Menú

La decisión del Rey

No sé mañana, pero hoy el alma republicana que llevo dentro, y la razón que la controla, me argumenta que el rey Felipe VI es la figura que mejor representa la democracia republicana.

0

¿Señor presidente, se puede usted comprometer en esta cámara, hoy, con los españoles, a que, si usted es presidente, jamás hará uso del indulto para indultar a los golpistas?

Se lo preguntó con la malicia de quien sabe que cualquier respuesta es rentable. Si contestaba "no", su connivencia con los enemigos de la nación quedaba en evidencia, y si contestaba "sí" perdía el apoyo de los golpistas. Un callejón sin salida para el Doctor Sánchez, cuya paradoja nos desvela en estos tiempos líquidos la contradicción entre líderes que han sido elegidos democráticamente pero ponen en solfa los pilares del Estado de Derecho y la solidez de la institución monárquica, que, sin ser elegida, se erige en su aval.

En la película La decisión del Rey, Haakon VII, monarca de Noruega, se encontró con la tesitura de decidir entre la sumisión a la ocupación nazi o negarse a ella. Lo hacía en medio de intrigas políticas del Gobierno y presionado por partidos oportunistas, cobardes e incluso partidarios de Hitler. En esas tesituras, lo sólido es más necesario que nunca. Y se decidió por la única que un monarca parlamentario está obligado a elegir: por la democracia.

Antes las presiones del embajador alemán, se negó a firmar la claudicación ante Hitler: "¿Sabe usted que yo, en toda la historia de Noruega, soy el primer soberano elegido por el pueblo?", le espetó indignado. "Noruega es una democracia, es el pueblo el que decide. El destino de nuestro país no se decide en una habitación en privado, debe ser decisión de todo el pueblo noruego". Finalmente asumió las consecuencias de ser coherente con quienes le habían elegido y puso su abdicación y la de toda su familia a disposición del Gobierno noruego si éste se plegaba a Hitler.

En nuestro caso, Pedro Sánchez habría de saber que el destino de España no se decide en la cárcel, ni en secreto. Por eso es tan importante la pregunta de Albert Rivera, por comparativa con el discurso de Felipe VI el 3 de octubre.

Paradojas de estos tiempos líquidos donde lo sólido se desmorona. Sea la coherencia política, sea la unidad de la nación, sea la propia democracia. Cuando nuestros líderes se venden al peor postor, todo está a punto de desmoronarse. Pero en ese instante de incertidumbre se da la paradoja: la monarquía parlamentaria se alza sobre los pilares de la democracia para ser y para dar ser al Estado de Derecho. Su existencia es irracional, carece de la legitimidad que otorgan unas elecciones a un jefe de Estado republicano, pero en estas circunstancias es la única institución que nos garantiza lo sólido, lo neutral, el bien común de todos los españoles. Lo que paradójicamente no nos garantiza esta bandada de grajos posmodernos, cuyo único interés es llegar al poder o conservarlo.

Hay incluso periodistas exquisitos, maestros de la equidistancia, que son capaces de escandalizarse por la lectura del artículo 1 de la Constitución española por parte de la princesa Leonor, dada su escasa edad (13 años): "Estamos hablando de una menor. No me parece políticamente oportuno".

Es increíble que Xavier Sardá desde la Sexta se escandalice tanto por la implicación pública de la heredera al Trono con la Constitución, y tan poco por la manipulación, el adoctrinamiento y la utilización de sus iguales en las escuelas de Cataluña contra la Constitución.

La democracia no es un sistema político perfecto, por eso necesita calibrarse constantemente. En España aún más. ¿Se imaginan a Pablo Iglesias de jefe de Estado en una hipotética III República? Imaginen cualquier otro. ¿Alguno de ellos prescindiría de los intereses de su partido, de su ideología, de su interés, o de su sentido nacional?

No sé mañana, pero hoy el alma republicana que llevo dentro, y la razón que la controla, me argumenta que el rey Felipe VI es la figura que mejor representa la democracia republicana.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios