Menú

Ávila, una delicia bajo la nieve

5

Salí de Madrid para Ávila en un día que todavía no era completamente nublado en la capital, aunque los servicios meteorológicos nos amenazaban con nevadas. La cosa se fue encapotando según avanzaba en dirección norte hacia nuestra sierra y ya en la subida al Túnel de Guadarrama la nieve comenzó a caer de forma copiosa, hasta tal punto que pocas veces he visto la cara sur de estas montañas con una capa tan gruesa.

Así que un tanto atemorizado (no me gusta nada conducir con nieve y ni siquiera sabía si llevaba las cadenas) seguí mi camino dudando entre si debía dar la vuelta o no. Finalmente, casi más por cabezonería que por valor perseveré y llegué a una Ávila en la que, aunque no tanta como en la sierra, también había caído una generosa nevada.

Enseguida encontré mi recompensa al mal trago del coche: la ciudad me recibió con la espléndida "postal" de sus murallas mejorada (todavía más) por el manto blanco, que incluso con el sol en contra le daba un brillo especial a la estampa.

No fue la única recompensa: no sé si por la nieve y el frío o simplemente por ser un día entre semana, pero el hecho es que tuve la suerte, casi el privilegio, de conocer varios de los atractivos turísticos de la ciudad casi en solitario. Y les aseguro que tener una catedral para uso y disfrute personal y casi único durante un buen rato es toda una experiencia.

Murallas, iglesias, conventos y palacios...

Tiene la ciudad un perfil más que reconocible gracias a sus murallas, quizá demasiado reconocible: parece que no hay en Ávila otra cosa y eso no es cierto; sí que lo es que la altura, la longitud, su excepcional estado de conservación y la preciosa estampa que ofrecen hacen que las defensas abulenses acaparen tanta atención que casi se olvide lo demás.

Además, se han preocupado en la ciudad de "explotar" bien su mejor recurso turístico y hoy en día no sólo es posible contemplar las murallas desde el suelo sino que podemos subir a ellas y pasear por casi dos kilómetros de muralla, lo que no sólo es la mejor forma de conocer y apreciar un monumento tan impresionante, sino que también nos ofrece algunas vistas espléndidas, casi sobrevolando Ávila.

Pero decimos que hay más que murallas y debemos hablar de ello: para empezar de la Catedral, que curiosamente es también parte de las fortificaciones. Quizás un punto pequeña si la comparamos con sus "hermanas" en otras ciudades castellanas, recia, con un gótico muy puro y muy bello y con algunas sorpresas más que interesantes en su interior, como el sepulcro del Tostado (a la derecha en la foto).

Siguiendo con las iglesias, a solo unos pasos de una de las mayores puertas de la ciudad encontramos la otra de visita imprescindible para el turista que recorra Ávila: San Vicente, con su hermoso atrio, su torre truncada y el más que llamativo cenotafio de los tres santos a los que está dedicado el templo.

De las iglesias podemos pasar a los conventos, otro de los atractivos de una ciudad que tiene como su hija más ilustre a Santa Teresa. El propio convento con su nombre merece, por ejemplo, una visita en la que enfrentarse a sus muy peculiares reliquias y, quizá más interesante, entrar la pequeña capilla que la tradición sitúa sobre la habitación en la que nació la Santa y en la que rezó el mismo Juan Pablo II cuando visitó la ciudad.

Y por último, de la riqueza espiritual podemos pasar a la material, de la que tampoco anduvo falta la ciudad en su época más gloriosa, así que ahora callejeando por el pequeño centro histórico de la villa nos vamos encontrando con hermosos palacios: uno en esta calle, dos en aquella plazuela... Un patrimonio fantástico que además se puede disfrutar por partida doble: algunos, como el de Velada, son ahora buenos hoteles que tienen, como no, un encanto verdaderamente especial.

Al fin y al cabo, lo propio de una ciudad rodeada de altas murallas y en la que uno se siente en otra época.

Y NO SE PIERDAN NUESTRA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS DE ÁVILA

5
comentarios
1 kufisto, día

Hola Carmelo. Avila debe ser visitada cuando la nieve se apodera de la ciudad. Ir alli en julio es como buscar cultura en Benidorm. Un contradios. Cada cosa en su momento. Buen articulo. http://elblogdekufisto.blogspot.com gracias y perdona los acentos.

2 vetona, día

Para visitar Ávila, no hay fechas. La conozco muy, muy bien, y ahora voy sin falta en Navidad y verano. Siempre me sorprende algo. Y no hablemos de cómo se puede comer allí, hummm. Probad.

3 Sefirot, día

Ciudad muy recomendable para visitar. No es de las "más turisticas" en España pero bien vale un fin de semana...o más. http://maestrogolpeador.blogspot.com/ Un saludo.

4 Silvia, día

A mí también me encantan los viajes y resumirlos en mi blog. Hay zonas de Castilla y León más desconocidas, como el pueblo de Brañosera, que son absolutamente recomendables. http://www.sdelafuentemu.blogspot.com

5 yang, día

Supra Shoes on hot sale now,we carry a large inventory from Supra Footwear, Including Supra Shoes,Supra Skytop And Supra Avenger,Supra Bandit,Supra Bullet.

Herramientas