Menú

Márquez elevado a ocho

0

Era el momento, un circuito que beneficiaba a las Yamahas, un tiempo cambiante y muchas ganas de romper la racha del líder del Mundial. Pero ni las motos de los tres diapasones, ni las ganas, ni tampoco la lluvia que estuvo bailando en la pista durante todo el gran premio evitaron la octava victoria consecutiva de Marc Márquez. Quien en Holanda todavía dudaba que el vigente campeón pudiera imponerse en todas las carreras del campeonato ahora empieza a ver que esta variable puede ser perfectamente posible.

De momento, Marc sigue batiendo récords y ha conseguido igualar a Giacomo Agostini en número de victorias consecutivas, logradas por el italiano allá por el año 1971. Casi medio siglo después otro hombre, mucho más joven ha entrado en este privilegiado club, en el que tendrá que brillar mucho si quiere igualar los ocho títulos que Agostini atesora, sólo en la categoría reina. Un día se creyó que su compatriota Valentino Rossi sería el que le sucediera en número de victorias y títulos, pero a Il Dottore se le acaba el tiempo y la energía. Ni Valentino, que se hizo un lío con sus motos de seco y mojado lo que le obligó a salir desde el pit tras cambiar la moto después de la vuelta de calentamiento, ni Jorge que menguo en cuando cayeron las primeras gotas sobre el trazado holandés pudieron con Márquez.

El leridano supo anticiparse en todo momento a las circunstancias metereológicas y, tal y como aseguró tras la carrera, tenía la situación controlada. Ya nadie se plantea quién ganará el Mundial en MotoGP, así que el aliciente que les queda al resto de pilotos es convertirse en el primero que rompa la racha de victorias de Márquez. Se confiaba en que fueran las Yamahas oficiales las que consiguieran parar a Marc, pero sólo la Ducati de Dovizioso se acercó algo, no fue suficiente.

Por segundo gran premio consecutivo además, el apellido Márquez ha destacado doblemente porque el hermano pequeño del campeón consiguió imponerse en Moto3 dando un gran golpe de efecto de cara a la general tras el cero marcado tanto por el todavía líder Miller como por el segundo en esta clasificación el italiano Romano

Fenati. Sólo siete puntos separan al australiano de Márquez que ya es tercero por delante de su compañero de equipo Álex Rins. Seguro que los hermanos Márquez aunque sea en silencio, han imaginado alguna vez conquistar el título, cada uno en su categoría en el mismo año. Algo que sería un hito y que engrandecería los triunfos de ambos. Por último destacar el buen papel de Viñales en Moto2. Una carrera muy complicada con mucha agua que determinó el devenir del gran premio que se anotó un especialista en el líquido elemento, West.

Y ahora y en quince días a por la novena, será el 13 de julio en el Gran Premio de Alemania donde Márquez ya sabe lo que es ganar en MotoGP.

0
comentarios

Herramientas