Menú
EDITORIAL

Sánchez sigue sin pedir perdón por pactar con el partido de Txapote

Ante pactos tan repugnantes, espetar a Sánchez "que te vote Txapote" es lo menos que se puede recriminar a tan indigno presidente del Gobierno.

Todos los españoles pudimos contemplar cómo en el reciente "cara a cara" electoral entre Pedro Sánchez y Alberto Nuñez Feijóo, el todavía presidente del gobierno, lejos de pedir perdón por sus execrables pactos con los proetarras de Bildu, tuvo la insuperable desfachatez de pedir al líder de la oposición que condenara el lema popular "que te vote Txapote" que le espetan no pocos ciudadanos a los que lógicamente les indigna los acuerdos de este Gobierno con los proetarras, ya sea para acercar a los terroristas presos a cárceles del Pais Vasco, ya sea para aprobar la totalitaria "Ley de Memoria Democrática", ya sea para expulsar a la Guardia Civil de Navarra. Precisamente, a este respecto, este mismo miércoles se ha sabido que el recién estrenado director de la Guardia Civil acaba de reconocer que, no sólo han retirado ya competencias de la Benemérita en Navarra, sino que el Gobierno de Sánchez cuenta con el mismo plan para Guipúzcoa: una retirada de la Guardia Civil hasta su desaparición definitiva. Justo la exigencia del "partido de Txapote" al PSOE.

Sorprendente y lamentablemente, sin embargo, la desfachatez de un presidente del Gobierno que tanto ha hecho y sigue dispuesto a hacer para lograr los votos del "partido de Txapote", pero al que tanto le molesta que le digan "que te vote Txapote", se ha servido de unos comunicados de una parte de las víctimas de ETA —entre ellas Covite, colectivo presidido por Consuelo Ordoñez— que han pedido a los partidos políticos que no secunden esa expresión popular por considerarla, nada menos, que una forma de "corear" el nombre de un asesino, una forma de "banalizar el terrorismo" y un "uso partidista" de las víctimas. Vamos, como si espetar a alguien que esté haciendo algo malo "que te ayude el demonio", fuese banalizar el mal, corear a Satanás o utilizar partidistamente a quienes padecen el mal.

Ni que decir tiene que tan errática consideración de dicho eslogan por parte de personas como Consuelo Ordoñez, no sólo ha servido a Sánchez para tratar de condenarlo, sino que ha sido utilizada por la propia portavoz de los proetarras y condenada por enaltecimiento del terrorismo, Mertxe Aizpurua, para tratar de blanquear tanto a su propia formación política como a los pactos que ha mantenido con el Gobierno de Sánchez.

Tal vez por tratarse de la primera vez que un comunicado de víctimas del terrorismo es utilizado por los proetarras en su favor, Covite ha corrido a emitir un nuevo comunicado en el que considera "puro cinismo y provocación" que Bildu considere "indigno" el eslogan "que te vote Txapote" que tan asombrosamente la propia Covite había considerado previamente indigno. Pese a ello, este último comunicado ni reconoce ni borra el monumental error previo de estas víctimas del terrorismo al no entender la libertad de expresión ni la legitimidad ni la lógica del respaldo de tantos ciudadanos y de tantas victimas del terrorismo al lema "que te vote Txapote". Tan victima de ETA y de Txapote fue Gregorio Ordóñez, hermano de Consuelo, como Miguel Ángel Blanco, cuya hermana María del Mar, como tantas otras víctimas, lo respalda. Lo que pueden estar seguras todas las víctimas del terrorismo, por muchas discrepancias que puedan mantener entre sí o con la línea editorial de este periódico, es que Txapote, como todos los miembros del partido con el que Sánchez ha firmado lo que en su día Consuelo Ordóñez llamó "pactos de la vergüenza", siguen sin condenar uno solo de los asesinatos de ETA. Y que, si tenemos presente que un leve desagrado o mohín de displicencia ante lo repugnante es una cobardía, espetar a Sánchez "que te vote Txapote" es lo menos que se puede recriminar a tan indigno presidente de Gobierno.

Temas

En España

    0
    comentarios