Menú

Empieza la función: siguiente acto, Montmeló

4

Ya estamos todos, incluidos los verdaderos protagonistas. Los coches, los equipos y por supuesto los pilotos. Ellos son los que más trabajo tienen. Toca descubrir, interpretar cada mejora y cambio en los monoplazas. Es el momento para que la parafina deje su impronta y desvele cuáles son las líneas maestras del coche y si el flujo del aire acaricia el carenado de la misma manera que los ingenieros se imaginaron cuando diseñaron el monoplaza.

El circuito gaditano de Jerez ha sido el escenario del primer acto de la pretemporada. Primera sesión que ha servido para presentar credenciales, pero que no es más que un punto de partida, una cuenta atrás hacia Australia que se precipita irremediablemente. Demasiadas cosas que poner a punto para tan poco tiempo.

Según dijo Fernando Alonso después de la sesión de entrenamientos del viernes, en Ferrari necesitan probar, probar, y probar cosas y, por el momento, en palabras del asturiano, sólo entienden el 20 por ciento del coche. Pedíamos innovación, y lo cierto es que este año en Maranello han hecho del renovarse o morir su leit motiv.

Sólo cabe esperar que no se hayan pasado con tanta innovación, y más importante, que el doble tubo de escape carenado, el morro a dos alturas y la aleta de tiburón, entre otros, funcionen. De momento parece que el F2012 es capaz de calentar los neumáticos en la primera vuelta, al contrario de lo que hacía su hermano menor. Aunque si somos realistas parte de esa mejora se debe a los nuevos compuestos, más blandos, que Pirelli usará este año. De cualquier manera el tiempo de Alonso en Jerez fue bueno.

Ya sabemos que el coche es rápido, pero me asalta una duda, ¿es fiable? Es precisamente este aspecto el que más preocupa en Ferrari, de ahí el escaso número de vueltas que tanto Massa como Alonso dieron al trazado español. Algo que si hacemos caso a las primeras sensaciones de Fernando Alonso tras enfrentarse a su nuevo coche, no debe preocuparnos. Aunque reconoce que todo es más extremo este año, el margen de mejora parece superior a su antecesor. Pero ojo, porque la complejidad fue la misma que limitó el número de giros al circuito de Jerez. ¿Será capaz Fernando Alonso de sacar las máximas prestaciones, estará el equipo a la altura de las circunstancias? Solo el tiempo nos enseñará la verdad de las cosas, pero no es más cierto afirmar que la ilusión que se respira en el garaje del Cavallino Rampante se contagia y nos anima a creer, a confiar en que sí se puede lograr el Mundial.

El mayor cambio para los pilotos, después de ver las primeras pruebas, será adaptarse a la desaparición de los difusores soplados que según los pilotos la forma en la que se afronta una curva ha cambiado bastante. Según Fernando Alonso, "la falta de carga aerodinámica no se siente sólo en una parte de la curva, se siente un poco en todo el recorrido. La tracción es un poco peor, la frenada también, porque se bloquea la parte posterior con más facilidad, e incluso en las curvas rápidas hay que levantar en zonas en las que el año pasado se iba a fondo".

Una vez leídas las palabras del piloto español, me asalta otra duda. ¿Ha previsto Red Bull la pérdida de agarre del coche, y si lo ha hecho qué solución le ha dado? Adrian Newey lleva unos años siendo la referencia en el diseño de monoplazas. Ha sabido como nadie nadar sobre la delgada línea que separa lo permitido y lo sancionado por la FIA y ha jugado con la aerodinámica del coche como pocos antes. No es de extrañar que la prensa de todo el mundo esperara impaciente para ver el nuevo coche, el RB8, y conocer la última creación del ingeniero británico.

Y, sin duda, lo que más llamó la atención fue la entrada de aire que Red Bull añadía en el morro de pato, tendencia este año en el paddock. ¿Canalización del aire, refrigeración...? Según Red Bull, su uso no es tan determinante como muchos han apuntado y aseguran que no es más que una entrada de aire del habitáculo del piloto. A mi me suena raro, que hagas un boquete en el morro para sólo, y siendo irónico, refrigerar los pinreles de sus pilotos. Es un sistema que podría agradecerse en circuitos como el de Malasia, pero a 300 por hora no veo su utilidad.

