Menú

Cosas del directo

0
Así me has dicho que titularon la crónica del concierto del Nancys Rubias el viernes en Valladolid. Una manera suave de contar los problemas técnicos que sufristeis durante la actuación. No importa el grado de complejidad, siempre puede haber un problema técnico. Si el montaje escénico es muy enrevesado, con ordenadores, instrumentos, plataformas hidráulicas o efectos pirotécnicos, siempre puede fallar algo. Si las necesidades técnicas son muy simples, también. Recuerdo haber vivido espectáculos de travestis donde fallaba el cd, que digo el cd, el cassete. Si algo tiene que ir mal, irá. Así que tuvisteis la experiencia de un concierto donde a las bases musicales no les daba la gana de sonar. En fin, siempre puede pasar. Menos mal que ocurre con poca asiduidad. Una pena, porque no pudisteis disfrutar del todo la clausura del Valladolindie, un festival que se mantiene y da apoyo al circuito alternativo de grupos españoles.

Cosas del directo también tuve yo al día siguiente con la gala previa al Festival de Eurovisión. Televisión Española había preparado un programa de dos horas y media de duración, con actuaciones musicales, números de humoristas de la casa, conexiones vía satélite con Moscú, debate preconcurso... y todo se quedó en 57 segundos de paso al Telediario y al Festival. Todo por el partido extra-largo de tenis. Al finalizar el Festival tuvimos un rato para debatir, pero ya no fue lo mismo. Una pena. Para mí ha sido un regalo verme involucrada en todo lo relacionado con Eurovisión porque el festival me gusta. Así que a pesar de los sobresaltos, me ofrezco para ser la presentadora oficial vitalicia de las galas eurovisivas.

El otro día me pasó Federico el libro de nuestro compañero Jorge Alcalde, Las mentiras de lo paranormal. No he comenzado a leerlo, me imagino que será un contrapunto a nuestras noches de domingo frente al televisor viendo Cuarto Milenio. He mirado la estantería de nuestra biblioteca y me he dado cuenta que atesoro cinco estantes de libros de temática paranormal, desde las biografías de Gurjdieff o Crowley hasta los clásicos del género. Es una pena que tu escasísimo paladar inglés no te permita disfrutar de The Occult, de Colin Wilson, un resumen perfecto de la historia de lo paranormal. Carlos Berlanga, Nacho y yo lo hemos devorado. De una historia contada en este libro saqué la idea de la letra de Extraña forma de vivir, el caso de una mujer con personalidad múltiple. La obra de Madame Blavatsky les inspiró a ellos la letra de Isis con velo. Los milagros del El Escorial hicieron que Ana Curra y yo escribiéramos la letra de Quiero ser santa. La vida de Aleister Crowley y sus mujeres escarlata se me ha colado recientemente en el último disco de Fangoria, en la letra de Amanecer Dorado. En fin, referencias continuas. Cuando se publicó El Código Da Vinci a nosotros nos pareció el compendio de un montón de libros que conocíamos a la perfección, como The Holy Blood and the Holy Grail. Es lo que tiene ser de nuestra edad y de la generación educada por aquellos fantásticos programas de televisión de Jiménez del Oso, donde se trataban los temas en profundidad. Por no hablar de la magnífica colección de libros Otros Mundos, de Plaza y Janés, donde nos empollamos todo, desde la tragedia de los Cátaros hasta el misterio del oro de Rennes, el libro favorito de Carlos. De hecho, este que tengo era de Carlos, así lo pone a máquina en la primera página, Carlos G. Berlanga, noviembre 1975. Me imagino que me lo prestó y me lo quedé. Es lo que tienen los libros.

Vamos a usar este espacio para comunicarnos, dejarnos recados, enseñarnos las fotos y noticias que descubrimos... para contarnos todas esas cosas que no nos da tiempo a comentar en el día a día. Esto es, en definitiva, un blog cerrado al que sólo tenemos acceso nosotros dos, una extensión de nuestra vida

Herramientas