Menú

No todo es trabajo

0

Guapísima, ¿qué tal? Ya veo que has iniciado la semana con un ritmo trepidante. Peluquería, colaboración en esRadio, más colaboración radiofónica por la tarde en You no te pierdas nada, firma de tu nuevo disco Policromía en la Fnac de la Plaza de Callao de 18:00 a 21:00 horas, llegada a casa para cambiarte y de nuevo un chófer que nos estará esperando para ir a la fiesta de los Premios Telva donde ejerceremos de dj’s.

Por mi parte, más de lo mismo: escribir blogs, radio, programa El Hormiguero y asistir a un evento del 11888 a "cumplir" con los jefes, ya que soy imagen de la nueva campaña de los archiconocidos Pelochos junto a otros famosos.

Afortunadamente, no paramos de trabajar, pero me he dado cuenta de que no es nada recomendable aburrir a nuestros lectores con nuestro rutinario ritmo laboral. Porque, entre otras cosas, también damos espacio a nuestro ocio.

Nuestra última escapada ha sido a Berlín. Allá que fuimos acompañados de las Nancys a pasar cuatro días maravillosos y sorprendentemente no con el frío habitual de la ciudad. Nos alojamos en el lujoso Hotel Aldmon, más que recomendable y con un desayuno exquisito que nos llevaba más de una hora terminar debido a la rica y variada oferta. Desde comida oriental a quesos riquísimos, salchichas típicas y hasta cerveza alemana.

Esta vez te he hecho caso y acudimos a todos los maravillosos museos que albergan la ciudad. Desde el de Pérgamo, tu favorito y en el que volviste a llorar al ver la puerta de Ishtar, hasta la famosa Nerfetiti y la Fundación Helmut Newton donde comprobamos la importancia, no solo fotográfica sino social y antropológica, de este gran fotógrafo. También tuvimos tiempo de pasear por rastrillos domingueros, que tanto nos gustan, así como acudir dentro de la Plaza Sony al museo del cine alemán donde descubrimos joyas del impresionismo alemán y que Marlen Dietrich no era tan pequeñita de estatura como pensábamos. Los modelos de la diva eran increíbles.

Aún así también nos dedicamos al shopping, a los bares, a los restaurantes, librerías (¿te gustó mi regalo sorpresa del catálogo rosa de Kenny Scharf?) y a ser muy felices en el Museo Ramones. Yo pensaba que era un museo al uso y me encantó comprobar que es un mini café-bar muy acogedor donde a la vez que tomas un café calentito puedes deleitarte con joyas fetiches del grupo, desde pantalones vaqueros de tu amado Joey Ramone a fotografías de Dee Dee en plan sexy posando en calzoncillos. Tras la visita al museo, ya sabes como me gusta alucinar, pensé que este concepto de museo sería un buen futuro de jubilación para nosotros. Léase el Museo Alaska y Mario con todas nuestras pertenencias para que las vean todos aquellos que quieran. Claro que lo que hace falta es que a alguien le interese todo nuestro universo.

Una vez más volvimos a pasarlo muy bien en Berlín. Como siempre decimos, es una ciudad primer mundo. Nosotros la conocimos allá por el 2000-2001 cuando acudimos junto a Fabio McNamara (por cierto, el libro lo llevo con retraso pero muy bien encauzado) a un homenaje a Pedro Almodóvar.

Y también volvimos a ser muy felices en Madrid en la celebración (este fin de semana pasado) de nuestro 14º aniversario de boda.

En esta ocasión el alojamiento elegido fue la suite real del Hotel Ritz donde hemos pasado un par de días perfectos. Solitos, y sintiendo una vez más que estoy muy total a tu lado. No nos dio tiempo de hacer fotos ya que mi teléfono "murió" (por fin lo he arreglado ya), pero te dejó algún detalle que nos dio tiempo a inmortalizar.

Te mando mil besos, pequeña estrella.

Vamos a usar este espacio para comunicarnos, dejarnos recados, enseñarnos las fotos y noticias que descubrimos... para contarnos todas esas cosas que no nos da tiempo a comentar en el día a día. Esto es, en definitiva, un blog cerrado al que sólo tenemos acceso nosotros dos, una extensión de nuestra vida

Herramientas