadie se salte un semáforo, que no exceda las velocidades permitidas, que circule debidamente por los carriles existentes, que no conduzca borracho, etc.). Es decir, la Policía no interviene en el tráfico, sólo lo vigila. ¿Qué pasa cuando ocurre un grave accidente o una situación catastrófica? Entonces la Policía interviene excepcionalmente en el tráfico: cierra unos carriles, desvía el tráfico habilitando carriles de emergencia o lo interrumpe, anula algunos semáforos, etc., es decir, ALTERA, MIENTRAS DURE LA EMERGENCIA, LAS REGLAS NORMALES DE TRÁFICO, CREANDO UNAS NUEVAS Y PROVISIONALES, ejerciendo,así, un protagonismo excepcional e intervencionista. Tan pronto como cesa la situación de emergencia, la Policía vuelve a su papel de vigilante del cumplimiento de las reglas usuales del tráfico normal. Creo que con esta analogía todo se entiende mejor; o así lo creo yo. http://www.libertaddigital.com/opinion/fundacion-heritage/que-debemos-hacer-con-los-mercados-financieros-45470/

6 hayek197, día

Excelente artículo contra la basura oportunista actual, no ya sólo de medios como El país, sino de otros a priori más serios, como El mundo. Menos mal que los americanos tenéis prensa y políticos más decentes. Y esperemos que en los debates McCain no la cague.

7 doiraje, día

Reconociendo mi supina ignorancia sobre economía, alguien puede explicarme cómo es posible que pudiera prestarse dinero sin la menor garantía durante años y a una escala de centenares de miles de millones de dólares. Cómo un pais tan serio y eficiente como Estados Unidos permitió esta práctica cuando menos negligente. Desde mi ignorancia y evitando todo prejuicio al respecto, pregunto: ¿qué falló?

8 Eresjule, día

Estoy de acuerdo con el enfoque de la fundación Heritage. No estamos hablando de salvar unas cuantas empresas, si no de evitar un hundimiento historico de la economia, cuyas consecuencias sociales son inimaginables. Si el gobierno puede impedir una crisis como la del 29, es su obligación hacerlo. Y eso no tiene por que suponer que se le de carta blanca a los estafadores, si se toman las medidas adecuadas para ello. A mi me importa un bledo quien gane las elecciones, por que ha quedado demostrado que todos son la misma porquería. El que piense que Palin haría algo distinto a lo que ha hecho McCain si fuera la candidata a presidente, es que es un iluso. Y estaos seguros de que si mañana hablan criticando las medidas intervencionistas, lo harán como riesgo calculado para conseguir el único objetivo que persiguen: ganar las elecciones.

9 jlh, día

En España la única política que parece verdaderamente liberal es Esperanza Aguirre. La semana pasada hizo varias declaraciones que nos hicieron coger un poco de Esperanza a la gente de derechas. Pero también dijo que aspiraba a que el 55% de las viviendas de Madrid tuvieran algún tipo de subvención. Bajonazo al oírlo. ¿Es que ningún político se atreve a ser liberal? ¿Cómo han logrado los socialistas tener tan buena prensa después de haber asesinado a más de 100 millones de seres humanos, y haber arruinado a muchísimos más?

10 jlh, día

#7 Desconozco el caso de los Estados Unidos, pero en España los préstamos se han dado basándose en las valoraciones de las sociedades tasadoras, a las cuales es obligatorio pagar cuando se compra un inmueble. Ahora los inmuebles no valen ni la mitad de lo que han dicho que valían esas sociedades tasadoras hace meses, y la garantía para los préstamos (los inmuebles) ya no es tal garantía. Personalmente creo que se debería denunciar a las sociedades tasadoras por estafa o, como mínimo por negligencia. Y me sorprende que ningún analista económico diga nada sobre estas sociedades tasadoras. Además, hay que tener en cuenta que tasando por métodos basados en las rentas (es decir, teniendo en cuenta lo que se paga por los alquileres) era evidente que los pisos en España estaban valorándose a más del doble (en general) de lo que podría considerarse que era su valor aproximado.

