Menú

Ocio, perros y piscina

0

Leyendo el repaso de la semana anterior cualquiera diría que no tenemos momentos de ocio. Trabajamos mucho y, además, al tener una docena de trabajos distintos parece que ocupan más tiempo. Pero tenemos nuestro esparcimiento, algo descuidado en este curso que termina, sobre todo por aquello de compaginar mis ratos libres con los tuyos.

Pero te diré que he aprendido una cosa. No me vas a creer, pero lo digo en serio: nunca más un año sin unas vacaciones de verdad. Ya sé que siempre digo que esos tres días sueltos que nos cogemos de vez en cuando me bastan, que me encantan mis trabajos y no quiero dejar ninguno, que no me hace falta descansar... Este año he sentido por primera vez el cansancio de no tener ni una semana en la que no tener que pensar en nada, porque se trata de eso, de no pensar en nada. Como comprenderás, no me cuesta nada ir un ratito a la radio, o escribir un artículo de prensa. Pero el hecho de tener que hacerlo ya te impide entrar en el modo de desconexión total. Así que a ver si el año que viene podemos compaginar nuestros calendarios laborales y hacer un parón, uno tan largo que acabe odiando las vacaciones y deseando volver a la rutina de nuestra falta de rutina laboral.

Hasta que llegó el verano, con muchos conciertos pero con más huecos para el esparcimiento, sólo tuvimos tres días de vacaciones reales en Disneyland París. Ahora mismo nuestra casita huele tan bien como el Hotel Disneyland donde arrasamos con el merchandising, entre otras cosas el ambientador creado especialmente para ellos. El olfato es un sentido que produce sensaciones muy evocadoras y ahora mismo cierro los ojos, aspiro y me traslado inmediatamente allí. Te propongo volver antes de que acabe el año, yo compro más ambientadores y tú te vuelves a subir en todas las atracciones que a mí me dan pánico.

Revisando nuestras fotos para ilustrar este texto, me he dado cuenta de que siempre que tenemos un ratito de ocio conjunto lo compartimos con niños y con perros como Coco, Bandi, Gala, Uma, Charlie, Kiko, Hope o la familia de mastines, además de Toby o Rayito. Tengo que tener cuidado porque mi sistema inmunitario está totalmente disparado y cualquier acercamiento a una de mis fuentes principales de reacción alérgica puede tener consecuencias tremendas. De hecho, si te fijas en las fotos, tú siempre te puedes abrazar a ellos. Eso sí, a continuación te tienes que quitar lo que llevas puesto y ducharte para poder entrar en casa o acercarte a mí. Yo, para mi desgracia, tengo que mantener la distancia con los perros. Ya me ves, paseando a Hope con la cadenita en vez de llevarla en brazos. He recuperado una foto donde sí estoy tocando a Belcha porque le estaba curando una herida en una pata. Debe ser una de las últimas fotos de Belchita, así que se la dedico a Carol y Paloma.

Este verano he disfrutado tanto de los ratos de piscina que hubiera querido más. Ya ves, estoy desconocida. La semana pasada nos despedimos de los momentos de ocio acuático brindando desde el borde de la piscina. Lo que un año más no hemos disfrutado nada es la terraza del despacho, apenas el día de tu cumpleaños. Tenemos pendiente una reunión de niños pequeñitos y bebés. ¿Qué te parece si compro una piscinita inflable para meterlos a todos mientras invitamos a sus padres a una merienda? Habrá que buscar un día calentito, porque el otoño ha comenzado a asomarse entre isobaras, nubarrones y máximas fresquitas… ¡qué bien!

Hoy vuelve todo a la normalidad. Las programaciones de televisión, de la radio. Aprovecho para decirte que Dieter comienza la tarde en EsRadio y que voy a ir este jueves, así nos oyes. Y tampoco dejes de oírnos en La Mañana, donde sigo con mis compañeros de Crónica Rosa un año más. Carmen Jara dice que somos como los hermanos Pinzón y Federico como Colón. Él plantea una aventura y ahí estamos nosotros para ir con él.

Cierro por hoy con la última fotografía de nuestras no-vacaciones, la puesta de sol desde la piscina del Hotel Emperador, tomada hace exactamente una semana. Hoy el sol ha salido hace un rato y ha dado el pistoletazo de salida al nuevo curso. A ver si también aprobamos.

Vamos a usar este espacio para comunicarnos, dejarnos recados, enseñarnos las fotos y noticias que descubrimos... para contarnos todas esas cosas que no nos da tiempo a comentar en el día a día. Esto es, en definitiva, un blog cerrado al que sólo tenemos acceso nosotros dos, una extensión de nuestra vida

Herramientas