Menú

Trenes automáticos en la línea L del metro de Nueva York

0
Me entero en Diario del Viajero que a partir de mañana, martes 3 de marzo, los trenes de metro de la línea L de Nueva York no tendrán conductores humanos sino que estarán "robotizados". La noticia, bastante curiosa ya de por sí, me llama todavía más la atención porque esa línea, que conecta Brooklyn con la mayor parte de las que recorren Manhattan, era la que un servidor de ustedes usaba casi todas las mañanas cuando vivía en la Gran Manzana o, mejor dicho, los dos meses que viví allí.

Llinenyc

Subía en la estación de Bedford Avenue y, tras atravesar bajo tierra el East River, llegaba a Manhattan donde, una vez superadas la Primera y la Tercera Avenidas y también Union Square (uno de mis lugares preferidos de la ciudad), me bajaba en la estación de la calle 14, donde transbordaba a un tren de la 1, 2, la 3 o la 9 y bajaba, bien en la calle 28 bien en la Séptima, en Penn Station (las estaciones de metro en Manhattan están bastante cerca unas de otras, así que en muchas ocasiones uno puede elegir dos o tres distintas que te dejan a la misma distancia de tu destino final).

La L era muy práctica ya que cruzaba en horizontal prácticamente toda Manhattan y, por tanto, permitía conectar con casi todas las líneas de metro que cruzan la isla en sentido sur - norte. Ahora todavía será más práctica ya que, según las autoridades, los "trenes robotizados" permitirán que circulen más convoyes por la línea y que lo hagan más rápidos y más seguros.

A pesar de la sorpresa que la cosa puede causar, y la intranquilidad que a muchos les supondrá saber que van en un transporte sin conductor, no es el primer tren automático al que se puede subir en Nueva York, de hecho muchos de los que hayan visitado la ciudad habrán utilizado el que nos lleva de una terminal a otra en el aeropuerto JFK y que también es, desde hace años, completamente automático.

Y otro día hablaremos de las red de metro de Nueva York que es en sí misma un atractivo turístico.
0
comentarios

Herramientas