11 13RDP, día

A #7 doiraje Los bancos NO usan dinero REAL para crédito, se LO INVENTAN, para poder hacerlo necesitan que alguien deposite 1.000 en dinero real (ahorros) y a partir de eso ya pueden inventar 10.000 para prestar y sobre esos 10.000 otros 9.000 y así sucesivamente, todo dinero que está inscrito en tu cuenta, libreta, hipoteca, pero que no existe físicamente. Pero tú para pagar los intereses y devolver el préstamo sí les devuelves DINERO REAL. Piensa lo que eso significa, que el dinero REAL va desapareciendo de la circulación y por lo tanto cada vez quedan menos que puedan ingresar los 1.000 en dinero REAL (ahorros) y el proceso se detiene, no hay DINERO REAL ni crédito ¿te suena? ¡Infórmate y ponle freno a la DEUDA PERPETUA! El dinero es DEUDA http://www.youtube.com/watch? v=knvqf9TQFro&

12 doiraje, día

Muchas gracias jlh y 13RDP. Desde luego procuraré informarme.

13 13RDP, día

Felicitar y dar las gracias a los autores del estupendo artículo que encabeza estos comentarios. Espero y deseo que la mayoría de los votantes Estadounidenses estén tan bien informados.

14 iuris, día

Una entrada estupenda. El problema es que los ciudadanos USA empiecen a pensar como la mayoría de europeos y a esperar que papá estado todo lo solucione a base de subvenciones y reglamentos. No nos engañemos, en España la mayoría piensan así, están encantados con el cheque-bebé, la ayuda para libros de texto, la subvención para cambiarte de coche, los viajes del inserso, los conciertos gratis de los cantantes de moda en las fiestas de su ciudad etc. Eso sí no se dan cuenta que lo que te dan por un lado, te lo quitan en la retención mensual de la nómina y después en la retención del IRPF. Y a muchos solo les quitan para que reciban otros. ZP tiene muchos defectos, pero su gran virtud ( Y lleva 2 elecciones ganadas ) , es percibir los deseos de una gran parte de la población, muchos quizás poco ilustados y otros muy sectarios, que solo ven lo que reluce de las políticas de las subvenciones. Está claro que el sistema económico así no aguanta , pero como eso no va a ocurrir a corto plazo, sino a unos 50 años vista ningún político lo reconoce. La visión de estado se limita a los próximos 4 años de gobierno. Efectivamente creo que la gente como Palin, pocos gastos, servicios públicos los justos, bajos impuestos es la solución para evitar la voracidad del Estado. Pero eso implica que cada persona se debe responsabilizar de su vida, su seguro de enfermedad, su pensión de jubilación, la educación de sus hijos..... Un saludo

15 tolondro, día

Buenísima la ilustración del cuadro de John Trumbull, muy apropiada; ¿esta del revés?

16 Avieno, día

Está claro que Obama ha sacado una cierta ventaja del crack financiero, pero de lo que se trata es de la percepción más general que los americanos tienen sobre los candidatos. Si los republicanos llevan el debate a su terreno y los demócratas tienen que endurecer su discurso (véase el posicionamiento de Obama respecto a Israel) ¿Para qué votar demócrata, si puedo votar por los auténticos "halcones"? Si la salvación del sistema financiero pasa por su nacionalización ¿Para qué votar republicano si puedo hacerlo por los auténticos "intervencionistas"? Ambas cosas se han reflejado en las encuestas, pero siempre dentro de un margen estadísticamente insignificante. Cada vez está más claro que el momento más crucial de esta campaña va a ser el debate del viernes, donde los demócratas van a seguir el método Rove: tratar de apropiarse de la fortaleza del adversario volviendo sus supuestas virtudes en defectos. En este caso será la política internacional, a priori la fortaleza de McCain. ¿Lo conseguirá Obama? Difícil de saber. Obama sabe más que McCain en esas lides, pero el republicano es mucho mejor comunicador. Si Obama logra igualar la actuación de Kerry hace 4 años se asegurará la vitoria (Kerry redujo drásticamente su desventaja en los debates). Si gana McCain o hay empate, estas podrían ser unas elecciones tan ajustadas como las de 2000. Sólo el tiempo lo dirá.

Herramientas