Menú

¡Hay que denunciar!

0

Preciosa, muy buenos días. Tras un cierto "parón" en nuestro blog (por cierto, desde aquí quiero felicitar a los responsables del nuevo diseño) aplaudo a rabiar tu última entrada centrada en la denuncia del constante maltrato al mundo animal.

Sabes que muchas veces no soy partidario de manifestarme abiertamente ante temas que nos repelen o nos incomodan, y lo peor de todo, en ocasiones, por falta de tiempo, lo dejamos simplemente en la denuncia verbal y no avanzamos para poner fin a semejantes barbaridades. No quiero ponerme intenso, pero al leer tu texto me he dado cuenta de que en determinadas situaciones la lucha ha de ser activa. En tu caso siempre lo ha sido, en el mío no tanto. Es decir, que vivan las asociaciones que han llevado a juicio a un imbécil que se jactaba de decir que no sabía que matar a un galguito era delito. A por él.

Y yo, en otras cuestiones, también estoy empezando a "ponerme las pilas", y es que, días antes de nuestro último viaje a Londres (me encantaría que en tu próxima entrada hicieras una selección de las fotografías que tomamos) acudí a la comisaría de la calle Leganitos de Madrid para poner una denuncia a todos los perfiles falsos que existen con mi nombre en Facebook y Twitter.

Mira que, por activa o por pasiva, siempre que me preguntan acerca de la veracidad de tales perfiles siempre declaro lo mismo: "QUE NO SOY YO", "QUE SON FALSOS", y bla bla bla. Pues bien, parece ser que mis declaraciones no son escuchadas ya que son muchos los que siguen a estos impostores que se hacen pasar por mí haciendo declaraciones, a veces xenófobas y desproporcionadas y, lo peor de todo, SUPLANTANDO MI IDENTIDAD.

Como por las buenas no se consigue nada, me he visto obligado a perder algo más de una hora de mi tiempo (¡¡con todo lo que tengo que hacer!!) en personarme en la comisaría (donde, por cierto, me trataron a la perfección) a denunciar a todos y cada uno de ellos aportando pantallazos de tales perfiles así como e-mails de varias empresas y agencias de comunicación en los que me alertaban que cierto individuo decía ser yo pidiendo suministro de teléfonos móviles para promocionarlos a través de la red.

Pues a por ellos voy. Ya está bien. Que las redes sociales son totales pero, por favor, que se utilicen bien y, sobre todo, que la propia naturaleza de las misma no consienta su mala utilización de ellas.

Estoy a favor de todo, sabes que soy adicto a Instagram, pero de la gente chunga no. Así que ya están avisados. Están denunciados y a por ellos voy. Llevo avisándolo mucho tiempo, pero ya me he cansado. Así que espero que, una vez la denuncia sea tramitada a los juzgados, éstos hagan bien su trabajo y procedan al cierre de tales perfiles.

Si esto sirve para frenar cierto terrorismo que existe en las redes sociales, por una vez en mi vida me sentiré que he hecho un bien al resto de los mortales.

Vamos a usar este espacio para comunicarnos, dejarnos recados, enseñarnos las fotos y noticias que descubrimos... para contarnos todas esas cosas que no nos da tiempo a comentar en el día a día. Esto es, en definitiva, un blog cerrado al que sólo tenemos acceso nosotros dos, una extensión de nuestra vida

Herramientas