Bromas a parte, la escudería austriaca sigue ahí, entre los primeros, y si no les fallan las cuentas en Red Bull empezarán a liderar la tabla de tiempos en los próximos entrenamientos que se desarrollarán en el circuito catalán de Montmeló.

Allí también estará el equipo McLaren, uno de los pocos que no ha optado por el morro a dos alturas y ha seguido los cánones de los últimos años. El MP4-27 está basado en el coche de la pasada temporada pero transformado por los nuevos requerimientos de la FIA. Según Hamilton, todavía les queda por hacer varios retoques y al igual que Fernando Alonso, el piloto inglés se quejó de la falta de agarre en las frenadas. Consecuencia, según explicó Alonso, de la desaparición de los sistema de difusores soplados.

Montmeló será, por tanto, el primer termómetro, no sólo para los favoritos, también para otras parejas de este baile. El equipo Mercedes, de nuevo como Michael Schumacher a la cabeza, busca colarse en el selecto grupo de los mejores. Tampoco faltan ganas en Lotus que este año parecen estar algo más animados con la vuelta a la Fórmula Uno de Kimi Raikkonen que, haciendo gala de su controvertida personalidad, ha vuelto como si nunca se hubiera ido, con la misma tranquilidad y frialdad con la que se fue.

Mis últimas líneas se las quiero dedicar a Pedro Martínez de la Rosa y a la escudería HRT, que luchan contra viento y marea por conseguir su plaza en el Mundial. De momento, la presentación del coche se ha tenido que aplazar al no superar los test de impacto. Un problema menor según el equipo y su primer piloto. De la Rosa se ha mostrado optimista tras debutar con la escudería española pese al duro trabajo que le queda por delante si quiere que el F112 se acerque este año un poco más a los de arriba.

4
comentarios
1 lumastur, día

Hola Lucía, parece que nos hemos quedado solos, que se le va a hacer. Al grano. No parece que se puedan sacar demasiadas conclusiones de estos primeros ensayos en Jerez, más allá de comprobar por que soluciones se ha decantado cada equipo. En Ferrari han arriesgado, desde luego; no sé cuando fue la última vez que se vieron suspensiones pull-rod delante. Ahora se tendrán que pegar un buen curro para ponerlas a punto, que es su principal dificultad. Por lo declarado por Alonso, parece que esperaban unas reacciones -supongo que por lo probado en el simulador- y se han encontrado con otras, pero sin que signifique mal comportamiento, o por lo menos nada que no se pueda arreglar cambiando un poco el set up. Esperemos que encuentren la fiabilidad en Montmeló y puedan hacer bastantes vueltas. El RB y el McLaren parecen bastante continuistas, lo que es normal dado que eran los dos que mejor iban. La entrada de aire del escalon del morro no creo que sea para lo que dicen, apostaría doble contra sencillo a que tiene una función aerodinámica, o Newey ha dejado de ser Newey XDDD. Los que parece que puedan dar un salto de calidad este año son los Caterham, por lo menos Heikki está muy contento con el coche. Bueno, en Montmeló iremos viendo la evolución, aunque no creo que veamos tiempos significativos hasta los terceros ensayos y aún así no se despejarán todas las incognitas hasta que lleguen a Albert Park. Saludos.

2 Hernandeath, día

Desde el punto de vista del espectador los tests solamente sirven para ver cómo son los coches. No me creo que la entrada de aire del morro del RB que es, según parece, el as en la manga de Newey (junto con Brawn los grandes genios de la interpretación reglamentaria) no haya sido evaluada por el resto de equipos.

3 Garciaferr, día

Los Red Bull tienen un as en la manga, igual que los Braun. En cuanto a la fiabilidad de los Ferrari no creo que haya ningun problema.

4 Auseva, día

La fiabilidad se puede mejorar. El calentar bien las ruedas o la aerodinámica no tiene buena solución.

Herramientas