Menú

Ensayo general para el referéndum catalán

0

¿Han oído Vds hablar de esa cosa llamada tercera vía que nos proponen, siempre sin demasiadas concreciones, desde distintas instancias de la política catalana?

Básicamente, de lo que se trata es de ver si cuela una reforma constitucional, que consagre el derecho de secesión que la actual Constitución no permite. Frente a un sector del separatismo que aboga por la convocatoria de un referéndum ilegal, la tercera vía por la que el PSOE, IU y Durán Lleida abogan consiste en tratar de dotar de cobertura legal a ese referéndum.

Rajoy ha contestado ya: dice que no habrá reformas constitucionales. Y, cosa sorprendente en él, ha contestado recurriendo a un argumento bastante sensato: sostiene que no tiene sentido realizar reformas constitucionales para contentar a quien nunca se va a dar por contento. Lo cual parece sugerir que no hay tercera vía que valga, ¿verdad?

Cuando escuché esas palabras de Rajoy pensé para mis adentros que algún gato encerrado tenía que haber. Tanta claridad y tan firme postura en alguien que ha sido incapaz de mover un dedo para evitar que los asesinos salgan a la calle, y que ha utilizado Estrasburgo como escudo para amnistiar a los etarras, me sonaba a impostura. Y ayer conseguí entender por fin cuál es la jugada que probablemente utilicen Rajoy y Mas para realizar el tan cacareado referéndum.

De hecho, hoy va a tener lugar en Guipúzcoa el ensayo general de lo que me supongo que deberíamos denominar la cuarta vía.

Comencemos por el principio, porque la historia tiene su miga.

El pasado mes de julio, la Diputación de Guipúzcoa, en manos de Bildu, dijo que quería celebrar un referéndum en Igueldo, un barrio de San Sebastián, para que el barrio se separe y se constituya como municipio independiente.

El artículo 71 de la Ley de Bases de Régimen Local dice que se pueden celebrar referendos entre la población de un municipio, pero impone dos condiciones: que lo tiene que aprobar por mayoría absoluta el ayuntamiento y que se requiere autorización del Estado. Además, aunque la Ley no lo dice expresamente, se sobrentiende que ese referendo se tiene que celebrar en todo el municipio, no en una parte de él.

Es decir: no habría nada que objetar a que se celebrara un referéndum para separar Igueldo de San Sebastián, pero lo tendría que decidir el Ayuntamiento de San Sebastián, lo tendría que autorizar el Gobierno de la Nación y tendrían que votar todos los habitantes de San Sebastián, no solo los de Igueldo.

Pues bien, el ayuntamiento de San Sebastián, donde Bildu no dispone de la mayoría absoluta, no quiere que el referéndum se celebre y el Estado no ha dado su autorización, entre otras cosas porque Bildu ha dicho que no pensaba pedirla. A pesar de lo cual, la Diputación de Guipúzcoa anunció el pasado 2 de octubre que quedaba convocado un referéndum consultivo en Igueldo hoy domingo, 10 de noviembre.

Se trata de un referéndum flagrantemente ilegal, que incumple de forma clara las condiciones marcadas en la Ley de Bases de Régimen Local. Y que se salta, de paso, la Constitución. Pero a Bildu, como es natural, eso no le preocupa.

Hace más de un mes, por tanto, que se sabía que Bildu pretendía saltarse la Ley. ¿Qué ha sucedido? Pues que la Delegación del Gobierno ha presentado recurso ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco contra la convocatoria de ese referéndum. Pero resulta que lo ha hecho solo el pasado jueves, 7 de noviembre, con lo que el tribunal se ha negado a suspender el referéndum ilegal, alegando dos razones:

-primero, que la Delegación de Gobierno podía haber recurrido antes y no lo ha hecho, con lo que solo le ha dado al Tribunal un día de plazo para estudiar el tema, lo cual ha impedido al Tribunal entrar en el fondo del asunto

-y segundo, que hasta que no se entre en el fondo del asunto, un análisis superficial indica que, al tratarse de un referéndum meramente consultivo, no hay violación "flagrante" de la Constitución, por lo que no procede suspender el referéndum.

Así que hoy se celebrará, sin que Rajoy lo impida, un referéndum ilegal de secesión (a nivel municipal, pero de secesión) en una parte de España.

Fíjense, además, en que la solución es perfecta, porque Bildu se salta la Ley y se sale con la suya, pero sin que nadie se responsabilice de dejarles que se salten la Ley y se salgan con la suya: el Tribunal puede decir que no es culpa de ellos, sino de la Delegación del Gobierno, que ha recurrido tarde. La Delegación del Gobierno puede echarle la culpa al Tribunal Superior de Justicia, que es quien no ha querido suspender el referéndum. Y Rajoy, como siempre, puede decir que no le gusta que se celebre una consulta ilegal, pero que no tiene más remedio que acatar lo que dicen los tribunales.

¿A qué les suena esto? Yo no sé si ustedes serán malpensados, pero yo lo soy mucho, y a mí esto me suena a simple ensayo general.

Porque, si lo piensan ustedes, es la solución perfecta para el tema del referéndum en Cataluña. ¿Que la Constitución no permite realizar un referéndum de secesión en una comunidad autónoma? Pues se utiliza la figura del referéndum consultivo. El Gobierno de Rajoy hace un poco el paripé de oponerse, utilizando la abogacía del Estado, pero se hace lo más chapuceramente posible y se consigue que un tribunal adecuado (por ejemplo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña) autorice ese referéndum consultivo. Así, todos pueden echarse un poco unos a otros las culpas de la chapuza y nadie es responsable de nada.

Después, Rajoy se lavará las manos, diciendo la consabida frase de 'No me gusta que se celebre ese referéndum, pero tengo que acatar lo que dicen los tribunales'. Y Artur Mas podrá apuntarse el tanto de celebrar el prometido referéndum ilegal.

Y encima, como será consultivo, se dispondrá de todo el margen de maniobra para que el gobierno central y el gobierno autónomo negocien los términos de la secesión durante el tiempo que haga falta. Y así podremos tener ceremonia de la confusión para otros cuantos años, con el nacionalismo convenientemente reforzado por el 'si' obtenido en ese referéndum.

Prepárense ustedes para el referéndum 'consultivo' de secesión en Cataluña al año que viene, porque esa es la vía que se va a utilizar: la única que permite cometer todas las ilegalidades, pero sin que nadie pague nunca por ello.

0
comentarios

Herramientas